Deben pedir perdón, no que los vuelvan a elegir

Una investigacion de The Archipielago Press que se publicó recientermente reveló que la trama de corrupción que se descubrió al interior del Coral Palace, fue un esquema de financiación de campañas políticas de las principales cabezas del Partido Liberal Colombiano en el Archipielago, a cambio de contratos de obras públicas e interventoría y coimas.

Una estrategia que fue ideada por quien era el representante a la Cámara por las Islas en representación de esa colectividad, que gestionó un millonario aporte a la campaña de la candidata del Partido Liberal a la Gobernación del Departamento para relevar del mando la administración del movimiento político históricamente antagonista del partido rojo y de tendencia conservadora; y dos años mas tarde esataban denuevo buscando la financiación para la reelección de dos parlamentarios de ese mismo partido y un año después la financiación del candidato a Gobernación que relevara a la mandataria que ya habían puesto en el cargo a través de la corrupta estrategia.

Luego el principal beneficiario del esquema de corrupción que pusieron a andar las cabezas políticas y electorales del Partido Liberal en las islas, fue esa colectividad política que de esa manera conservó el poder por ocho años en el Coral Palace y mantuvo una curul durante dos periodos en cabeza del cerebro de la treta corrupta.

Siendo asi las cosas, en este momento lo que le corresponde al Partido Liberal es asumir un mea culpa, hacer un desagravio a los habitantes de las islas y pedir perdón públicamente a sus electores a quienes engañaron y defraudaron.

Basta tarer a colación la reseña que hace la Fiscalía en la Resolución de ocupación de bienes de los implicados en la trama para entender en toda la literalidad el grado de responsabilidad política que esa colectividad tuvo en los hechos venales en cuestión: “Jack Housni estuvo presente en las reuniones en las que se hacían exigencias por parte de los contratistas para el cumplimiento de los compromisos pactados a cambio de la financiación de campaña de su hermano Ronald Housni Jaller. Y era Jack Housni Jaller quien realizaba las llamadas para que se agilizaran los procesos de contratación para que se cumplieran los compromisos adquiridos con el contratista. Y las actuaciones ilegales le reportaron utilidades espurias al ex representante, ya que sus acciones ilegales defraudaron la confianza depositada por sus electores, pues en lugar de realizar acciones en beneficio de la comunidad, se dedicó a realizar acuerdos marginales con contratistas para derivar provecho económico ilegal de la contratación de las obras públicas en las islas”.

Pero no, en este momento los cuadros liberales de las islas andan en otra cosa, en otra rapiña por nuevamente poner a alguien en el Coral Palace, como si no hubiera pasado nada. Algo asi como que no importara que Ali Baba estuviera encarcelado, siempre y cuando alguno de sus cuarenta ladrones lo pudiera reemplazar.

Una cosa es que quienes hoy dirigen el Partido Liberal Colombiano en las islas nada tengan que ver con lo que ocurrió, y por lo tanto no tengan responsabilidad penal que además corresponde a una individualización de responsabilidad.

Pero en lo político la responsabilidad si es toda del Partido Liberal, y por lo tanto esa colectividad carece de las condiciones y de la autoridad ética y moral para estar reclamando derecho a presentar una terna para reemplazo del recién abdicado gobernador Ronald Housni Jaller, asi la Ley se lo conceda. Y menos aun, para postular candidatos a Gobernación. Cuando menos una forma decente de asumir un mea culpa por lo ocurrido, sería dar un paso al costado, tomarse una pausa de cuatro años, y regresar cuando ya haya limpiado por dentro todo el alma podrida que aun conserva esa colectividad política.

Adicionalmente ha que recordar que desde cuando la Constitucion Politica de Colombia decidio insititucionalizar la elección popular de gobernadores el Partido Liberal Colombiano ha elegido cinco gobernadores, tres de los cuales no terminaron sus mandatos, cuatro terminaron encarcelasdos y uno solo estuvo al margen de cualquier apremio judicial o disciplinario.

Es además corresponsable con el Gallardismo del atraso social que en 25 años ha acumulado el Archipielago de San Andres y Providencia desde la apertura económica y la Constitucion Nacional.

Asi como las acciones de las autoridades judiciales que despojaron los bienes usados para la comisión de los delitos contra la administración pública o que fueron producto de tales acciones, es un golpe ejemplarizante a la ostentosidad, la vanidad y la egolatría de quienes hicieron de la cultura del dinero una forma de vida donde solo era permitido probar alimentos con cubierteria de lujo o usar ropa comprada en Europa porque la nacional no estaba hecha a su estilo, las conductas éticas y morales indican que lo ejemplarizante como comportamiento político, seria castigar al Partido Liberal para postular candidatos al Coral Palace, y esa será una sanción que solo podrá venir del pueblo, por que ni como colectividad va a asumir ese mea culpa, ni las autoridades ni la ley se lo van a impedir; solo será la sanción social del elector el que podrá pasarle la factura de cobro en la próxima contienda electoral de octubre, si éstos deciden persistir en su desmedido.

Comentarios (0)
Agregar Comentario