Una nueva víctima inocente de una guerra insensata

Randy Pusey Bent, “El Rasta” o “El Sexy”, quién siempre frecuentaba los alrededores de la Primera Iglesia Bautista de La Loma, o de la Cueva de Morgan, donde se rebuscaba la vida tomándose fotos con turistas, es hoy una inofensiva víctima de una guerra insensata que se ha desatado en la ciudad.

Adicional a tratarse de una víctima inocente y un ser inofensivo, la forma alevosa como fue sorprendido, estando desprevenido, ilustra el grado de sevicia de los criminales.

Policía lo atribuye a la intolerancia

La Intolerancia vuelve a apoderarse de los habitantes de nuestro territorio insular, dejando esta vez como víctima, un ciudadano de 52 años de edad, el suceso al parecer tiene relación con los hechos presentados en los últimos días en la ínsula.

Los hechos que se presentaron siendo aproximadamente las 12:56 pm en el sector del barrio la loma, cuando nuestros uniformados adscritos a la patrulla del cuadrante 7 se encontraban realizando labores de patrullaje por el sector, escucha unos disparos en el lugar, de inmediato se dirigen hacia el sitio para verificar lo sucedido, encontrando una persona tendida en la vía al ser verificada se le observa un impacto de proyectil de arma de fuego a la altura de la cabeza y sin signos vitales.

Unidades Policiales adscritas a la estación de Policía San Andrés y la Seccional de Investigación Criminal SIJIN, continúan adelantando acciones que den con el responsable de este hecho e invita a la comunidad sanandresana a la autorregulación y la sana convivencia.

Indignación colectiva

Una indignación colectiva se ha sentido en las redes sociales tras el asesinato este medio día de Randy Pusey Bent, un inofensivo ser humano que se dedicaba a rebuscarse del turismo y que no se metía en líos de los que han desatado la guerra de bandas delincuenciales en San Andrés.

Los mensajes de los numerosos ciudadanos que han rechazado y lamentado este nuevo asesinato son de rabia, impotencia, perplejidad y temor por la inseguridad producto de estas acciones criminales, sobre todo porque “El Sexy” parece ser lo que los estudiosos de los temas de la violencia y los conflictos llamarían “daño colateral”.

El interrogante que se plantea la comunidad tras este asesinato es, que si a alguien que no se metía con nadie, que parecía estar lejos de esos conflictos desatados en San Andrés es asesinado de esa forma, nadie está seguro en la ciudad. Fotos de Javier Cruz.

Deja un comentario