Comerciantes que venden juguetería advierten que tendrán que dejar esa línea por nuevo reglamento técnico de juguetes exigido por la Superintendencia de Industria y Comercio

0

Warning: A non-numeric value encountered in /home/thearc60/public_html/wp-content/themes/publisher/includes/func-review-rating.php on line 212

La entrega de folletos por parte de funcionarios del Estado con el nuevo Reglamento Técnico de Juguetes y sus Accesorios (Resolución 686 de 2018) expedido por la Superintendencia de Industria y Comercio prendió las alertas entre los comerciantes que comercializan la línea de juguetería por qué prácticamente tendrían que dejar de vender juguetes importados, sobre todo de China, los cuales no cumplen algunos de los requisitos que exige la norma.

Por ejemplo se pide que en el empaque debe venir información en español y muchos de estos solo vienen en inglés; se debe identificar al fabricante, la referencia del juguete, la información del importador o distribuidor autorizado, identificación del lote de produccion, edad mínima del usuario de los juguetes, instrucciones sobre cuidados o advertencias de riesgos, bajo vigilancia de adultos o uso con equipos de protección (juguetes de ruedas); advertencias de no usar cerca de redes eléctricas cuando se trata de juguetes voladores o cometas, y la prohibición para niños menores de tres años cuando se trate de juguetes muy pequeños o que contengan elementos diminutos, etc.

Este Reglamento está destinado a ser utilizado por los niños por lo que deben cumplir ciertos requisitos técnicos y de información que busca eliminar o prevenir adecuadamente riesgos para la salud y seguridad de los niños tales como intoxicación, asfixia, electrocución, entre otros, requisitos de inflamabilidad, propiedades eléctricas, mecánicas y físicas, etc.

No obstante la juguetería importada que llega a las islas no contiene la totalidad de esa información y mucha de la actual que se comercializa tendría que salir del mercado para evitar las sanciones que advierte la Superintendencia de Industria y Comercio, o simplemente los comerciantes tendrían que abandonar esa línea comercial y dejar de vender juguetes.