Debe emerger una dirigencia sin vínculos con el pasado y presente político

0

Lo que actualmente pasa en San Andrés es en parte culpa de su propia sociedad que no solo ha sido permisiva, si no peor aún cómplice de una dirigencia política que acostumbró a sus electores a ir a las urnas a cambio de dineros y bienes en especie, lo cual corrompió los procesos electorales y por ende hipotecó el futuro con gobernantes que a su llegada al Coral Palace se dedican a recuperar lo invertido.

Y aun cuando las acciones adelantadas en las últimas semanas por los entes de control un tanto avergonzados que tanta denuncia ciudadana y periodística por corrupción en todo el país, que ahora se masifican de forma más rápida y eficaz por la existencia de las redes sociales, decidieron avocar el conocimiento y entregar resultados que han generado un gran sisma en la región y recobrado la confianza del ciudadano para seguir denunciando el descarado saqueo del erario, los corruptos y politiqueros lejos de aquietarse se agazapan y acechan para buscar hacerse a la torta que otros han dejado tras haber sido sacados de circulación.

Es por ello que tras los encarcelamientos, suspensiones y renuncias precipitadas por ese maremágnum que generó la Fiscalía, la rapiña por quien se hace al poder no se ha hecho esperar. Los mismos con las mismas pretenden seguir manejando el Departamento cuando hacen parte de quienes en el pasado han mal manejado las cosas y son responsables de la debacle del archipiélago.

Es necesario que emerja ya mismo y sin esperar hasta las próximas elecciones, una nueva clase política, una nueva dirigencia política que no haya tenido vínculo alguno con el pasado y el presente político. Jóvenes que aun cuando inexpertos, apáticos al manejo de la cosa pública, deberán abanderar el cambio que reclama la región para arrebatarle a los politiqueros corruptos el poder que aun detentan y que buscan recuperar.

San Andrés necesita que la depuren de tanto corrupto que ha saqueado esta isla. Aquí nada progresa, aquí nada mejora, esto es una letrina publica, una ciudad en decadencia. Que actúen Fiscalía, Procuraduría y Contraloría, que se sigan moviendo los amigos del procurador, que encarcelen y destituyan a tanto saqueador que no merece la más mínima consideración ni defensa.

Una isla de escasos 27 kilómetros y las calles vueltas ruinas. Estadios a medias, muelle inútiles, alcantarillas que se rebosan, colegios a medias, arquitectura de la región en decadencia, pesca en ruina.

Donde están los dineros extras por duplicar el costo de la tarjeta de turismo? Donde está el crédito BID de 70 millones de dólares? Donde están los dos billones de pesos que dice Santos haber invertido en la isla?

Ya es hora que todos nos dejemos de tanta contemporización con estos ladrones que han saqueado una y otra vez esta isla. Aquí hay y llega mucha gente con mentalidad de minero: Vienen, abren el socavón, sacan el oro y se van y dejan el hueco.

Comentarios
Cargando...