Hasta el 31 de julio prohibida la caza, consumo y venta de cangrejo negro

La Corporación para el Desarrollo Sostenible del Departamento Archipiélago de San Andrés Providencia y Santa Catalina “Coralina”, en pro de apoyar las medidas que aseguren la conservación y mitiguen los impactos negativos sobre la poblaciones de las especies autóctonas del Archipiélago y con el fin de preservarlas, se permite dar a conocer las fechas en que se inicia la veda de Cangrejo Negro, donde se prohíbe la caza de este producto propio de las islas.

El Cangrejo Negro o Black Land Crab ha sido un componente importante en la dieta, cultura y tradición Isleña. Por su valor nutritivo y sabor, es el principal animal terrestre capturado y parte Fundamental de la comida típica por generaciones. Ha jugado un papel cultural importante, siendo objeto de canciones e historias, elementos que sin lugar a dudas lo convierten en símbolo de identidad de la comunidad nativa.

El cangrejo negro representa un recurso vital para las islas del archipiélago, teniendo gran relevancia económica, en la identidad cultural y tradicional. Una gran cantidad de personas de las islas subsisten gracias a la comercialización de este producto.

A nivel ecológico cumple un rol importante en los bosques secos de las islas Caribeñas en donde habita. Al alimentarse selectivamente de frutos, brotes y hojas de ciertas especies son determinantes de la estructura de los bosques. También se alimentan de carroña y de materia orgánica en descomposición, aportando al recirculación de materia y energía. Las madrigueras en donde se resguardan aumentan la oxigenación y retención de agua del suelo. Esto es particularmente importante en zonas con limitaciones de abastecimiento de agua.

En el año 2002, Coralina desarrolló el proyecto titulado “Sustainable management of the black Land crab, San Andrés, Archipiélago, Colombia”, financiado por UK Darwin Initiative, del cual se obtuvo importante información biológica y ecológica esencial para emitir la Resolución 1132 de 2005, que actualizó la reglamentación existente e introdujo tallas mínimas de captura (60 m ancho caparazón) válida durante cualquier época del año y la restricción a la velocidad (20 km/h) en horario nocturno en zonas de mayor presencia durante las migraciones reproductivas. Desde el siguiente año la Corporación inició actividades de monitoreo del cangrejo negro durante su Época reproductiva.

El estado de las poblaciones de cangrejo negro en el Archipiélago es preocupante, debido a la sobre explotación, la degradación de su hábitat y a un posible aislamiento genético (Baine et al., 2007). Durante la época de desove son más vulnerables a la captura, por lo que miles de individuos son atrapados indiscriminadamente sin importar su tamaño, sexo ni estado de madurez.

Por otro lado durante la migración reproductiva mueren una gran cantidad de cangrejos que son aplastados por los vehículos que transitan por la carretera que rodea la isla. Las zonas boscosas del archipiélago son taladas para aprovechamiento de madera y para establecer cultivos y criar ganado. Esto reduce su hábitat, amenazando aún más sus poblaciones.

Por último existe una hipótesis que sugiere que las poblaciones de G. ruricola del Archipiélago se encuentran manteniéndose a sí mismas y el reclutamiento proviene de las larvas que son liberadas en las mismas islas, permaneciendo en un posible aislamiento genético que aportaría aún más a la degradación de este recurso.

Los sectores donde se realzan los controles de tránsito vehicular (retenes) en la isla de San Andrés es sobre todo el costado occidental (desde Km2 hasta Km13) y en la isla de Providencia en los tramos próximos al sector de High Hill.

Por tal motivo invitamos a la comunidad de las islas para que apoye este tipo de iniciativas que permitan la conservación del Cangrejo Negro, apoyándonos en no capturarlo en la época de veda y siendo también un vigilante permanente de que no se capturen estos animales en la fecha de prohibición y no se capturen en tallas juveniles, hembras con huevos o no aptos para cazarlos.

Deja un comentario