El Tiempo revela rastros entre el narcoavión de providencia y sobrevivientes de «El Mexicano»

0

Cuatro llamadas de un empresario al piloto centran la atención de investigadores.

Además de escuchar a varios testigos, investigadores judiciales ya extrajeron toda la información que contenía el celular del piloto Juan Camilo Cadena, detenido el domingo 23 de mayo en el aeropuerto de Providencia con un cargamento de 446 kilos de cocaína.

Aunque él insiste en que es inocente, su celular Samsung y su tableta iPad terminaron arrojando información clave que podría conducir hasta los dueños de la droga de esta sonada trama.

La cocaína iba camuflada entre cajas de tapabocas chinos de la misma marca que ofrecía el empresario.

EL TIEMPO estableció que la atención está concentrada en cuatro llamadas que Cadena recibió 24 horas antes de emprender el vuelo a Providencia en la avioneta privada de Interandes Helicópteros S.A.S., de propiedad de los empresarios Fernando Escovar y Miguel Jaramillo.

Las llamadas salieron del celular de un empresario del área de la aviación. Y si bien se pudo tratar de un contacto de trabajo, personal del aeropuerto de Guaymaral, de donde despegó la avioneta, dieron un dato relevante para los investigadores.

¿Coincidencias?

Ese mismo empresario venía ofreciendo cajas de tapabocas importados de la misma marca en la que, según la Policía, iban camufladas las 28 panelas de cocaína: Face Mask, de tela antifluido, filtro meltblown y fabricación china.

Y hay otro dato adicional. La misma persona, que además es piloto, había hablado del capitán Jorge Isaac Aguilar, capturado a principios de julio dentro de la investigación por el narcovuelo.

Tal como lo reveló EL TIEMPO, el oficial que inspeccionó la carga –teniente Jaison Saboyá– aseguró que el capitán Aguilar lo llamó para decirle que lo que venía en la avioneta era una ayuda humanitaria para los uniformados de la isla.

“Ayúdeme a asegurar las cajas para sacarlas del aeropuerto, estoy en las afueras”, le dijo.

Y ante su negativa, le envió varios mensajes de chat: “Parcerito, ayúdeme que yo le doy la mano. Muchas gracias, le debo la vida”; “Saboyá, péguele la revisada, que eso son tapabocas y sale”; “Parcero, estoy aquí afuera, salga un momento y hablamos; llavecita, le debo la vida. Ayúdeme”.

(Le puede interesar: Esposo de Azcárate dice que su socio opera avioneta implicada con cocaína)

“Parcerito, ayúdeme que yo le doy la mano. Muchas gracias, le debo la vida”; “Saboyá, péguele la revisada, que eso son tapabocas y sale”;  (..) llavecita, le debo la vida. Ayúdeme”: Capitán Aguilar.

Uno de los investigadores agregó que el empresario de las llamadas al piloto Cadena y de los tapabocas chinos referenció entre varias personas al capitán Aguilar como “un buen elemento” y hasta compartió su contacto”.

De hecho, EL TIEMPO estableció que desde la empresa Interandes Helicópteros S.A.S. –dueña de la avioneta usada para mover la droga– contactaron, hace al menos un año, a Aguilar para hacer un trámite de tránsito. Pero este no les respondió

Deja un comentario