El innecesario ruido de las redes sociales y contradictores políticos que distrae la reconstrucción de Providencia y Santa catalina.

0

El caso Puerto Rico demuestra que no es tan fácil ni rápido

Puede ser una imagen de de pie y al aire libre

La reconstrucción de un territorio luego de ser devastado por un fenómeno natural no es “soplar y hacer botellas” como algunos que desde el interior y el exterior de Colombia, ligeramente lo promueven irresponsablemente y que no solo desconocen si no que desagradecen todo un incesante trabajo que miles de militares, socorristas y funcionarios vienen haciendo a diario desde el 17 de noviembre de 2020 cuando pudieron arribar los primeros orgánicos a la devastada Providencia para ayudar a sus pobladores a reponerse del catastrófico huracán Iota.

Es cierto que la situación de la población amerita comprensión y empatía por la tragedia que siguen viviendo los habitantes de esas islas, agobiados por la incomodidad de vivir bajo la inclemencia del clima que en algunos días deben soportar el sofocante e infernal calor y otro día las diluviantes y huracanadas lluvias bajo carpas que resultan insuficientes, pero no por ello se puede perder de vista, que nadie puede hacer o está obligado a lo imposible.

Por solo citar un ejemplo similar a la coyuntura que viven Providencia y Santa Catalina, la devastación que en septiembre de 2017 causó el huracán María en Puerto Rico, un estado asociado a los Estados Unidos, tres años después en noviembre de 2020 cuando Iota devastaba a Providencia, aun había más de 25 mil habitantes sin techos o con techos provisionales y 50 mil millones de dólares de fondos destinados por Estados Unidos aun sin ejecutar: “Reconstruir Puerto Rico tras el huracán «María», que azotó la isla el 20 de septiembre, puede durar un siglo, según el Gobierno estadounidense de Donald Trump. El secretario de Vivienda y Desarrollo Urbano, Ben Carson, dijo este miércoles (25.10.2017) durante un acto auspiciado por el diario electrónico «The Hill» que la reconstrucción de casas y el restablecimiento de servicios básicos como la electricidad en la isla puede tomar «de uno a cien años». Este anuncio lo hizo pocos días después de devastada una región de Puerto Rico, el poderoso gobierno de la Unión Americana, el país más desarrollado del planeta.

Puede ser una captura de pantalla de Twitter de 3 personas, personas de pie y texto que dice "EL MUNDO Gobierno de Trump: reconstrucción de Puerto Rico puede durar un siglo La reconstrucción de casas y el restablecimiento de servicios básicos como la electricidad en la isla puede tomar 'de uno cien años" , dijo elsecretario de Vivienday Desarrollo Urbano de Estados Unidos, Ben Carson. f"

Aunque el gobierno del presidente Duque nunca ha reclamado tanto tiempo para reconstruir Providencia, y el jefe de Estado fue ligero al anunciar cien días para la reconstrucción de las islas, resulta apenas razonable en términos de tiempos, capacidades y necesidades, que la Administración se gaste al menos un año y fracción para avanzar en la reconstrucción de la infraestructura doméstica de los pobladores, y poco a poco ir avanzando en infraestructura pública, turística y comercial, más allá de esos términos.

Si usamos la comparación con Puerto Rico, mientras el Gobierno Trump pecó por exceso, el de Duque pecó por defecto, pero ello no es razón para que tanto ruido que se hace en las redes sociales y por parte de no muy pocos contradictores políticos del Gobierno, distraiga el trabajo y ponga palos en la rueda al proceso de reconstrucción que está en cabeza de la Unidad Nacional de Gestión del Riesgo de Desastres, UNGRD, los militares, otras entidades oficiales y contratistas locales y nacionales.

Una fuente le dijo a esta redacción que cuando Duque anunció el Plan Cien días, lo que trató de plantear fue un plazo para garantizar que todas las capacidades del Estado estarían disponibles para emprender la reconstrucción de las dos islas.

La Unidad Nacional de Riesgos junto a la Presidencia de la República son los más interesados en cumplirle a Providencia, no obstante este tipo de reconstrucciones tienen toda una serie de situaciones difíciles que seguramente la Unidad debe andar detrás de cada una de las soluciones.

La UNGRD no tiene otra salida y por eso confiamos que en los próximos días haya novedades positivas para contar de los avances. El incidente que surgió en algún momento con la madera se garantiza no volverá a darse ya que en un muelle especial en Cartagena no solo se está limpiando sino inmunizando, y lo que hemos conocido es que la UNGRD compró toda la producción de madera en Colombia ( unas 120 mil toneladas )para atender a Providencia y Santa Catalina.

En los días por venir, según fuentes, habrá toda una serie de movimientos y hechos que le darán un viraje a todo, porque se está superando el tema de la llegada de materiales.

Por órdenes del presidente Iván Duque, las agencias del Estado continuarán la meta de reconstrucción a marzo de 2022″, los diseños de las casas que serán reconstruidas fueron concertadas con isleños y raizales en alrededor de 20 sesiones, un poco más de dos meses, para poder llegar a la casa que los raizales tienen en su sueño y en su cabeza. Son casas de concreto totalmente con tres habitaciones y de 70 metros cuadrados, y serán de tres modelos diferentes de 70 metros cuadrados y un modelo de 50 metros cuadrados, para los lotes más pequeños. Igualmente existen 877 viviendas a reparar que serán reconstruidas por nueve entidades: cinco del archipiélago y cuatro del continente. Ellos ya empezaron su trabajo y se espera que estas 877 viviendas estén listas el 30 de junio. Al día de hoy existen más de 222 viviendas techadas, alrededor de 80 viviendas reparadas y más de 70 viviendas en demolición, esto es la primera fase de reconstrucción. En cuanto a las viviendas nuevas serán 1134 que empezarán a entregarse en el mes de abril con 50 de ellas; seguirá en el mes de mayo con 85 y de ahí en adelante se entregaran 100 viviendas cada mes para llegar a su fin en marzo del año 2022″. En julio de este mismo año se espera que estén totalmente reconstruidos los establecimientos hoteleros, pero a su vez tenga la reactivación económica necesaria para que salgan adelante. Las iglesias y los escenarios deportivos igual que los colegios empezarán también su reconstrucción en el plan 100 antes del 30 de abril están terminándose más o menos en la mitad de año o a finales de agosto.   De acuerdo con el Gobierno Nacional se espera que para el mes de abril inicie la reapertura turística en la isla y aunque el plan de reconstrucción sigue siendo denominado ‘Plan 100’, no serán 100 días suficientes para reconstruir Providencia y Santa Catalina.

Volviendo a la comparación del proceso de reconstrucción de Puerto Rico tras la destrucción que dejó el Huracán María, una columnista de opinión borinqueña escribía dos años después lo siguiente: “(…) Sin embargo, a casi dos años del paso por Puerto Rico del huracán María, solamente se ha desembolsado aproximadamente el 15% de estos fondos. Esto porque la burocracia excesiva se apoderó de los procesos a nivel federal. Entonces, llegamos al verano del 2019, cuando luego de acusaciones de corrupción y la revelación de un chat el gobierno se vino abajo. Ahora, nos encontramos en un periodo de aparente calma, pero de estancamiento también. Más ha podido la burocracia federal que el reclamo de comunidades vulnerables. Aproximadamente la mitad de los toldos azules temporeros instalados, o 30 mil familias, siguen en espera de la reparación permanente de los techos. (…)”

Esta situación de Puerto Rico es similar a la de Providencia, pero los guarismos que hace el Gobierno Nacional estima que no se tarde los dos años para la reconstrucción total de esas dos islas. Entonces sabremos si Colombia, a pesar de su subdesarrollo, fue capaz de superar las capacidades de Estados Unidos para reconstruir su territorio insular devastado por un huracán; en todo caso, Duque nunca se ha aventurado a demandar un siglo, por el contrario, pidió cien días, aunque le resultó bastante apresurado el plazo.

Con foto tomada de Deutshe Welle (https://www.dw.com/es)