Jornadas sin motos ni carros; ganancias ambientales contrastan con pérdidas del comercio

0

El comercio alega que perdió $500 millones de pesos.Las jornadas de No Carro y No Moto, si bien producen pérdidas económicas para los comerciantes locales, son de gran ganancia en materia ambiental y económica para los vendedores ambulantes, restaurantes y prestadores de transporte público como taxis y buses. Alain Manjarres Florez, Presidente Ejecutivo Cámara de Comercio.  “Si miran la respuesta de la mayoría de los empresarios, al igual que miran las pérdidas económicas ellos apoyan la medida porque hay una conciencia social en la aplicación de la misma que les gusta ver la isla de esa manera.”  Para el Director de Coralina, Durcey Stephens Lever, en la medición anterior se detectó una reducción de ruido en 45 decibeles y una reducción hasta del 40 por ciento frente a días normales en emisión de gases.  En la encuesta realizada por parte de la Cámara de Comercio de San Andrés y Providencia se estableció que frente a la jornada hubo un 63 por ciento de insatisfacción frente a un 36 por ciento que dice no haber sido afectado por la misma.

La reciente polémica desatada entre los comerciantes congregados en la Cámara de Comercio de San Andrés y Providencia y el Gobierno Departamental sobre el tema de la falta de planificación del Día de No Carro y No Moto en la isla de San Andrés,  celebrada el día 12 de diciembre del año anterior, tuvo un nuevo asalto con la revelación esta semana de los resultados de una encuesta realizada por el organismo gremial entre comerciantes y miembros de la comunidad donde se revelaron pérdidas económicas por más de $495 millones de pesos durante ese día.

Una polémica que contrasta con la ganancia ambiental registrada durante esa fecha luego de que en la misma encuesta se hayan revelado aspectos positivos como una reducción de ruido y emisiones de gases tóxicos en zona urbana, una descongestión significativa en materia vial y una mayor conciencia social frente a la realización del evento.

Se estima que los niveles de ruido durante la jornada de No Carro y No Moto Particular, donde más de 10 mil motos dejaron de circular en la isla, fue de hasta 45 decibeles en horas pico y en las zonas de mayor tránsito vehicular.

Según la encuesta, los que opinaron negativamente por la realización de la jornada expresaron en un 51 por ciento que la razón es la afectación económica, un 20.6 por ciento una falta de planificación y un 8.15 por ciento un deficientes servicios de transporte público durante esa fecha.

Sin embargo, y analizando las cifras de afectación económica, los comerciantes se verían obligados a enfocar su dirección comercial hacia la atracción a los clientes residentes y no a los turistas, un fenómeno que se ha venido registrando en los últimos años y más aún con la apertura económica que se registra en el continente colombiano.

“Si miran la respuesta de la mayoría de los empresarios, al igual que miran las pérdidas económicas ellos apoyan la medida porque hay una conciencia social en la aplicación de la misma que les gusta ver la isla de esa manera. “Lo que hay es que buscar espacios donde podamos desarrollar ese esquema de desarrollo sostenible para la región donde tanto residentes como turistas se sientan cómodos en la isla de San Andrés.

“Le pedimos al Gobierno, tal y como lo hicimos la primera vez, y es que se programe mejor la actividad de modo que se pueda hacer un aprovechamiento mejor del tiempo y se puedan hacer promociones de modo que no sea un día más o que genere pérdidas”, afirmó Alain Manjarrez Florez, Presidente Ejecutivo de la Cámara de Comercio de San Andrés y Providencia. De hecho, en la encuesta se reveló que un 49 por ciento consideró que la divulgación de la información sobre la jornada fue poca, el 17 por ciento la consideró poca y el 15.2 por ciento lo considero regular.

Pero no para todos los renglones económicos o comerciales de la isla hay perdidas. El sector de los restaurantes y del transporte organizado siempre reporta un notable repunte y una gran dinámica económica los días de no motos ni carros por que la clase trabajadora usa el transporte legal o almuerza o cena en el Centro para no desplazarse a sus zonas residenciales. Adicionalmente lo que no dicen las mediciones “metalizadas” del comercio es que en las jornadas de No Motos y No carros se gana en calidad de vida porque hay menos contaminación acústica (sonora), paisajística ( menos vehículos circulando), atmosférica (menos partículas de carburantes y por ende se puede respirar un aire más depurado) y se pueden privilegiar formas deportivas de desplazamiento como el uso de bicicletas, patines, caminatas o trotes, lo cual contribuye a la salud y bienestar de las personas.

Por otro lado, para la Corporación Ambiental Coralina la ganancia ambiental es importante pero depende de muchos factores para que de manera integrada se puedan desarrollar más jornadas y con mayor frecuencia para beneficio de la comunidad isleña y el desarrollo sostenible.

“Lamentablemente, en la última jornada celebrada en diciembre no se hicieron mediciones sobre el nivel de ruido o de emisión de gases que se registraron durante la misma pero el año anterior se generaron resultados de mediciones que se hicieron en su momento antes, durante y posterior al evento.

“En la medición logramos una reducción hasta de 40 decibeles y eso es algo significativo y en cuando a la reducción de partículas y gases también hubo una reducción importante en la jornada hasta del 40 por ciento frente a días normales por lo que las jornadas no sólo ayudan en la calidad del aire sino que es una jornada educativa que contribuye en la calidad de vida de los isleños”, informó Durcey Stephens Lever, Director de la Corporación Ambiental Coralina.

Lo que queda luego de la realización de esta jornada es la urgente necesidad de que las jornadas se planifiquen de modo que comerciantes, residentes, turistas y transportistas puedan sacar el mayor provecho de este tipo de jornadas para evitar contratiempos y traumatismos de una jornada de gran aceptación por parte de los isleños.  Con información de  Daniel Newball H.

Deja un comentario