Dueños de vehículos dejan sus carros por meses en parqueadero del aeropuerto y se van de viaje

¡Guárdame ahí mientras vengo!. Muchos de los carros que son dejados en el parqueadero del Aeropuerto Internacional Gustavo Rojas Pinilla son dejados por semanas y, quizás, meses mientras sus dueños se van de viaje. Daniel Pechtalt García, Secretario de Movilidad: “Es necesario hacer las acciones necesarias para poder que en el sitio se adecúe un lugar para parquear los carros como lo hacen los principales aeropuertos del mundo donde la gente paga para dejar sus carros y, por consiguiente, se constituye en un verdadero negocio para quienes la tienen.” Las llantas de los vehículos, por acción del tiempo, van perdiendo aire en sus neumáticos y quedan pinchadas en el parqueadero siendo complicado movilizarlos del sitio. Se denuncia que en el sitio también se colocan carros por parte de talleres de mecánica aledaños para hacer las reparaciones del caso, allí los patinadores realizan sus entrenamientos. En lugar de retirar los carros, las grúas que se acercan al lugar proceden a llevarse las motos parqueadas, ya sea por un momento, porque para los denunciantes resulta más sencillo y práctico para las autoridades.

Por: Daniel Newball H.

Al llegar se logran divisar los vehículos en estado de deterioro, muchos de ellos con las llantas desinfladas debido al desgaste propio que el tiempo imprime sobre los neumáticos y que llevan a que el aire naturalmente se vayan escapando de las mismas.

Estacionadas en el pavimento sin que nadie los venga a recoger se encuentran los vehículos que durante meses fueron parqueadas en el lote del aeropuerto destinado para el parqueo temporal de carros y que ahora se encuentra en proceso de hacinamiento debido a la falta de acciones por parte de las autoridades para su evacuación.

“Las autoridades saben que están aquí los carros pero no vienen por ellos, por el contrario vienen por las motos, eso viene la grúa y se los lleva todos porque parece que es más fácil y es un mejor negocio para los que se los llevan.

“He visto como llegan los pasajeros y dejan sus carros parqueados, se van por quince días o tres meses y, en ocasiones, vienen por ellos y en ocasiones, la mayoría de veces, no vienen por ellos sino que los dejan ahí, seguramente porque ya compraron otro.

“Muchas veces son personas importantes con plata los que dejan los carros ahí, parece que los conocen y por eso no los tocan y dejan los carros para que se pudran con el tiempo.

“Digo que si ese espacio lo dejaron para que parqueen los carros lo justo es que vengan por ellos cuando vuelvan de viaje, pero nada, ahí los dejan y nadie viene a recogerlos siendo que con el tiempo se van convirtiendo en un problema porque ya dejan de ser útiles y se convierten en basura”, afirmó un taxista que pidió omitir su nombre.

El Secretario de Movilidad. Daniel Pechtalt García, indicó que el aeropuerto no cuenta con un parqueadero destinado para el parqueo de vehículos para viajeros frecuentes y permanentes por lo que debe adelantarse una regulación para evitar que esta situación se vaya incrementando.

“En este momento hay una situación donde en el aeropuerto no existe un parqueadero propiamente dicho y no se pueden efectuar sanciones al mismo por dejar los carros ahí.

“Ahora bien, es necesario hacer las acciones necesarias para poder que en el sitio se adecúe un lugar para parquear los carros como lo hacen los principales aeropuertos del mundo donde la gente paga para dejar sus carros y, por consiguiente, se constituye en un verdadero negocio para quienes la tienen porque las personas tienen que pagar por dejar sus carros en el lugar.

“Los propietarios deben ser conscientes de que este lugar no es el sitio para colocar sus vehículos y por consiguiente no pueden dejarlos ahí de forma permanente o de lo contrario los tenemos que recoger”, indicó el funcionario.

Recientemente fue publicado un debate sobre el tema de la regulación de parqueaderos en otras ciudades del país donde se planteó la posibilidad de que la ciudad puede dar incentivos tributarios para la construcción de parqueaderos en zonas estratégicas que considere requieren una expansión de dicha capacidad (asegurándose de que sin dichos incentivos no hay posibilidad de que el sector privado invierta los recursos necesarios para la construcción de esos espacios).

Otra alternativa es el montaje de parquímetros electrónicos que tienen la ventaja de ser una fuente de recursos para la ciudad. Ambas alternativas aumentarían la oferta de espacios para parquear y posiblemente restringirían la capacidad de cobrar precios elevados por parte de los parqueaderos.

Comentarios (0)
Agregar Comentario