San Andrés: Sin internet no hay economía naranja.

La visita el jueves pasado a la Isla de San Andrés de la Ministra de las Tecnologías de La Información y las Comunicaciones, Sylvia Constain Rengifo , con el fin de presidir una reunión de socialización regional del Proyecto de Ley de Modernización del Sector TIC, dejó dentro de los participantes al foro, un sentimiento profundo de frustración e inconformidad.

La Ministra, ampliamente ponderada el 25 de julio de 2018, por el Presidente de los Colombianos, Iván Duque Márquez, en su cuenta de Twitter, como una mujer joven que ha tenido experiencia con las nuevas tecnologías, que conoce muy bien el desarrollo de la inversión, con gran experiencia internacional, competencia, capacidad y ganas de servirle al país, centró su exposición en el atraso y rezago de Colombia en materia de las Tecnologías de la Información frente a un sinnúmero de países que la superan en una relación aritmética de 1 a 3.

Expresó que la velocidad de descarga de Colombia como país, es la mitad de la velocidad de descarga promedio del mundo, y un tercio de la velocidad de los países de la OCDE, incidiendo notablemente en la innovación.

Recalcó en los indicadores que muestran una diferencia en términos de innovación en distintos lugares del país, manifestando (sic) creer que San Andrés no está, pero lo estará, prontamente apenas logremos conectarnos (sic), agregando que este es un indicador que muestra que las diferencias regionales son fundamentales y tienen que ser reconocidas para lograr impactar a los ciudadanos de una manera positiva.

Dijo la Ministra, refiriéndose nuevamente a Colombia, “que el mundo va a velocidades mucho mayores que las nuestras, indicando que nos estamos quedando atrás por la velocidad con la cual otros países están avanzando. El resto del mundo no para. El resto del mundo sigue avanzando y nosotros seguimos quedando atrás”.

Expresó la necesidad de concentrarse en cerrar la brecha digital, modernizando la institucionalidad para generar certeza en el sector, para volver a conectar, para que la inversión vuelva a crecer, (sic) porque el Gobierno debe ser el primer ejemplo de un servicio ejemplar (sic).

El objetivo, dijo entre otros, es llegar en un 100% a toda Colombia con conectividad, con inclusión digital, en donde nadie se puede quedar atrás, porque no solamente es conectar sino conectar bien.

Su referencia al Archipiélago fue tangencial, y su exposición se centró más que en el desastre de las Tic en la región insular, en el proyecto de ley de modernización del sector.
¿ECONOMÍA NARANJA SIN INTERNET?

Con los auspicios del Banco Interamericano de Desarrollo -BID – fue publicado en el año 2013 el libro titulado “LA ECONOMÍA NARANJA: UNA OPORTUNIDAD INFINITA “. Sus autores son el actual Presidente de La República, Iván Duque Márquez, y el actual Consejero para Asuntos Económicos del Presidente, Felipe Buitrago Restrepo.

Felipe Buitrago Restrepo, Consejero del Presidente para asuntos Económicos.
En el libro de 244 páginas, los autores abordan el tema de la Economía Naranja, definiéndola como aquél conjunto de actividades que de manera encadenada permiten que las ideas se transformen en bienes y servicios culturales, cuyo valor está determinado por su contenido de propiedad intelectual.

Se lee en el libro, que el universo naranja está compuesto por la economía cultural y las industrias creativas, en cuya intersección se encuentran las industrias culturales convencionales, y las áreas de soporte de la creatividad como ciencia y tecnología, asociándolas con la cultura e identidad, considerándolas como el quinto bien más comercializado del planeta.

Bienes y servicios que incorporaría la Economía Naranja, extensivos al Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina.
Asimismo, expresan que la economía naranja es uno de los grandes beneficiarios del desarrollo de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones – , pero la tecnología no pide permiso, añadiendo, que las dificultades que se derivan de su falta de implementación en términos de desempleo, migración e inestabilidad social son enormes.

Pero resulta, respetados lectores, que el Archipiélago de San Andrés y Providencia se encuentra aún en peores condiciones que el estándar colombiano, el cual de por sí, es deficiente en las ciudades con mejores índices de conectividad y velocidad, lo cual será una gran limitante para desarrollar este programa de gobierno del Presidente Iván Duque Márquez, en este espacio geográfico con enormes posibilidades de desarrollar una economía basada en bienes y servicios culturales.

San Andrés y Providencia se encuentran en muchos casos en Tecnología de Internet 2,5 del 2000-2003 equivalente a paquetes de radio GPRS y EDGE (velocidad de datos mejorada en GSM), y otras veces en la Tercera Generación o 3G del año 2008, con un servicio deficiente, intermitente y, muchas veces con posicionamiento en H por largos períodos del día, y otras sin servicio.

La Cuarta Generación – ni soñar con la Quinta-de alta velocidad, necesaria e imprescindible para impulsar una economía naranja en el Archipiélago, ampliamente discriminatoria, presenta un servicio localizado en el sector turístico y hotelero, con abruptas caídas del sistema.

Esta generación que se caracteriza por contar con Telefonía IP encargada de transformar la voz en paquetes de datos para que se puedan enviar a través de Internet; nuevas frecuencias, ancho de banda de canal de frecuencia más amplia, que cubre una gama de diferentes bandas, servicios de juegos, TV móvil de alta definición, videoconferencia, televisión 3D, computación en la nube, gestión de flujos múltiples de difusión, y movimientos rápidos, Digital Video Broadcasting (DVB), acceso a información dinámica, es inviable en las actuales condiciones en las que viene funcionando ENERGÍA INTEGRAL ANDINA, y los Operadores de Telefonía Móvil, COMCEL,TIGO Y MOVISTAR, bajo el control de la Comisión Reguladora de Comunicaciones -CRC-.

Para agravar nuestra situación, es muy probable que sea insuficiente el número de torres BTS (Base Tranceiver Station), que es una estructura vertical construida e instalada para soportar múltiples operadores inalámbricos para mejorar la recepción de la información, que aseguran el funcionamiento ininterrumpido del servicio. Esto podrá corroborarse en la práctica de pruebas que próximamente ordenará el operador judicial de San Andrés y Providencia.

Alegando que el contrato de fomento en ejecución se viene cumpliendo a cabalidad, el Gobierno Nacional se negó a firmar el Pacto de Cumplimiento de la Acción Popular, radicada el 20 de mayo de 2018 ante el Tribunal Contencioso Administrativo de San Andrés, Providencia y Santa Catalina contra el Departamento Administrativo de la Presidencia de la República, y otros, prolongando la existencia del más inoperante y deficiente de los servicios públicos prestados por un operador en el Archipiélago.

Las serias dificultades que se generarán para la implementación de esta política del Gobierno Nacional, por los múltiples inconvenientes de conectividad del Archipiélago, demuestran una vez más que el contrato leonino celebrado entre el Fondo del Mintic y Energía Integral Andina S.A., debe ser revertido por un fallo judicial, para que desde la Presidencia de la República se genere una alternativa eficiente e incluyente, que coloque a las islas en los mejores estándares de conectividad que le permitan a sus habitantes desarrollar una verdadera economía naranja.

Porque en el ámbito de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones, los tonos que divisamos cada día, pertenecen a la gama de los colores oscuros.. Tomado de QUITASUEÑO. Por Álvaro Archbold Núñez

Comentarios (0)
Agregar Comentario