Noticias de San Andrés y el Mundo

Casa de la Cultura espera su reconstrucción a principios de 2017

0

Debate sobre declaratoria de Patrimonio del viejo edificio de la biblioteca dilató el proyecto.  Funcionando solo en un 20 por ciento de toda su estructura física, la Casa de la Cultura de North End aspira a que el próximo año se empiece a ejecutar el proyecto de reconstrucción del más importante centro cultural de la región, por el que han pasado cientos de artistas, músicos y compositores.

El proyecto que está calculado en unos 10 mil millones de pesos, cofinanciado por la Nación y el Departamento, ya cuenta con los estudios de consultoría y diseños, pero en los últimos meses había entrado en una especie de limbo, debido a que la Oficina de Patrimonio del Ministerio de Cultura, sostenía una discusión sobre si se declaraba o no la vieja edificación de madera que alberga la biblioteca en un patrimonio arquitectónico, a lo cual se oponía la Fundación Casa de la Cultura por tratarse de una edificación en ruinas y que tampoco consideraba acertado su reconstrucción por que altera los diseños ya pre aprobados para este proyecto.

Ese cuello de botella ya ha quedado superado, por lo que se espera que en el primer trimestre del año entrante ya se pueda empezar a ejecutar el proyecto, y la recuperación del más importante centro cultural, que desde hace dos décadas acusa ruina, empiece a ser una realidad para que se constituya en un nuevo atractivo turístico y cultural de la región.

En ese veinte por ciento de la estructura que se encuentra funcional es utilizado para el salón de música donde se imparten clases de piano y guitarra; siendo este el único centro cultural del Departamento en disponer de pianos de cola y verticales, en los que se enseña música a niños de variada condición social y edades.

Producto de esa formación, el pasado 28 de noviembre se hizo un recital de los niños que forman parte de la escuela musical del que hacen parte niños y jóvenes de diferentes sectores de la isla, incluso una niña especial, quienes muestran su total destreza y conocimientos en la ejecución de los instrumentos musicales y en la lectura del pentagrama.

 Y es que el estado ruinoso que presenta la Casa de la Cultura de North End es de tal magnitud que algunos de sus áreas se han convertido en un antro de sexualidad, vicio y basuras.

Algunas de las edificaciones en ruinas albergan basuras y tanques de depósito de combustibles o aceites que lancheros que prestan servicios en los alrededores del centro cultural dejan abandonados en el sitio. Incluso viejos cascos de lanchas o motos náuticas están abandonados en el lugar.

Tanto el bibliotecólogo como el presidente de la Fundación Casa de la Cultura, revelaron que algunos desadaptados aprovechan la soledad del lugar para ingresar a consumir marihuana u otras drogas alucinantes y parejas que también aprovechan la oscuridad y soledad del sitio para hacer sus faenas sexuales. Hay quienes también entran a la zona a hacer necesidades fisiológicas, y prácticamente han convertido el lugar en baño público.

Toda esta situación de ruina, abandono, soledad e inseguridad en el que algunos niños y estudiantes van a consultar la biblioteca y otros a practicar artes como la pintura o la música, ameritan una rápida e inmediata intervención para hacer de ese sitio, uno de los más bellos, valiosos e importantes sitios de la isla, como lo fue en el pasado.