Los antioqueños maldecían a Edinson Christopher

Por: Santander Herrera García

Periodista ACORD.

Hoy continuamos con nuestro relato sobre alguna conversación que sostuvimos con el deportista Edison Christopher, Q.E.P.D. aunque para algunos sanandresanos él no representó a la Isla y por eso le reconocen poco sus méritos como el gigante que fue; pero es imposible dejar de reconocerle y agradecerle todo lo que hizo por el deporte colombiano, especialmente el béisbol, el basquetbol y el voleibol; y para muchos un gran orgullo para los isleños. Sin disculparlo, en la mayoría de las veces las oportunidades están por fuera y hay que aprovecharlas. Por ejemplo: Antonio Cervantes Reyes “Kid Pambelé”, se hizo como boxeador importante en Venezuela, y como lo queremos.

Edison, el Verdugo de México le  llegó solo por estar motivado en que algún día las mujeres correrían a abrazarlo como la hacían con Elías Chewin?

-Uh ju, hombre cuando uno se propone algo, uno llega y yo creo que yo llegué, me llevaron a estudiar a Bogotá, a estudiar y a jugar, de regreso de Méjico, No regresé a Barranquilla; si no me quedé en la Capital de la Republica; en Bogotá hice dos años de bachillerato, en el “Gran Colombiano”, el presidente de la Federación Colombiana de Baloncesto, Alfonso Gómez Moreno q.e.p.d.,  me dio estudios gratis; estudié allá hasta cuando me conseguí un tiquete para viajar a Medellín, iban a inaugurar el coliseo “Antonio Quesada “ , hoy  “Iván De Bedout”,  año 1956, me llamaron para ir a jugar por Antioquia; en el campeonato nacional.

¿Por qué en ese año lo peleaba el Caquetá?

-Hace muchos años en el deporte colombiano existía la piratería; resulta, a Cali en los séptimos juegos, de Bogotá fueron cuatro equipos; El Caquetá, Fama, Piratas, y otro; entonces,  de esos cuatro equipos en Cali clasificaron: primero Boyacá que era Piratas, segundo Fama, tercero Caquetá, y el que iba representando a Cundinamarca, en esa época no era el Distrito,  quedó de octavo; al presidente le dio rabia y dijo cómo así, todos los jugadores aquí en Bogotá y el equipo que nos va representando queda de último, precisamente. Ahí empezaron a organizar la reglamentación que cada jugador para poder representar a un departamento, etc. y así fue, por eso cuando yo llegué a Medellín me estaban peleando, y como yo me fui sin papeles ni nada, como así era antes, eso era normal; y estando allá el Caquetá empezó a pelear por mí, que Christopher pertenece al Caquetá, que tiene que regresar a Bogotá, etc. Bueno, el hombre más codiciado y yo no decía nada, que pelen las ligas. Al final resolvieron que yo si podía jugar con Antioquia.

¿A  pesar de estar por varias partes, la cultura paisa influenció más en Usted?

-Cuando yo llegué a Medellín me trataron bien, muy sabroso. Cuando iba para allá, mi hermano estaba  viviendo allá, estudiando en la Normal, me escribió y me dijo: no vengas para ‘ca; porque antes yo había jugado contra Antioquia y le había ganado, él escuchaba lo que decían; los Antioqueños me maldecían, ellos me decían, ese negro “no sé” que vaina, y mi hermano me decía no se venga para ‘ca que esos paisas  no lo quieren. Y le dije hermano tranquilo, no se preocupe porque ahora voy a representarlos; él estaba muy preocupado y me insistía no te vengas que no te quieren.

A la semana, toda la prensa decía llegó Edison Christopher, y le dije hermano estás viendo como es la cosa. Por esa razón él entra a la selección de Antioquia también. Él empezó a entrenar y fue un gran jugador, lo que pasó fue que le dedicó mucho tiempo al estudio; él llegó a representar a Colombia cuando fuimos en el 57 a Chile, en el suramericano, y cuando regresamos no quiso jugar más.

Hablemos de béisbol: Usted llevó a José Miguel Corpas a Medellín?

Nosotros hicimos béisbol en Medellín antes de llevar a Corpas.  Yo lo llevé a jugar, mucho después, por los Directivos de Coltejer, los Directivos de la Universidad de Antioquia y los Directivos de Fabricato; nosotros llevamos todos esos peloteros de Bolívar, fue la última década de buenos beisbolistas de Bolívar que jugaron en esa época; se hicieron fue en Medellín, como: Orlando y Nelson García, Daniel Blanco, ellos fueron allá a estudiar; y a José Miguel Corpas lo llevamos a la brava, él no quería ir, el papá siempre me agradeció eso, me dijo un día: gracias por llevar al negro porque aquí se hubiese perdido.

Usted en Bogotá duro dos años sin jugar béisbol, solo basquetbol porque en Bogotá no había béisbol, cómo se da ese trance en Medellín?,

-Me encontré con una camada de costeños, que usted sabe que les gusta el béisbol, mi hermano y otro paisano, Florentino Manuel, me metieron a jugar con ellos como estudiante de la Normal sin serlo, “chimbiao”, jugamos en un campo abierto un torneo que hicimos ahí, así fue creciendo el béisbol y a los paisas les fue gustando, no había graderías, la gente se sentaba en la grama a vernos jugar. Hacíamos campeonatos inter-colegiados.

Espere más en la próxima entrega.

Deja un comentario