Investigación. Sorpresivamente el nombre de la exgobernador Aury Guerrero Bowie surgió en el escándalo de la fuga de la excongresista Aída Merlano.

La trama de exfuncionarios salpicados en la fuga de Aída Merlano

0

Warning: A non-numeric value encountered in /home/grupopym/public_html/tap/wp-content/themes/publisher/includes/func-review-rating.php on line 212

Varias internas de El Buen Pastor fueron mencionadas por una testigo a la Fiscalía.

De izq. a der: Jazmín Becerra, la reclusa que dio testimonio. Tatiana Oliveros, exfiscal salpicada por Becerra. Aury Guerrero, exgobernadora de San Andrés. Yeico Vargas, exfuncionario de la Cámara.

Foto: Carlos Ortega / EL TIEMPO – Archivo particular

07 de octubre 2019 , 01:13 a.m.

Entre las pruebas que presentó la Fiscalía el sábado para pedir la medida de aseguramiento contra Aida Victoria Merlano, hija de la excongresista condenada Aida Merlano, y Javier Guillermo Cely, odontólogo que la atendía antes de que ella se fugara, varias personas resultaron salpicadas por una declaración de otra interna de la cárcel de mujeres El Buen Pastor.

Se trata del testimonio de Jazmín Becerra, quien purga una condena de 16 años tras ser señalada como el cerebro del ‘cartel de la devolución del IVA’. Su relato mencionó a varias internas del patio ocho, el de las funcionarias.

Según Becerra, un antiguo compañero sentimental de Merlano, Yeico Manuel Vargas Silvera, la visitó el sábado 28 de septiembre, tres días antes de la fuga. Él no aparecería en el registro de visitas de Merlano, sino en el de otra interna, Margarita Díaz Martínez.

Vargas no solo habría sacado varias bolsas de la celda de Merlano hasta dejarla casi vacía, “como si ya se fuera a ir de libertad”. También, según dijo Becerra, quien esperó a la política costeña afuera del consultorio odontológico “tiene la misma contextura de la persona que la visitó el sábado, que se llama Yeico”.

Vargas aparece en el expediente de la Corte Suprema, que terminó en la condena a Merlano a 15 años de prisión por delitos electorales, como un testigo de la defensa de la excongresista. Además, era asistente 1 de la Unidad de Trabajo Legislativo de Merlano en la Cámara de Representantes, desde el 2017.

Quién es la reclusa que testificó para la Fiscalía contra Aida Merlano
La casa donde habría estado Aída Merlano tras su fuga
Por fuga de Aída Merlano, vienen más órdenes de captura
Las 10 horas de la audiencia contra hija y odontólogo de Aida Merlano
Por su parte, la reclusa a quien en el papel visitaba Vargas, Margarita Díaz Martínez, es una exjuez del Meta vinculada a un caso de corrupción judicial por favorecimiento judicial a miembros de un grupo paramilitar. Díaz, de acuerdo con la declaración de Becerra, la amenazó a ella y otras reclusas tras la fuga, en compañía de la también presa Tatiana Oliveros.

Becerra aseguró que el lunes, un día antes de la fuga, Merlano, Díaz y Oliveros habrían hablado por teléfono con la exgobernadora de San Andrés Aury Guerrero, en prisión domiciliaria y condenada por un multimillonario saqueo al departamento, y que le dijeron que “todo está listo”.

Oliveros, exfiscal de derechos humanos, cumple condena de 21 años de prisión por nexos con Jairo de Jesús Durango, alias Guagua, un cabecilla del ‘clan del Golfo’ dado de baja en el 2016 en Chocó.

La pude reconocer yo y otras compañeras que vieron la noticia
FACEBOOK
TWITTER
El día de la fuga de Merlano, Oliveros habría usado el teléfono del patio del centro penitenciario a las 8:45 a. m. –“cosa que nunca realizaba, porque ella tiene celular”, según Becerra– para hablar con su hijo y decirle que ya le habían consignado 10 millones de pesos para que hiciera una entrega, “que solo era llevar la cuerda”.

Dijo Becerra que Oliveros estuvo ese día más pendiente que nunca del teléfono.
Becerra, quien dijo estar a dos meses de terminar su condena, contó a los investigadores que trató de informar estos hechos sobre Aida Merlano, “pero no fui escuchada”. Asimismo, denunció que Merlano tenía beneficios con los que no contaban otras internas.

Audiencia hija de Aida Merlano
Las defensas de la joven y del odontólogo dejaron claro que sus clientes no aceptaban los cargos presentados.

Foto: Carlos Ortega / EL TIEMPO
Además de Oliveros, Merlano también tuvo acceso a un celular en la cárcel. La Fiscalía adjuntó como prueba una sanción disciplinaria impuesta a la hoy prófuga el 16 de mayo de este año por uso irregular de celular en el penal.

Becerra también mencionó a Sonia León, quien sería amiga de Merlano. Dijo que la mujer que auxilió a la excongresista tras caer y la dirigió hacia la moto “tiene la contextura física y forma de caminar de Sonia León. La pude reconocer yo y otras compañeras que vieron la noticia”.

Merlano y Becerra tuvieron rencillas en la cárcel que habrían llegado a los golpes hace dos semanas.

Estos testimonios son parte del material probatorio que la juez 12 de control de garantías tendrá que considerar el próximo martes para decidir si dicta medida de aseguramiento contra la hija y el odontólogo de Merlano por cargos de fuga de presos como cómplices en concurso con uso de menor de edad en acto delictivo.

Se está a la expectativa de posibles nuevas órdenes de captura. Al menos tres personas más podrían ser llamadas a responder ante la justicia, entre ellas, funcionarios del Inpec. Sobre estos servidores públicos se concentra el segundo capítulo de la investigación, que intentará determinar si facilitaron las condiciones de fuga y por qué se le bajó el perfil de seguridad a la excongresista.

Ocho funcionarios del Inpec ya fueron suspendidos por la Procuraduría, entre los que está la exdirectora del penal, Diana Cecilia Muñoz, y la exsubdirectora Katherine Lozano Forero.

JUSTICIA
Twitter: @JusticiaET

INVESTIGACIÓN
Quién es la reclusa que testificó para la Fiscalía contra Aida Merlano.

La declaración se presentó durante la imputación de cargos a hija y a odontólogo de la exsenadora.

Condena a nueve funcionarios de la Dian por millonario fraude Blanca Jazmín Becerra es calificada como el ‘cerebro’ de una red de estafa a la Dian que cayó en el 2011.

Foto: Archivo EL TIEMPO
Por: EL TIEMPO

06 de octubre 2019 , 05:57 p.m.

Este sábado, durante la imputación de cargos contra Aida Victoria Merlano Manzaneda, hija de Aida Merlano, y el odontólogo Javier Guillermo Cely, por favorecimiento en la fuga de la excongresista, la Fiscalía presentó la declaración de una reclusa del Buen Pastor.

Se trata de Blanca Jazmín Becerra, quien aseguró que, el último domingo, la exsenadora no recibió las visitas habituales de sus amigas y que, recientemente, un hombre había estado con ella y le había llevado elementos «como si ya fuera a salir en libertad».

¿Qué es lo nuevo que se sabe sobre el caso de Aida Merlano?
Dos iPhone y una reclusa, claves en fuga y secretos de Aida Merlano
La casa donde habría estado Aída Merlano tras su fuga
También afirmó que escuchó a otra reclusa, Tatiana Oliveros, decir que a una guardia ya le habían consignado 10 millones de pesos por transportar la soga que se usó en la fuga.

La pregunta es: ¿quién es Blanca Jazmín Becerra y qué tiene que ver en el caso Merlano?

Becerra es considerada el ‘cerebro’ de una red que desfalcó más de 50.000 millones pesos a la Dian, hace unos años.

Según las autoridades, la red de Becerra realizaba los fraudes mediante solicitudes de devoluciones de IVA irregulares, a través de documentos y resoluciones falsas.
Fue capturada en julio del 2011 y la Fiscalía le imputó 7 delitos: concierto para delinquir, peculado por apropiación, cohecho, captación ficticia, enriquecimiento ilícito de particulares, falsedad en documento y lavado de activos.

Más de un año después, en octubre del 2012, fue sentenciada a pasar 26 años en la cárcel el Buen Pastor y a pagar una multa de 16.563 SMLV.

La condena que iba a recibir era de 52 años en prisión, pero colaboró con la justicia y aceptó todos los cargos, por lo que le dieron una rebaja.

En octubre de 2013, Becerra recibió una rebaja de pena de 10 años, tras una revisión del Tribunal Superior de Bogotá al fallo de primera instancia.

Permaneció varios años en el Buen Pastor sin mayor trascendencia, pero el pasado 19 de septiembre su nombre volvió a tener notoriedad por una discusión que tuvo con Merlano.

Ambas coincidieron en el pabellón de funcionaras del centro penitenciario y el problema habría sido por convivencia.

Según algunas informaciones, la discusión empezó siendo verbal y, rápidamente, se convirtió en física.

En ese momento también trascendió que Becerra acusaría a Merlano de intento de homicidio, pues, dijo, la exsenadora la golpeó muy fuerte.

Por esa situación, el Inpec abrió investigación para establecer cuál fue el motivo que desató la riña.

EL TIEMPO