ICBF lanza campaña nacional de cero tolerancias hacia la violencia contra la niñez

0

Warning: A non-numeric value encountered in /home/grupopym/public_html/tap/wp-content/themes/publisher/includes/func-review-rating.php on line 212

• Busca acabar con el círculo vicioso de violencia relacionado con el castigo físico, que genera daños en el desarrollo físico y emocional de los niños y adolescentes con graves consecuencias sobre su futuro.

• Contribuye a identificar los comportamientos violentos que como sociedad se han normalizado contra los menores de edad, y brindar herramientas para enfrentarlos.

Cartagena, 29 de octubre de 2019.- Bajo el lema ‘Todo lo que hacemos les queda’, la Directora General del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF), Juliana Pungiluppi, lanzó la campaña nacional para desnormalizar los comportamientos violentos en contra de niños, niñas y adolescentes del país, dado que existe un círculo vicioso de violencia relacionado con el castigo físico que se debe terminar.

Durante la presentación de la campaña, Juliana Pungiluppi explicó que, “por una parte, entornos violentos incrementan el riesgo de que los padres utilicen el castigo físico y, por otra, los niños que son expuestos al castigo físico tienen un mayor riesgo de presentar un desarrollo cerebral atípico, menor desarrollo cognitivo y problemas en desarrollo socioemocional, salud mental y de agresión, al igual que menores niveles de prosocialidad. Esto los hace más vulnerables o propensos a ser impulsivos y manejar inadecuadamente sus emociones (por razones neuronales) y, potencialmente, a incurrir en comportamientos riesgosos como el consumo de sustancias psicoactivas o cometer actos delictivos.

Esta campaña, que se soporta en una revisión minuciosa de estudios nacionales e internacionales, busca contribuir a identificar los comportamientos violentos que como sociedad se han normalizado contra los niños, niñas y adolescentes, y brinda herramientas para enfrentarlos.

La presentación de la campaña la hizo la Directora General del ICBF, Juliana Pungiluppi, acompañada de los delegados de 21 países que asisten, en la capital de Bolívar, al XXII Congreso Panamericano del Instituto Interamericano del Niño, la Niña y Adolescentes (IIN), adscrito a la Organización de los Estados Americanos (OEA).

Si bien existe un consenso global para redoblar esfuerzos para acabar todas las formas de violencia contra la niñez y adolescencia, Juliana Pungiluppi llamó la atención sobre dos circunstancias: primero, que las diferentes formas de violencia están ocultas y poco denunciadas, y segundo, que las vulneraciones ocurren, en su mayoría, en los entornos que deberían ser protectores como el hogar, la comunidad y los establecimientos educativos.

De otro lado, se evidenció que la principal razón para que las víctimas o personas cercanas a una víctima no reporten el caso es que no creyeron que la violencia contra niñas, niños y adolescentes fuera un problema. Quienes sí lo consideraban manifestaban temor a tener problemas si se atrevían a denunciar o porque sintieron que la victimización que sufrieron fue culpa suya.

“La suma de estos factores es conocida como naturalización o normalización de las violencias contra niñas, niños y adolescentes, y ha sido identificado como uno de los principales obstáculos para prevenir e intervenir en contra de todas las formas de violencia”, señaló la Directora del ICBF.

«Colombia requiere de un cambio cultural para acabar con la violencia hacia nuestra niñez y podemos empezar por desnaturalizar este fenómeno. Todos como sociedad somos corresponsables y es nuestra obligación prevenirla», resaltó Juliana Pungiluppi.

El ICBF ha enfocado sus esfuerzos en crear estrategias, campañas y apoyar normativas para que se inicie el cambio que el país requiere. La primera de ellas es la Alianza Nacional contra la Violencia hacia las Niñas, Niños y Adolescentes que se basa en 2 ejes fundamentales: por un lado, la formulación de la política pública de manera participativa y, a la vez, la movilización de toda la sociedad en la transformación cultural que nos lleve a generar un consenso de cero-tolerancia con la violencia.

La Directora del ICBF destacó que desde el Gobierno Nacional, en cabeza del Presidente Iván Duque, los temas de la niñez son el centro de la agenda de equidad en el Plan Nacional de Desarrollo y para impulsarla es urgente que todos los sectores de la sociedad se movilicen para generar un consenso social de cero tolerancia frente a la violencia. Ademas, tiene una meta precisa de reducir la tasa de violencia contra la niñez en un 14,3% para el año 2.022.

Y qué mejor manera de prevenirla que dejar de considerarla como algo normal. «Como sociedad seguimos naturalizado el ciclo de la violencia perpetrada por los adultos y la seguimos transmitiendo a nuestros hijos. Es hora de iniciar el cambio y de aceptar que ni siquiera la palmadita sirve porque no es una práctica legítima de crianza, que además desencadena otras formas de violencia contra nuestros niños», reiteró la Directora del ICBF.

La campaña de movilización social es parte fundamental de las acciones transformadoras que lidera el ICBF en el marco de la Alianza como son la creación de un Grupo Intersectorial Especializado para coordinar los esfuerzos de varias entidades con el objetivo de aumentar la detección y el enjuiciamiento de los delitos contra los niños, niñas y adolescentes, y de esta manera reducir la impunidad.

Así mismo, el fortalecimiento de las familias, las escuelas, las comunidades y los medios digitales como entornos protectores, así como el desarrollo de capacidades institucionales para identificar y prevenir casos de violencia; la inteligencia artificial mediante la cual se adelantan ejercicios de analítica a bases de datos institucionales que reportan situaciones de violencia, para mejorar el manejo y uso de datos, crear modelos predictivos, y de esta manera hacer una mejor priorización geográfica de las intervenciones del Instituto, tomar decisiones basadas en la evidencia y mejorar los tiempos de respuesta en la atención al ciudadano.

Finalmente, se destaca la atención integral con énfasis en la superación del trauma y para ello, el ICBF está implementando un modelo que incorpora metodologías basadas en la evidencia para darle un nuevo significado a las experiencias traumáticas de los niños, niñas y adolescentes y así brindar una mejor atención a quienes ya han sido víctimas de violencia. Este modelo está orientado a resultados que permiten establecer métricas de éxito e implementar la efectividad y la calidad.