Coliseo De San Luis no daba abasto para el público Sanandresano ansioso de ver la final que Warriors perdió ante Titanes

0

Warning: A non-numeric value encountered in /home/thearc60/public_html/wp-content/themes/publisher/includes/func-review-rating.php on line 212

Con una remontada grandiosa, memorable y apoteósica, y contra todos los pronósticos, Titanes de Barranquilla derrotó en tiempo extra 79-74 a Island Warriors y se coronó campeón de la Liga de Baloncesto Profesional en el quinto y último juego de la final disputado este miércoles en San Andrés.

De la misma manera como el equipo isleño le sacó del bolsillo el triunfo a los barranquilleros el pasado sábado, hicieron estos últimos para llevarse el título.

Titanes llegó al último cuarto del juego perdiendo por 61-45, pero de entrada se notó la reacción de los dirigidos por Tomás Díaz que lograron reducir considerablemente la desventaja. En el quinteto de Barranquilla, un hombre que había estado apagado toda la noche, el norteamericano Xavier Roberson, apareció y con una tripleta redujo la ventaja a 5 puntos: 70-65 y posteriormente empató el juego 70-70 cuando restaban apenas 55 segundos por jugar.

La igualdad se mantuvo hasta el final y debió jugarse un tiempo extra, en donde Titanes empezó a marcar la diferencia con Luis Blandón, quien puso el juego 74-72. El equipo de Barranquilla empezó a acariciar el título con una canasta de tres puntos de Michael Sneed que puso la pizarra 77-72, restando menos de un minuto por jugar.

Island Warriors cayó en el desespero y sus jugadores intentaban anotar de tres puntos desde todos los sectores de la cancha, pero todos fueron fallidos. Jaelyn Johnson hizo renacer la esperanza al reducir a dos la diferencia para los de casa, pero Troy Jones anotó los últimos dos puntos que dejaron el score 79-74 a favor del quinteto de Barranquilla.

Cuando sonó la chicharra decretando la terminación del partido, el júbilo de apoderó de los jugadores de Titanes, que acababan de lograr la hazaña de derrotar al fuerte equipo sanandresano en su propia casa.

Los jugadores, con el cuerpo técnico y los directivos se confundían en abrazos sobre el maderamen del coliseo Genny Bay. Mientras esto ocurría, los seguidores de Island Warriors abandonaban en silencio el recinto.

Por Titanes, el jugador más sobresaliente a la ofensiva fue Troy Jones, con 22 puntos. Le siguió Michael Sneed, con 18, y Xavier Roberson, con 17. Por Island Warriors se destacaron Tremayne Johnson, con 20 puntos, John Hernández y Jared Corpus, con 13 puntos cada uno.

Después de 15 años, Barranquilla volvió a tener baloncesto profesional y con Titanes logra un título que la vuelve a poner en lo más alto del concierto nacional en este deporte. Con informacion de Hors 7/24