Estrategia Caribe sin hambre necesita dolientes

Raimundo Alvarado Osorio 

Insisto en que las estrategias de Caribe Sin Hambre corresponden más a voluntad política en la región que a decisiones de los poderes centrales, aun cuando es claro que la política nacional es importante. 

Por ejemplo, en materia de producción de alimentos agropecuarios, lo cual está en la agenda con los acuerdos con las Farc, la Misión Rural, entre otras. La pesca también requiere esfuerzos de la nación.  

Pero hay muchas cosas, como la cultura de la alimentación materna, de nutrientes, que son asuntos de las aldeas y municipios, aun cuando la publicidad en televisión nacional ayude mucho. 

Insisto igualmente en que, como lo reitera Meisel, el desafío del Caribe está en el capital humano. Lo que debe hacerse es dosificar mejor el uso de los recursos. Creo que los guajiros lo han aprendido con la tragedia feroz que están manejando. Pero ¿solo en la Guajira hay hambre y desnutrición? 

En el Área Metropolitana de Barranquilla hay un millón de pobres que requieren atención y en la zona que se define para crear a Ciudad Caribe hay numerosos territorios cuya pobreza es cruel.

De manera que el documento Caribe Sin Hambre debe tenerse como herramienta de política e ir más allá. El momento de inicio de unos mandatos debe servir para reprogramaciones y con eso la muerte de los niños wayuu servir para construir una nueva sociedad regional  con menos miseria, que es objetivo del Plan Nacional de Desarrollo.

La acción del  Estado, cuando tiene instituciones funcionando y respetables, debe ser dirigida a la prosperidad general. Nosotros no tenemos ese tipo de instituciones, La administración de  justicia, institución fundamental de un Estado, se encuentra en unas condiciones de decadencia y destrucción que se puede decir que casi no existe. la separación de poderes existe en las mismas condiciones. La última expresión notable fueron las decisiones de la Corte Constitucional sobre el acto legislativo de separación de poderes y luego el del plebiscito para la paz (PPP) allí pudimos ver cuál es la posición de la rama judicial; así podemos mostrar muchos casos de falencia institucional.  El gobierno nacional en los periodos presidenciales desde muchos años atrás también  vive un proceso de decadencia,  se cambió la prosperidad general por la prosperidad particular de pocos, dejo a un lado sus funciones garantistas de esa prosperidad para ser garantista de intereses de pocos particulares, han hecho creer que la participación de las particulares en el desarrollo de objetivos nacionales, que es necesaria,  es la entrega del estado a los particulares.

En ese marco encontraras la soberanía Alimenticia, con debilidad  en el  desarrollo del campo produce menos alimentos y si le agregamos el paro de los camioneros la situación hoy se agrava. Se habla de 200% de incrementos en precios de los  productos alimenticios básicos. “Caribe sin Hambre ”  se encuentra en ese marco y se realizará si los poderes centrales lo consideran para incluirlo en los próximos proyectos  del posconflicto.

Desarrollar las estrategias de Caribe Sin Hambre es más cuestión de voluntad política en la región que problemas normativos o de recursos. Mucho menos de política pública universal y nacional. Todo eso lo hay. Pero la prioridad en el Caribe no es hoy la alimentación, el agua, la salud y la educación sino la infraestructura, que es más costosa y da mejores oportunidades para la corrupción.  Al desarrollo humano le faltan dolientes en el Caribe colombiano. Mejores líderes.

Deja un comentario