Pescador sobreviviente asegura que su compañero primero se ahogó y luego fue atacado por tiburones

“Flotando con el tanque de la gasolina de mi lancha por más de 45 minutos fue que pude salvar mi vida:

Compañero de pescador fallecido

A más de una semana de haber ocurrido el siniestro marítimo que le costó la  vida al reconocido y veterano pescador de la Isla de Providencia Fidelino Gómez Bernard (62) cuando se encontraba en faenas de pesca en compañía de otra persona, los habitantes de este municipio insular  en especial del sector de Casa Baja de donde era oriundo el infortunado hombre; todavía no se reponen de ese doloroso hecho. La parte más dramática la está viviendo su compañero de faena Norberto Urrego (Cachaco) y sobreviviente de la tragedia, dijo en dialogo con esta redacción  no haber podido dormir desde que ocurrió el lamentable accidente, al punto que ha tenido que acudir a un psicólogo.

El señor Urrego sostuvo en conversación con el periodismo de The Archipilego Press, haber visto  como un tiburón Tigre devoraba los restos mortales de su gran amigo y compañero, con quien ya tenía la costumbre de salir a faenar en diferentes puntos del mar de Providencia por lo que su trágica muerte ha sido muy dolorosa, dejando como consecuencia un fuerte trauma para él. En un dramático y doloroso relato, ‘Cachaco’ como es reconocido en la Isla por ser nacido en el interior del país más exactamente del Departamento de Risaralda, contó los angustiosos momentos que vivió tras el naufragio.

El señor Urrego con una voz bastante quebrada y los ojos llorosos, dijo que duró nadando aferrado al tanque de la gasolina desde el sitio de la tragedia cerca a los arrecifes, tiempo durante el cual luchó contra el viento, las aterradoras olas y las fuertes corrientes marinas hasta que varios pescadores salieron a su auxilio, precisamente cuando sentía que las fuerzas lo abandonaban.

Con una profunda tristeza reflejada en sus ojos, ‘Cachaco’ reveló que “los hechos ocurrieron a eso de las diez y media de la mañana (sábado) cuando íbamos entrando cerca del canal o lo que llamamos por acá el dique, para entrar, cuando íbamos llegando ahí yo tenía un nylon en el agua y yo le dije a el que antes de ir a tierra firme podíamos coger algo, pero cuando estábamos a punto de entrar, él me dijo, cachaco recoge tu nylon porque estamos entrando ya, fue entonces cuando yo empecé a recoger la cuerda pero de espaldas a mi compañero quien era el que estaba como piloto de la lancha” indicó.

Añadió que  “Yo en esa posición no estaba percibiendo lo que era el peligro, porque yo estaba de espaldas hacia el, que estaba manejando la embarcación. Cuando yo le dije: Mira esa ola grande, hay muchas holas grandes en esta mañana, y él me dijo; siii lo sé. Sin embargo yo seguí envolviendo mi nylon cuando escuché que mi compañero dijo… ayyy Dios mio y se puso las manos en la cabeza y fue cuando yo miré y vi que una ola grande como de cuatro o cinco metros y en cuestión de segundos esa misma ola nos volteó la lancha en donde nosotros teníamos entre 50 y 55 bonitos y ese es un pescado que bota mucha sangre como el pez loro” aseguró.

Sostuvo que la sangre de los pescados más la herida abierta en la cabeza de su compañero producto del impacto contra las rocas de los arrecifes, fue lo que de seguro llamó a los tiburones haciendo de su presa al veterano pescador caído en desgracia. Dice que esa fue la ultima vez que vio con vida al “Pipa”, y que lo único que logró ver fue la lancha flotando y las boyas que él tenía al interior de la  embarcación y un momento después; encontró adentro de la lancha de fibra el tanque de la gasolina pero en instantes las fuertes olas estaban encima suyo.

El rescate y llamada de auxilio

El señor Norberto Urrego continuo con su dramático relato de los momentos que tuvo que pasar para salvar su vida, indicando que “una vez aferrado al tanque de la lancha vi que las olas venían hacia donde yo estaba y  me sumergía un poco en el agua para que estas pasaran por encima de mí y  no me cogieran flotando, manoteaba y manoteaba luchando contra la corriente a fin de no ser lanzado contra los arrecifes. Así logré pasar entre cuatro y cinco olas gigantes y cuando ya estas pasaron,  comencé a tirar brazo hacia adentro pero yendo hacia arriba hacia el norte, con el tanque de la gasolina en mi vientre logrando descansar unos cinco minutos” anotó.

En triste relato que también le sirvió como una especie de desahogo por la triste experiencia vivida y la trágica muerte de su compañero de faena, el señor Urrego aseguró que después de descansar unos cuantos minutos encima del tanque de la gasolina, se deshizo de este y prosiguió su nado en busca de la orilla de la playa pausando de cuando en cuando y levantando la vista a ver si algunos pescadores que se encontraban cerca lo habían visto e ir en su rescate. A pesar de ver las lanchas ninguna se había percatado del naufragio, hasta que cuando menos lo esperaba, dos pescadores salieron en su auxilio y lo rescataron, precisamente en el momento que las fuerzas ya le fallaban y pensó que no podía lograrlo.

Una vez rescatado y a bordo de la lancha salvadora, les da el aviso que su compañero está desaparecido y que deben ir por él, a lo que ellos preguntan quién es su compañero, este les responde que el ‘pipa’ y que la lancha se les había volteado cerca de los arrecifes, “comenzamos a buscar y a buscar yendo hacia abajo siguiendo la corriente recorriendo poco más de un kilómetro y nada que lo encontramos. Yo le explique a los pescadores lo que había pasado y ellos de inmediato se comunicaron con el Comandante de Guardacostas de la Isla, y yo escuché cuando les explicaba sobre lo ocurrido” Insistió.

Dijo en lo relacionado con la ayuda de los Guardacostas, que estos llegaron como una hora después del aviso dado por los pescadores de lo ocurrido, iniciando de manera inmediata una exhaustiva búsqueda del pescador desaparecido y al dirigirse al sitio del accidente lograron encontrar la lancha flotando con la proa hacia arriba con el motor hundido en el agua. Luego de una gran maniobra recuperan la embarcación y es cuando llegan a las playas de Manzanillo.

Una vez entierra y llegando a Casa Baja, se da cuenta que la comunidad estaba al margen de lo ocurrido y es cuando da aviso a los pobladores del accidente y la desaparición de su compañero de pesca  Fidelino Gómez ‘pipa’. El señor Urrego también conocido en la comunidad isleña como ‘cachaco’ asegura que “los Guardacostas llegaron una hora más tarde pero de igual manera ellos apoyaron las labores de búsqueda de mi compañero apoyados por unas 9 lanchas más de personas de la comunidad, ellos realizaron una intensa búsqueda apoyados con radares pero el problema es que por estar con una lancha grande y pesada no podían acercarse mucho a los arrecifes, tal vez por su poca experiencia y el poco conocimiento que tienen sobre el área, los obligaba a ser prudentes en este tipo de maniobras” sostuvo.

Finalmente como dos horas después y luego de varios intentos sin ningún resultado, es que logran ubicar el cuerpo del pescador desaparecido siendo esta  vez la tercera ocasión que lo hacían, ahora en compañía de otro pescador conocido como Anderson Fonseca que a instancias del comandante del Puesto Naval, debía ir a identificar el sitio exacto donde ocurrieron los hechos.

Dijo que “fuimos allá, me tiré y luego él me dijo que había llamado a otros compañeros con una lancha más grande para que nos ayuden a buscar al señor, una vez que nos llegó la ayuda y cuando por fin llegaron todos comenzamos a bucear y les explique más o menos el sitio, y una de las boyas que estaban ahí yo les dije que las dejaran como una marca a fin de referenciar el sitio y no perdernos, esa era la boya que se nos había quedado enredada en las rocas con un nylon de aproximadamente unas 300 libras. De las gran cantidad de la lanchas que estaban con nosotros cada una estaba abarcando una amplia área, para que la búsqueda fuera más rápida”.

Hallazgo y reflote del cuerpo tras devorado parcialmente por el tiburón ‘tigre’ 

Este dramático testimonio termina con un panorama bastante escabroso al encontrar el cuerpo sumergido, pero a su lado se hallaba un temible tiburón ´’tigre’ devorando los restos del infortunado hombre. “Cuando estábamos en la búsqueda observamos que unos compañeros más arriba de donde estábamos nos estaban haciendo señas con las manos, y les dije vamos allá que nos están haciendo seña con las manos; de pronto fue que lo encontraron”.

Dice que “Una vez llegamos, uno de los que allí estaban nos confirmó que habían encontrado el cuerpo, pero un tiburón ´tigre´ se lo está comiendo, entonces nos arrimamos más hacia el sitio para poder ver lo que pasaba, un amigo de nombre Nicanor Howard se puso la careta y miró hacia abajo y efectivamente vio que el animal se estaba devorando el cadáver. Pero nadie se podía tirar en ese momento por temor a correr la misma suerte del ‘pipa’. Fue entonces cuando pedimos la colaboración del instructor de buceo Alejandro Archbold quien tiene su tienda ahí mismo en Manzanillo, quien de inmediato acudió al sitio con su equipo de buceo y con la ayuda de los motores de las lanchas se pudo ahuyentar al tiburón y fue cuando pudimos extraer el cuerpo” puntualizó.
Al ver las condiciones de cómo había quedado el cuerpo del infortunado pescador, esto causo mucha conmoción entre los pescadores que acompañaron la búsqueda y rescate del occiso, ya que el poderoso y temible animal le había devorado parte de sus extremidades inferiores y posteriores, la zona abdominal y genital, algo pocas veces visto en las islas de Providencia y Santa Catalina.

Por su parte la sobrina de Fidelino Gómez el pescador fallecido tras  el naufragio de la embarcación que piloteaba al regreso de una faena de pesca, aclaró que su tío no murió a consecuencia del ataque del tiburón Tigre. La reconocida presentadora de televisión Katia Bowie Gómez, aseguró en dialogo con esta redacción que “la verdad mi tío un murió por las mordeduras del tiburón, ese animal lo atacó posterior a su muerte. Mi tío murió por inmersión tras quedar inconsciente por el golpe recibido contra las rocas que le provocaron una herida en la cabeza” indicó. Dijo sentirse molesta por la nota publicada en el diario capitalino de El Tiempo, en la que publicaron algo muy distinto a lo dicho por ella cuando la entrevistaron.

Por otro lado el reconocido instructor de buceo de Providencia Felipe Cabeza Archbold, negó haber sido la persona que extrajo el cuerpo sin vida de Fidelino, aclarando que si bien es cierto acudió al sitio de la tragedia con el fin de participar en el rescate del occiso, cuando llegó al lugar ya allí se encontraba el Señor Alejandro Archbold Archbold quien tiene su tienda en las playas de Manzanillo y fue quien finalmente pudo emerger los restos mortales del infortunado pescador, quien sin exponer su vida tras la ferocidad del agresivo tiburón Tigre, por lo que gracias a las burbujas de los tanques de oxígeno y el ruido de los motores de las lanchas, fue posible que el temible animal.

“Por lo que gracias a las burbujas de los tanques de oxígeno y el ruido de los motores de las lanchas, fue posible que el terrible animal se retirara del sitio”.

Comentarios (0)
Agregar Comentario