The Archipiélago Press; nueva empresa, nuevo formato y nuevo diseño

Por César Pizarro Barcasnegras*

En el año 2001, aun siendo director de los servicios informativos de RCN Radio San Andrés, le propuse a mi colega y compadre Nadim Marmolejo Sevilla que creáramos un periódico en Internet, pero éste quizás porque estaba muy ocupado en la dirección regional de Caracol Radio San Andrés, no se interesó mucho por el tema. Entonces yo seguí en solitario con mi idea y contacté al ingeniero de sistemas Lenny Javier Lung Ortíz, -mi compañero de colegio desde la primaria hasta la graduación de bachiller- para que me construyera una página web.

Escogí entonces el nombre y logotipo de The Archipiélago Press por las siguientes razones: además de nuestra condición de insularidad en el conjunto de islas donde habitamos, si alguien estuviera buscando el significado o la ubicación geográfica de un archipiélago y metía esta palabra (en español) a un buscador como Yahoo o Google, fácilmente podía aparecerle el naciente portal informativo de las islas. Y Press, porque la prensa era entonces mi pasión; ahora lo es también el derecho. La composición de las dos palabras en español e ingles dio como resultado un nombre en spanglish en honor a las dos lenguas que se hablan en las islas. Y la fuente o tipo de letras escogidos para que se pareciera a The New York Times o Washington Post. Mi idea era emular los grandes periódicos del mundo.

Lung Ortíz no necesitó mayor esfuerzo para entender lo que quería y construyó entonces el primer medio de prensa isleño en la web. A los pocos meses del nacimiento en Internet de The Archipiélago Press, renuncié a RCN Radio, por que ya me sentía repetido haciendo lo mismo de todos los días y quería cambiar. Entonces llegué por invitación de Edgar Villarreal a su incipiente periódico El Rayo que no sumaba más de cinco ediciones; un tabloide de corte sindical y de mucho contenido de opinión y muy poco de información y de atractivo para la lectura. Le propuse entonces que utilizáramos  The Archipiélago Press, que ya tenía sitio en la web, que vendieramos cada ejemplar para que se creara la cultura del pago por la lectura, y El Rayo pasara a ser el nombre de la editorial. Así nacieron la editorial Ediciones El Rayo Ltda y el periódico online que meses antes yo había creado pasaba a tener edición impresa.

Quince años después de trabajo incansable, de sentirme repetido como en 2001 cuando me retiré de RCN Radio, y con 634 ediciones dirigidas, el pasado 15 de septiembre notifiqué mi retiro a la casa editorial Ediciones El Rayo S.A.S, de la que sigo siendo socio accionista, de mi condición de director y jefe de redacción del semanario The Archipiélago Press, el periódico con mayor penetración social e influencia en toda la historia de las islas, que llegó a vender 5.000 ejemplares todas las semanas, pero que por virtud de las redes sociales y el Internet donde nació, como todos los grandes periódicos del mundo ha visto mermada su capacidad de circulación.

Por esta razón, por mi nueva condición de abogado titulado con deseos de ejercer la profesión, por diferencias societarias y por la necesidad de emprender nuevos rumbos y proyectos, decidí independizarme y trascender más allá del periódico semanario que era The Archipiélago Press, dedicado a la información semanal, parte de la cual ya está siendo desarrollada por las redes sociales e Internet, que muchas veces no nos da lugar a la novedad o a la primicia por la inmediatez que garantiza la  World Wide Web; esa aldea global que pronosticó Marshall McLuhan en la década de los 70’s, que nos permite actualizarnos cada segundo. Por esta razón he decidió privilegiar más el trabajo de Internet y  Redes Sociales donde nació The Archipiélago Press, pero que luego se concentró en el impreso y que se dejó a media marcha el trabajo digital que le ha permitido a otros medios digitales locales tomarnos alguna ventaja.

Por ello, ahora nuestro trabajo lo estamos concentrando en la Web y Redes Sociales, con un revolcón en diseño y manejo de contenidos gráficos, audiovisuales, radio y televisión en una plataforma más interactiva, atractiva y sofisticada. Nuestro portal de Internet en la url: www.thearchipielagopress.co , nuestras redes sociales en Facebook, Twitter, Google + , You Tube, Sound Cloud, nos van a posibilitar llegar en el instante, permanentemente y a todos lados del planeta con información actualizada de las islas, Colombia y el Mundo.

Pero no nos olvidaremos de la importancia que sigue teniendo el medio impreso como vehículo de información, de influencia, que forma opiniones para la toma de decisiones informadas, etc, por ello, solo trascendemos en el formato y en los contenidos. Nuestra nueva propuesta es hacer de The Archipiélago Press una revista de información; con una tirada limitada, pero dirigida a nichos y audiencias definidas y aquellas que paguen la suscripción o deseen adquirirlas en puestos de revistas, supermercados, etc.

Ya trabajamos en eso, independiente de Ediciones El Rayo S.A.S que nada tiene que ver con este proyecto, como quiera que The Archipiélago Press es marca registrada ante la Superintendencia de Industria y Comercio, cuya titularidad según Resolución 24297 del 15 de mayo de 2015 es de propiedad de César Augusto Pizarro Barcasnegras; su creador, su desarrollador y su ejecutor, desde el primer día.

La nueva idea periodística que esperamos poner en marcha desde octubre próximo es una publicación de alto contenido, con noticias contextualizadas, análisis e investigación periodística, con agenda informativa propia, que posibilite contenidos novedosos, que generen mayor interés por la lecturabilidad.

Esa es la nueva apuesta que me he fijado para no seguirme sintiendo repetido, y tampoco repetirle a los lectores contenidos que seguramente ya encuentran en las redes sociales e Internet, y por los que cada día son menos interesantes los medios impresos que ven caer sus tirajes.

Solo espero el apoyo de la sociedad y la protección divina para poder llevar adelante esta nueva idea periodística combinada con el derecho.

*Director, (comunicador social y abogado)

Deja un comentario