Bochornoso enfrentamiento entre líderes raizales en discusión de proyecto del parque eólico

0

Nuevamente quedó en evidencia un enfrentamiento y división entre representantes de la comunidad raizal en los procesos de consulta previa de proyectos de desarrollo a ejecutarse en el archipiélago, en esta ocasión por la escogencia de los representantes de esa comunidad que fueron a Panamá a conocer de las experiencias a adoptar en la implementación del proyecto del parque generador de energía eólica que debe desarrollar el consorcio Sopesa.

El rifirrafe se presentó en el hotel Sunrise Beach cuando la miembro de la Comisión Consultiva Departamental, Sissy Mitchell intervenía y cuestionó la conformación de una comisión que el operador privado llevó a Panamá a conocer experiencias de constitución de proyectos de parque generador.

Mitchell se quejaba por que supuestamente no se había involucrado a la comunidad, “por que las cosas no estaban siendo claras, como por ejemplo en la elección de las personas, donde decidieron con tres o cuatro gatos y un perro, organizar el grupo y mandar a a las personas a que vieran el experimento”

Esta expresión de inmediato causó el rechazo de los comisionados, entre ellos de Walt Hayes Bryan, quien le exigió respeto a la señora Mitchell, quien por el contrario los siguió increpando, reclamándoles que si se sentían aludidos.  “Haga lo que quiera grite y diga lo que quiera que usted es un faltador de respeto con la comunidad por que todo lo ha hecho por debajo de la mesa, lo que pasa es que no ha habido gente con pantalones para denunciarlo, pero aquí estoy yo para hacerlo. Sencillo, la gente no participó en la elección de esas personas, entonces que confiabilidad tenemos nosotros que lo que nos están diciendo es como dicen. Porque tenemos que creer en lo que nos dicen cuatro personas que fueron allá si nosotros no decidimos que fueran ellas, cual es la confianza que podemos tener en ese testimonio si nosotros no decidimos que fueran ellas. No fuimos nosotros como Asamblea o Pueblo en General, entonces por ahí se rompió la confianza en el proceso”.

Mitchell mandó a callar varias veces a algunas de las personas aludidas que le reclamaban por sus comentarios, lo cual generó un rifirrafe que demandó del delegado del Gobierno Nacional un llamado a la compostura. En el recinto se presentó el matoneo y el reclamo de respeto entre unos y otros.

“Yo creo que estén país tiene suficientes conflictos para que entre una misma comunidad se estén presentando nuevos conflictos”, dijo el delegado del Gobierno en un intento por tranquilizar la reunión, reclamando el derecho de cada quien a hablar y a que los demás se escuchen y no a gritar.

Pese a los intentos por calmar las cosas, el delegado del Ministerio del Interior encontró una actitud bastante beligerante de Mitchell, quien insistía en sus reclamos asegurando que “había mucha gente especialista en tramoyar y hacer las cosas debajo de la mesa, y otros demasiado cagados; pero cuando hay gente como yo que es capaz de decir las cosas en la cara, hay el problema del paseo”.

Comentarios
Cargando...