Panamá no seguirá investigando a Grupo Wisa de La Riviera por falta de pruebas

​Panamá no seguirá investigando a los dueños de La Riviera

Según el Ministerio Público de ese país, no hay suficientes pruebas para continuar con la indagación preliminar contra algunos de los empresarios más poderosos de ese país.
El Ministerio Público de Panamá anunció que le solicitó a los jueces de su país el “sobreseimiento provisional (…) por el caso relacionado con el grupo Wisa Internacional”. Se trata, nada más y nada menos, del caso de blanqueo de capitales más escandaloso en la nación vecina en los últimos años, que involucra a los dueños de la famosa cadena de tiendas La Riviera. Y, en palabras simples, lo que la Fiscalía panameña hizo fue inhibirse de seguir investigando a estos empresarios por falta de evidencias para continuar las pesquisas.

En un comunicado la entidad explicó que una fiscalía especializada en delitos relacionados con drogas había abierto una indagación preliminar con base en un comunicado del Departamento del Tesoro de Estados Unidos. El comunicado, divulgado por esa cartera el 5 de mayo de este año, señalaba que algunos de los hombres más importantes de Panamá, los empresarios del grupo Wisa, conformaban una organización de lavado de dinero y, por ende, habían ingresado a la Lista Clinton –la cual veta a los ciudadanos estadounidenses de hacer negocios con quien esté en la lista-.
Entonces quedaron expuestos los nombres de Nidal Waked y de tres de sus hermanos (Jalal, Ali y Gazy Waked Hatum), su tío, Abdul Waked y el hijo de éste, Mohamed Waked Darwich, entre otros. Quedaron también en la Lista Clinton empresas suyas como Vida Panamá, que opera en Colón, Soho Panamá, Balboa Bank & Trust y, por supuesto, La Riviera. Al tiempo fue capturado en el aeropuerto El Dorado Nidal Waked, quien llegaba al país a acompañar a su hija en unos chequeos médicos.
A finales de septiembre pasado se conoció que el presidente Juan Manuel Santos ya firmó la autorización para que Nidal Waked sea extraditado a Estados Unidos, donde un jurado lo llamó a juicio ante la corte federal del Distrito Sur de la Florida. Era el resultado que Waked esperaba: sus defensores le habían pedido a la Corte Suprema colombiana que agilizara los trámites de extradición del empresario panameño. 
En contraste, sin embargo, Panamá no encontró mérito alguno para mantener la investigación contra Nidal Waked ni su tío Abdul Waked. Tampoco en contra de otro de sus tíos, Ali Mohamed Waked, dos personas más relacionadas con sus empresas y el Grupo Wisa Internacional. “Los medios de justificación acumulados no son suficientes para comprobar el o los hechos punibles investigados”, señaló el organismo investigativo.
De acuerdo con el Ministerio Público de Panamá, se llevaron a cabo “inspecciones oculares” y se recopiló “documentación importante para la investigación”. De igual manera, “solicitó asistencias internacionales remitidas a dos países”, sin detallar a qué países. Por ahora, entonces, la investigación contra los poderosos del grupo Wisa permanecerá en el congelador, a menos, señala el propio organismo, que surjan nuevos elementos con los que se pueda comprobar que sí se cometieron delitos.

Deja un comentario