Gobernación Departamental y Findeter buscan poner fin a erosión costera en playas del archipiélago

0

Warning: A non-numeric value encountered in /home/grupopym/public_html/tap/wp-content/themes/publisher/includes/func-review-rating.php on line 212

Durante el encuentro, llevado a cabo el pasado 8 de febrero, el Gobernador (e) presentó a los funcionarios de la Financiera de Desarrollo Territorial el proyecto que desea llevar a cabo, el cual cuenta con soportes y estudios para su progreso.

Como una cooperación conjunta entre la Gobernación Departamental y Findeter para mitigar los estragos de la erosión costera, principalmente en las playas del sur de la isla y Black Sand en Providencia, describió el Gobernador (e) Juan Francisco Herrera Leal el resultado de la reunión que sostuvo con la presidenta de la entidad Sandra Gómez Arias.
Durante el encuentro, llevado a cabo el pasado 8 de febrero, el Gobernador (e) presentó a los funcionarios de la Financiera de Desarrollo Territorial el proyecto que desea llevar a cabo, el cual cuenta con soportes y estudios para su progreso.

“La ruta que tenemos que seguir es, a través del Ministerio de Hacienda, buscar los 32 mil millones de pesos que se tenían en una subcuenta y recuperarlos. También, estamos haciendo otra gestión para que con Invías el proyecto de dragado de San Andrés, que no se va a continuar, se liquide ese contrato, se
devuelvan los recursos y podamos nuevamente ingresarlo por Invías, pero como
un nuevo propósito que es dragado y recuperación costera para las playas de Rocky Cay, Sound Bay y Spratt Bight en San Andrés y para la playa de Black Sand en Providencia”, explicó el mandatario (e).

Para el gobernante (e) la articulación con las demás entidades del Departamento es fundamental para el desarrollo de la iniciativa, por lo que constantemente se realizan reuniones con Dimar, Coralina, Gestión del Riesgo, Bomberos, comunidad, entre otras, con el fin de conocer de primera mano las necesidades y estado actual de los balnearios. Precisamente, el próximo consejo directivo será este 26 de febrero.

“Este consejo directivo lo que va a buscar es tomar las decisiones consensuadas que le dan atribuciones al director para poder autorizar obras específicas, producto de todo lo que se ha generado aquí como un instinto de manejo integrado, recordando que estamos en una reserva Seaflower, con cuatro ecosistemas
estratégicos que hay que proteger y, por eso, las decisiones no terminan siendo sencillas.

Es un tema de entender que una iniciativa puede afectar otra. Además, hay que ser propositivos en entendimiento. En ese sentido queremos destacar las consultas previas.

Se volvió un tema muy importante y tenemos que buscar la forma de que, a la par de que se van dando las autorizaciones de permisos y
licencias ambientales, también las consultas se desarrollan, porque después de que ya tenemos todos los permisos, llegamos a la etapa de la consulta previa y, a veces, se nos demoran más las obras.

Lo que estamos buscando es alinear los dos procesos, de tal manera que avancemos un poco más rápido y se vean las obras, que es lo más importante”, declaró Herrera Leal.

Otro punto que se estableció dentro de la reunión es garantizar que toda obra que
se lleve a cabo en el departamento genere el mínimo impacto.

“Todo siempre va a tener impactos, pero lo importante es que los impactos sean menores y que rápidamente se recupere el sistema”, ultimó el Gobernador (e).

Por otra parte, el secretario de Servicios Públicos y Medio Ambiente Johan Mancilla Fayllace se refirió a la alineación en el proyecto y al estado actual de las playas, principalmente las de Rocky Cay, tras varios meses de inspecciones llevadas a cabo en conjunto con la dependencia de Turismo.

“La playa de Rocky Cay no tiene estudios en el tema de erosión, pero esta va a ser vinculada a los procesos que se están planteando para las demás playas.

El tema era replantear el diseño que se iba a implementar para la alimentación del
relleno de esas playas, ya sea por el tema del dragado u otro proyecto particularmente para estas dos zonas. Si alcanzamos a revisar las zonas, en especial en Rocky Cay, la arena ya volvió.

Esto es una dinámica propia de la playa por su forma cóncava. A inicios de año o finales de diciembre, siempre se presentan estos procesos erosivos.

De pronto, este año fue mucho más
representativo o visual y por eso creó un poco más la molestia en la comunidad y el turismo.

Actualmente, la playa ganó un poco más de espacio y esto puede mantenerse hasta que se presenten nuevamente los procesos de corriente”, manifestó Mancilla Fayllace.

Sin embargo, destacó que el problema de la erosión es una situación seria, por lo que la administración trabaja para encontrar una solución que proteja el medio ambiente y continúe fomentando el turismo en el archipiélago.