Carrillo mentiroso, Carrillo mentiroso, Carrillo mentiroso

0

Warning: A non-numeric value encountered in /home/customer/www/thearchipielagopress.co/public_html/wp-content/themes/publisher/includes/func-review-rating.php on line 212

Por Alberto Escobar Alcalá

Aclaro, esa frase no es de mi cosecha, estoy parafraseando al Director Único del Partido Liberal, el expresidente Cesar Gaviria Trujillo, cuando fungía como contradictor del expresidente Álvaro Uribe Vélez y en caldeados debates le gritaba Uribe mentiroso, Uribe mentiroso, Uribe mentiroso.

Aunque Gaviria se cansó y ahora clandestinamente él y lo que queda de su partido se sumaron a la coalición de gobierno, sus señalamientos al expresidente Uribe siguen vigentes y se pueden utilizar para señalar el talante de otros dirigentes  nacionales, como es el caso del señor Procurador General de la Nación Fernando Carrillo Flórez,  quien motivado por el escandalo que realizó la gran prensa nacional, a raíz de la declaración  que hizo un comerciante político, disfrazado bajo el ropaje de comerciante que cuestionaba el contrato de alumbrado navideño por parte del Gobierno Departamental, cuando según él esos dineros se podrían haber utilizado para la reconstrucción del Municipio de Providencia y Santa Catalina, que fueron seriamente golpeados por el huracán Iota.

Ante esas declaraciones y la caja de resonancia que recibió en el ámbito de la gran prensa, quien dijo miedo, el Procurador General y su corte prepararon maletas para tomarse la Gobernación del Archipiélago y de paso  destituir al Gobernador en encargo del Departamento.

Pero cuando Carrillo Flórez llegó a la Isla de San Andrés y se percató que el alumbrado navideño gozaba de amplio respaldo en la comunidad, cambió el libreto y sin dejar de cuestionar el contrato al que le hizo pasito, diciendo que había violado el principio de planeación, ya no utilizó su poder exorbitante para apartar al Gobernador del cargo, pero como no podía regresar a la  capital de la República con las manos vacías, porque tenía que realizar su plataforma de lanzamiento político a la Presidencia de la República desde  Archipiélago, que para algunos funcionario del centralismo “los escándalos en San Andrés venden”, sacó debajo de la manga una cifra descomunal  de cinco mil contratos celebrados por la Administración Departamental, cuestionando algunos de ellos con una voz quebrada, entrecortada  y fingiendo ganas y tiempo de llorar para perfeccionar la actuación teatral, haciendo más creíble su denuncia y su dolor por la pérdida de los recursos públicos; se refirió a algunos contratos en particular porque ni él ni su equipo tenían tiempo para analizar los cinco mil contratos.

No sé si abusaron de la buena fé del funcionario, pero le dijeron que el contrato de asistencia a las personas de tercera edad que celebró la Administración Departamental con un particular era un contrato fantasma, entendiendo por contratos fantasmas como los que se firman, se roban la plata y no ejecutan el contrato, pero resulta que contrario a lo que dijo el Procurador, hay voces de la comunidad que sin tener ningún interés que los motivara, en la redes sociales salieron a desmentir al Jefe del Ministerio Público, diciendo que en sus sectores han visto distribuir los alimentos a las personas destinatarias de la ayuda social y humanitaria.

De igual manera don Fernando Carrillo Flórez, envestido de su autoridad en la que se parecía a don Fernando Séptimo tratando de recobrar a las Indias, luego de haber sido independizadas por los criollos, durante su cautiverio  por parte de los Bonaparte, señaló  que el contrato de fumigación que celebró el señor Alcalde de Providencia, se firmó pocos días antes de la embestida de huracán Iota, siendo respetuosamente desmentido por el señor Alcalde, quien manifestó que ese contrato se había celebrado tres o cuatro meses antes de la llegada del fenómeno natural.

Pero el show de Carrillo, no terminaba allí, sino que cuestionó, los contratos de prestación de servicios, sin parar mientes que éstos contratos son consecuencia del consenso de Washington, una medida económica de corte neoliberal que ordenó a los Estados en achicar la nómina de las entidades oficiales, de la cual el Departamento Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina no fue ajeno.

El Gobierno Departamental fue presionado por el Gobierno Nacional con trampa y todo incluido por parte del siniestro Néstor Humberto Martínez Neira, que entrampó mostrándole un cheque ficticio a los empleados que reclamaban para que les cancelaran sus mesadas y prestaciones sociales adeudas a raíz de la crisis económica en que se debatía la Administración Seccional a finales de los años noventa; para luego coger su avión tranquilamente y dirigirse a la ciudad de Bogotá, dejando a la Administración Departamental viendo un chispero como dejó al proceso de Paz luego del entrampamiento que le hizo al exguerrillero Santrich.

Pues el treintaiuno de diciembre de 2000,   se retiró de la nómina oficial alrededor de ochocientos empleados, los que se suplen para que el Estado (Departamento) pueda cumplir sus fines esenciales con personal vinculado mediante contratos de prestación de servicios, como se hace en todas las entidades oficiales.

Gracias a esos contratos de prestación de servicios, esta comunidad que no cuenta con industrias distintas a la que califican como “industrias sin chimeneas”, éstas islas no sufrieron un colapso, que lo más seguro derivaría en una ola de inseguridad, dada que los cesantes laborales no tendrían donde emigrar por la pandemia Covid 19,  como ocurrió en el año dos mil, que muchos de los que salieron de la nómina oficial  buscaron fuente de empleos en  barcos turísticos, en Gran Cayman y en los Estados Unidos de Norteamérica, más concretamente en la ciudad Miami.

Como  usted sabe, señor Procurador y si no lo sabe debía saberlo, que nuestra mayor fuente de empleo es la industria turística que va de la mano con el comercio,  estuvieron cerrados y hasta ahora  se están activando nuevamente con entrada en operación de las empresas  aéreas de pasajeros, que buscan reactivar el turismo que entre otras cosas han sido lentas y paulatinas.

No obstante los esfuerzo del alto gobierno no sabemos cuando se vaya  a normalizar este importante renglón de la economía.

Otra falacia del jefe del organismo de control,  consiste en que según él se ha percatado de la existencia de contratista que no residen en las Islas, como si eso fueran un sacrilegio, porque si así fuera  tendría el señor Procurador que cuestionar la contratación del exmagistrado de la Corte Constitucional  Carlos Bernal Pulido, quien renuncia de ese alto tribunal para formar parte del equipo jurídico de Empresas Públicas de Medellín, que trata de recuperar los sobrecostos que se encontraron en el proyecto eléctrico de Hidroituango, y él precisamente no reside en Medellín.

No nos estigmatice más señor Fernando Carrillo, candidato presidencial lanzado el viernes (18-12-20), en el programa  hora veinte de Caracol Radio, como personajes del año por haber so pretexto de ser el moralizador por haber entre otros producido o destapado el escándalo por la contratación administrativa en el Archipiélago.

Las Islas tiene gente buena, los que están al frente de la administración están haciendo su mejor esfuerzo, y se supone que, si de la Presidencia de la República se creó una comisión de reconstrucción de las Islas, sin la participación de la autoridades seccionales,  fue precisamente para que el Gobernador y el alcalde, siguieran con el giro ordinario de sus funciones ejecutando su plan de desarrollo y su presupuesto anual.

POST DATA: El señor Fernando  Carrillo Flórez,  estuvo cuatro años en el cargo de Procurador General de la Nación, se va en enero del cargo sin mencionar quienes fueron los que se lucraron de los dineros mal habidos,  de ese si escándalo de la empresa  ODEBRECHT. O como dice el Senador Jorge Enrique Robledo, todo queda en el tapen, tapen o mejor dicho para eso lo pusieron allí,  para tapar esa vergüenza nacional.

*Abogado, exjuez de la República, exdiputado y exsecretario de Gobierno