Turismo de mochileros, una tendencia cada vez más común en San Andrés

Una de las corrientes turísticas que más está ganando terreno en los últimos meses en San Andrés es la de los llamados “Mochileros”, que es el término con que se denomina a una persona que viaja con su mochila a cuestas, practicando el senderismo, y recorre el camino o resuelve los problemas de su viaje de manera independiente, en vez de optar por tours o agencias que lo hagan por él.

A esta tendencia ayuda mucho la implementación de todo tipo de posadas turísticas en San Andrés, a donde por lo general llegan procedentes del Cono Sur (Argentina o Chile) luego de recorrer varios países de Suramérica, y después de haber visitado destinos nacionales como Bogotá y Cartagena. Se les ve muy a menudo en los alrededores de Sarie Bay donde funcionan varias de estas posadas turísticas, pero también en las del Centro o en San Luis, Loma o Cove.

Por lo general, el viaje de un mochilero es de duración prolongada (no siendo esta una regla), pudiendo ser de días o semanas, pasando por varios meses e incluso años. Sus motivaciones son variadas; sin embargo todos tienen en común el deseo de conocer lugares y gente de una manera diferente, escapando de los “tours organizados” y lugares o destinos muy “turísticos“, permitiendo así crear su propio itinerario de tiempo y destino, como conocer más a fondo la cultura local.

Este turismo alternativo y económico y de mínimo gasto (característica principal) popularmente se conoce en ciertos lugares, como turismo de alpargata, y es realizado sobre todo por jóvenes y estudiantes. Según la Organización Mundial de Turismo (OMT) y la Confederación Mundial sobre Viajes de Jóvenes y Estudiantes (WYSE) el turismo joven representa un 20% de todas las llegadas mundiales. El gasto de estos viajeros jóvenes se ha incrementado en un 40%, el turista joven gasta al menos 1915 euros en un viaje. Además está surgiendo una nueva generación de ‘flashpackers’ o mochileros de más de 30 años, que siguen viajando como lo hacen los más jóvenes, con poco presupuesto. Otro dato interesante es que el 70% de los jóvenes viaja con un propósito: aprender un idioma, voluntariado, estudiar en el extranjero y otros.

Deja un comentario