Fundación Con toda el Alma abrirá hogar de paso para niños vulnerables de las islas en Bogotá

Pronto abrirá el ‘Paraíso de siete colores en Bogotá’. Albergue para niños y niñas isleños que requieran cita médica, operación y tratamientos en Bogotá. Atención integral para familias con escasos recursos (gratuidad).

A partir del mes de marzo, los niños y niñas del archipiélago –que padezcan alguna enfermedad-, y necesiten hospedaje en Bogotá, para cumplir citas, tratamientos médicos y operaciones programadas, tendrán un hogar de paso gratis, cálido y amoroso, todo un ‘Paraíso de 7 colores en Bogotá’ esperando por ellos.

El slogan, ‘Paraíso de siete colores en Bogotá’, fue tendencia en redes sociales, el pasado fin de semana, cuando en el Facebook de muchos isleños empezó aparecer la frase: ‘Pronto Paraíso de siete Colores en Bogotá’ celebrando la buena nueva de la apertura de este sitio.

Con Toda el Alma

La Fundación con Toda el Alma, que dirige la gestora social Yumar Ospina Pérez, emprendió este proyecto con el objetivo de dar una acogida en la ciudad de Bogotá, a estos menores y a sus padres o un familiar, que no cuenten con recursos económicos para cubrir estas necesidades, así como las de alimentación y transporte durante su estadía.

El hogar de paso es una amplia casa de dos pisos, ubicada en la Avenida Boyacá con 68, tiene disponibilidad para 12 menores con un acompañante (papá, mamá o familiar), a los que se les brindará toda la atención de manera eficiente y eficaz, durante el tiempo que requieran de servicios médicos.

Con los servicios integrales de este albergue bautizado como ‘Un Paraíso de 7 colores en Bogotá’, Ospina Pérez, espera poder mejorar la calidad de vida de los niños y niñas del archipiélago, durante sus tratamientos médicos y no descarta poder recibir a niños de otras regiones del país, según disponibilidad.

La atención está dirigida a los menores que hayan sido diagnosticados con cáncer o alguna enfermedad terminal y/o crónica; a quienes aparte de estar enfermos, hayan sido víctimas de maltrato, abandono o cualquier modalidad de violencia o que habiten en comunidades afectadas por extrema pobreza.

¿Cómo empezó todo?

A mediados de agosto del 2016 Yumar Ospina, fue contactada por Martha Lucia Manrique, quien lanzó en la comunidad y a través de las redes sociales, el S.O.S porque desde la isla de Providencia, Orvil Robinson, padre de Isaac, necesitaba recursos para trasladarlo a Bogotá, ya que sufría múltiples y fuertes convulsiones, que requerían diagnóstico para su mejoría.

Un diagnostico poco prometedor para el niño Isaac, de tan solo dos años de edad, con Hidrocefalia, convulsiones o epilepsias, que pusieron a mil la sensibilidad de esta gestora social, que lo mejor hace es unir personas para ayudar a otras muy necesitadas.

En ese entonces Ospina, gestionó tiquetes, hospedaje, alimentación, pañales, y ropa, para la estadía de Isaac y su padre, involucrando por recomendación del artista y empresario Jota Villareal, a Javier Gantivia, gerente del Hotel Astral donde el aporte de hospedaje inicial era de tres noches y se convirtieron en más de 30 días.

También se unieron a esta causa, el empresario Imad Soghbi, el entonces presidente de la Cámara de Comercio, Alain Manjarres, Rotaract San Andrés y Rotaract Bogotá.

Cuando se conocieron finamente en Bogotá, entre Isaac y Yumar, hubo chispa inmediata. “Fue como amor a primera vista”, dijo la gestora social y es precisamente por este niño, de sonrisa enamoradora y alegría de vivir, que empezó este sueño.

Isaac ya tiene que volver a Bogotá. Lo hará esta vez con su mamá Arelis Howard Archbold, y serán los primeros huéspedes en el Paraíso de siete colores que Yumar Ospina Pérez, instaló en Bogotá, para cuando un niño o niña isleños así lo necesiten.

Deja un comentario