Excandidato a la alcaldía de Providencia expresa una nueva manifestación de indignación ‘tras otro aniversario del fallo de la haya

0

Warning: A non-numeric value encountered in /home/grupopym/public_html/tap/wp-content/themes/publisher/includes/func-review-rating.php on line 212

No quería dejar pasar este nuevo aniversario, el séptimo más exactamente, de otro año que trae penosos recuerdos para los habitantes del territorio raizal por el adverso desenlace de un diferendo que terminó entregando aguas territoriales del Archipiélago de San Andrés, Providencia y San Catalina Islas al vecino país de Nicaragua como consecuencia del fallo de la CIJ del 19 de noviembre de 2012.

Hoy quiero llevar mi reflexión a otros temas de especial interés para las Islas más allá de seguir buscando responsables o culpables de las consecuencias del fallo de la CIJ y lo que ha seguido en término de las nuevas demandas interpuestas por Nicaragua y el curso de esos procesos jurídicos actuales en la Haya. Aclaro, es determinante y necesario que el Estado siga enfrentando estos procesos jurídicos poniendo de precedente que para obtener resultados favorables, la defensa debe seguir enfocándose en los intereses y derechos ancestrales del pueblo originario sobre el territorio. Avanzar en la consolidación de un acuerdo bilateral entre Colombia y Nicaragua, debe ser la apuesta del Estado para que se dé una verdadera integración social, económica y ambiental entre los pueblos hermanos creole.

Ahora, más allá del fallo de la Haya está la Indignación, miremos algunos hechos al azar que a continuación detallo:

– Las islas después del fallo de la Haya fueron receptores de importantes recursos que se anunciaron y que posteriormente se apropiaron para mitigar muchos de los problemas que por años habían estado frenando el desarrollo sostenible en el Archipiélago. INDIGNANTE es saber a dónde fueron a parar muchos de esos recursos (educación, servicios públicos, vías, salud, etc.)
– Lejos de despegar en la búsqueda de un modelo de desarrollo económico sostenible y óptimo para el territorio Insular y sus habitantes. INDIGNANTE es saber que no hemos encontrado el camino para aunar esfuerzos en torno a propósitos comunes que generen bienestar y calidad de vida para todos.
– Un modelo turístico que atenta contra la sostenibilidad de nuestro territorio poniendo en peligro nuestros pocos recursos naturales. INDIGNANTE es saber que nos alegramos que un millón de turistas llegan anualmente a una de las Islas más pobladas por km2 del planeta y con graves problemas de servicios públicos básicos.
– La lucha por la reivindicación de derechos ancestrales del pueblo raizal. INDIGNANTE es saber cómo el Estado ha dilatado la aprobación de un estatuto para el pueblo raizal.
– Un sistema de salud en las Isla que sigue en detrimento de la calidad de vida de los habitantes del archipiélago. INDIGNANTE es saber que se sigue improvisando con los recursos de la salud y aplazando la implementación de un nuevo modelo que opere de manera eficiente bajo nuestras condiciones de insularidad.
– Un gobierno militar asume funciones por decisión del presidente de la república. INDIGNANTE es saber que el gobierno nacional desconoce derechos de la población raizal y residentes legales, subestimando la capacidad de muchos de nuestros profesionales que hubiesen podido ostentar el encargo con mucho decoro.

Como podemos ver Indigna más el actual panorama desolador de las Islas, que las mismas consecuencias del fallo de 2012, en estos 6 años hemos perdido mucho de nuestro norte por cuenta de nuestra poca visión compartida que proyecte esperanza para las futuras generaciones.

Atte.

BARTOLOME TAYLOR JAY