Emprendimiento agrario construyó su reservorio de agua para garantizar el riego para su producción en época de verano

0
Puede ser una imagen de al aire libre

Marín Farm, el proyecto de emprendimiento agroindustrial de San Andrés que hace varios años empezó el joven profesional Nelson Marín, avanza hacia su propia autonomía en materia de riego para garantizar su producción y cosecha todo el año sin que ésta se vea afectada por los periodos de verano que se puedan presentar en la isla.

El propietario de esta empresa isleña, Nelson Marin en diálogo con The Archipiélago Press explicó que construyó un Reservorío de agua con el que estima captar 100.000 litros de agua

En San Andrés se pueden hacer muchas cosas en el agro, lastimosamente los recursos de apalancamiento nunca llegan, sin embargo hay que seguir en la lucha y aportar positivamente en el Departamento, por eso hice un préstamo con el Banco Agrario para construir en mi terreno este reservorio y continuar y mejorar la siembra. Esta gran cisterna tiene el equivalente de  10 carrotanques aproximadamente y estimo tener agua para cuatro meses sin lluvia», explicó.

Marín Farm es un gran productor de insumos agrarios como tomates, pimientos, legumbres, plátanos, frutales, que ya se comercializan en el mercado insular y también de exportación.

Por ejemplo, San Andrés, y particularmente Marín Farm,  tiene una producción de productos endémicos como el “Baskit Pepper” (ají picante) que solo se da en algunas islas del Caribe y que aquí es muy tradicional, el cual con todo el movimiento de la economía naranja tiene cabida para ser consumido como souvenir gastronómico por el turismo por su connotación tradicional y ancestral.

Marin Farm viene desarrollando masivamente este producto y ya tiene negociaciones con empresarios de México interesados en este ají que no se conoce en ese país norteamericano.

Pero también desarrolla hortalizas como tomates cherry, berenjenas, pimentón, cilantro común, pulpas de mango y guanábana, plátano, banano, bosco y bread fruit –productos orgánicos, que usan fertilizantes, fungicidas y compostaje natural- para entrar a mercados verdes, que en 8 meses ya ha logrado poner en góndolas de mercados locales más de 4 toneladas de productos facturados.

Los cultivos hidropónicos de lechugas, tomates, pepinos y otras hortalizas hacen hoy día de la canasta básica de producción agrícola que compite por su frescura con los productos traídos de afuera.

Deja un comentario