Entrega de restos mortales de jóvenes hallados “en el más allá” revivió dolor de familiares

Ese duelo que llevaba contenido casi seis años desde cuando sus hijos fueron desaparecidos, torturados, asesinados y enterrados, reapareció nuevamente la semana pasada cuando la Fiscalía General notificó la identificación de dos restos óseos hallados en “El más allá”  y entregados a sus familias en solemne ceremonia religiosa en el cementerio de Armony Hall Hill.

Pero además de revivir el dolor, también le pone fin al duelo, ya que permite a sus familias que completen el mismo sin más incertidumbres de saber que sus hijos están desaparecidos.

Las identidades de los restos óseos entregados por la Fiscalía, corresponden a dos jóvenes que fueron reportados como desaparecidos en Julio de 2011, los restos se hallaron en septiembre mismo año.

Este caso por desaparecidos fue asignado a la Fiscalía 98 a cargo de la doctora María Cristina Torres, a finales de 2014.

Las identidades corresponden previos análisis de ADN, cotejos y análisis de antropóloga odontólogo, médicos y técnicos forenses del Instituto Nacional de Medicina Legal a Luis Alberto Ortiz Gordon y Erik Martínez Blanco, ambos nacidos en San Andrés y víctimas de homicidio agravado.

El pasado viernes 24 de marzo, con presencia de una psicóloga se hizo  la entrega de estos restos óseos de los dos cadáveres que fueron hallados en una cisterna en el sector de Más Allá en el año 2011, como parte de una guerra que libraron bandas criminales asociadas con el narcotráfico, que realizaban ajusticiamientos, torturas y desapariciones en los alrededores de Duppy Gully y Elsy Bar, en edificaciones abandonadas o lotes baldíos.

Una comisión de Medicina Legal estuvo el año pasado en la isla tomando muestras de ADN a los supuestos parientes de las víctimas a las que corresponde la osamenta, como complemento a la labor que ya había realizado otra comisión la cual estuvo integrada por un odontólogo forense, un topógrafo, y un antropólogo que hizo exhumaciones en el cementerio y se llevaron los restos óseos para valoración de éstos y en una tercera valoración se confirmaron las dos víctimas, cuyas identidades y restos mortales se entregarán a sus familiares en una ceremonia de sepultura.

Para ello, con la Gobernación se hicieron los trámites de logística para su sepultura en nichos del cementerio de Armony Hall Hill, en la que además de las familias, estuvieron presentes algunos funcionarios y la prensa local

Los restos de estos jóvenes víctimas llegaron a la isla de San Andrés al filo de la semana pasada  previa información a sus familias y a solicitud de la doctora Cristina Torres Gonzáles, fiscal 103 especializada de la Dirección Nacional de Fiscalías contra el Crimen Organizado, el director nacional del Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses, Carlos Eduardo Valdés dispuso el envío de los restos, que en un término de cinco días tardó en llegar a San Andrés.

De acuerdo con el reporte conocido por The Archipielago Press, las víctimas cuyos restos fueron exhumados para confirmar identidades se hallaron con señales de estar atados, amarrados, envueltos y los mismos estaban anclados para ahogarlos, desconociéndose si en el interior de la cisterna donde los hallaron o en otro lugar. Un patrullaje de rutina de personal de la Armada Nacional por el sitio conocido como “El más Allá”, llamó la atención de los militares, cuando vieron la tapa de la cisterna de una vivienda abandonada y en ruinas, que estaba abierta, y al verificar, hallaron los cuerpos sin vida, explicó la fiscal, quien dijo que con esta comprobación de la identidad, continúan ahora las investigaciones para establecer la individualización de los responsables de éstos crímenes.

La misma fiscal a cargo de este caso tiene en su despacho seis casos más de desaparecidos de San Andrés y ya hay un hallazgo de osamenta que podría corresponder a alguno otro de esos desaparecimientos, aunque advirtió que en San Andrés son muchas las personas extraviadas de las que se desconoce su paradero, y lamentablemente habrían sido víctimas de ajusticiamiento por negocios del narcotráfico.

El caso estaba paralizado pero con este hallazgo se reabrirá el mismo. La señora Torres González es además la fiscal que estuvo encargada de las capturas de seis Policías y cuatro civiles capturados como parte de una organización de narcotráfico que ingresaba narcóticos por el aeropuerto Gustavo Rojas Pinilla, y del caso de Fernsbestein Ramírez Meléndez.

Deja un comentario