Radiólogo le insiste al gobernador en proyecto para instalar Unidad de Resonancia nuclear en la isla

En una segunda carta remitida al gobernador del Departamento de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, Ronald Housni Jaller, el médico especialista en Radiología e Imágenes Diagnosticas Kent Eduardo Bent, volvió a insistir al mandatario en la necesidad de implementar en San Andrés una Unidad de Resonancia Nuclear para tratar a los pacientes que requieren determinar diagnósticos de las patologías que padecen para poder recibir tratamiento facultativo adecuado.

“En carta fechada diciembre 19 de 2016 se hace saber al Gobierno Departamental mi decidida intención en la  instalación, implementación y puesta en funcionamiento de una unidad de Resonancia Nuclear Magnética en la Isla de San Andrés al servicio de todos los habitantes del territorio Insular y sus alrededores. De conformidad con nuestra conversación telefónica sostenida en días pasados, respetuosamente me permito precisar el apoyo requerido y necesario de su Gobierno para la materialización de este proyecto”, le explica el galeno al representante legal del Departamento.

Advierte Bent Bent, que básicamente son dos las necesidades fundamentales: destinar un espacio dentro o fuera del  “Clarence Lynd Newball Memorial Hospital”  para la Instalación del equipo, el cual debe ser un área de fácil acceso que permita la disponibilidad del servicio  24 horas al día 7 días a la semana, ubicada cerca del área de Imágenes Diagnostica y/o área de Urgencias del Hospital Departamental. 

El segundo aspecto es la celebración de un Contrato de Arrendamiento y/o Concesión  a largo plazo con el fin de garantizar la estabilidad y continuidad en la prestación del servicio de Resonancia Nuclear Magnética a la comunidad Insular a largo plazo  y el retorno de la Inversión que será realizada. Considero de especial importancia la celebración de un Contrato de Arrendamiento y/o concesión del espacio físico a largo plazo en la explotación de esta modalidad diagnostica de forma exclusiva dentro del Hospital Departamental “Clarence Lynd Newball”.

Explica el facultativo que la adecuación de las instalaciones físicas para el funcionamiento del equipo, en primera instancia y preferiblemente; solicito que sea  asumido por parte del Gobierno Departamental quién deberá garantizar que dicha infraestructura cumpla con las condiciones exigidas por la normatividad vigente de habilitación. Las áreas mínimas requeridas para el funcionamiento con calidad y eficiencia del servicio son:  Sala especial “blindada” para colocación del equipo (Resonador Magnético), Área de admisiones y entrega de resultados (Sala de espera), Unidad Sanitaria para la sala de espera además para discapacitados, Sala de Observación y Canalización, Vestier; Área de almacenamiento de insumos, medicamentos y dispositivos médicos , Poceta de Aseo, cuarto almacén de residuos (evaluado de acuerdo a la ruta sanitaria) y  Zona administrativa, de Lectura y datos.

“Este  proyecto social  se encuentra muy avanzado, en tal sentido,  ya se cuenta con la carta de intención para su financiación,  así mismo se  dispone de las diferentes asesorías técnicas profesionales y logísticas desde la instalación hasta el posterior mantenimiento del equipo con todos sus componentes operativos.”

Considera Kent Bent que se requiere de un tiempo mínimo para la adecuación especial del lugar donde será instalada, el transporte y montaje de esta unidad así mismo la habilitación por parte de la Secretaria de Salud Departamental. Por estas razones entre otras señor Gobernador,  lo invito a  dar su aprobación y  designar cuanto antes al personal necesario para trabajar con el suscrito en la materialización este proyecto.

“Una vez más agradezco la importancia y el interés que le otorgue a este obra que sin duda alguna repercutirá positivamente en los estándares de calidad de la prestación del servicio de salud en las Islas” puntualiza el radiólogo con la esperanza que el mandatario decida apoyar este proyecto que seguramente contribuirá a salvar vidas y a mejorar la calidad de vida de muchos pacientes, o a reducir costos y a evitar el desarraigo de muchos enfermos que tienen que irse a otras ciudades solos, a sufrir penurias en medio de complejas enfermedades o tratamientos que bien podrían tratarse en la isla si los diagnósticos previos son emitidos oportunamente y con la exactitud del caso.

Deja un comentario