La plutocracia y la hegemonía bipartidista que cogobernó 25 años, las grandes derrotadas en las elecciones territoriales de este 27 de octubre en San Andrés y Providencia.

0

Warning: A non-numeric value encountered in /home/grupopym/public_html/tap/wp-content/themes/publisher/includes/func-review-rating.php on line 212

Por César Pizarro Barcasnegras

Más allá del triunfo de Everth Hawkins Sjogreen, este domingo 27 de octubre con 13.996 votos (53.21%) la sociedad isleña le dio una lección de civilidad a la dirigencia política tradicional y a las élites de poder de San Andrés y Providencia al derrotar de manera fulminante a la Plutocracia que se habia tomado las elecciones territoriales en los últimos años, reivindicando con ello su dignidad y madurez de elegir sin que el voto lo tuerzan con gigantes sumas de dinero.

El mensaje categórico que el pueblo isleño le mandó a los políticos tradicionales del archipiélago es que por mucho dinero que muevan y aceiten su maquinaria, el pueblo digno elegirá al que quiera elegir y no el que el billete de las élites de poder quieran imponer.

Un mensaje categórico de que todo billete que despilfarren en compra de votos, será dinero perdido, y que a partir de ahora se espera que en toda elección a la que concurran, sea de manera limpia, con ideas, con propuestas decentes, con candidatos y partidos idóneos y no por imposiciones hegemónicas.

Pero además de la derrota de la Plutocracia (la democracia del dinero), fue derrotada en una misma persona – encarnada por Nicolás Gallardo Vasquez-, el bipartidismo que por 25 años reinó en el Departamento a instancias de los Partidos Liberal y Gallardismo (Integración Regional) que en estas dos décadas han alternado el poder en el Coral Palace, sumiendo en el completo atraso social al pueblo de las islas, mientras los cuadros de esas vertientes llenaban sus bolsillos con la captura del Estado en las islas y la corrupción en sus corporaciones públicas y entidades.

La estruendosa derrota es más categórica por el hecho que además de ser superados por más de 3.000 votos, contó con un descomunal gasto en logística, publicidad y maquinaria aceitada, tenía cuatro grandes partidos de aliados (Liberal, Centro Democrático, Conservador e Integración Regional), y un sinnúmero de poderosos empresarios en el comercio, la construcción y la hotelería que acompañaban dicho proyecto.

A esto se sumó un poderoso aparato de propaganda negra en redes sociales que creó falsos perfiles, falsas encuestas y un ejército de insultadores de periodistas críticos y líderes sociales y políticos entre los que no se salvó ni el hoy gobernador electo del departamento, ni su bragueta.

The Archipielago Press y este redactor no escaparon a la campaña de difamación incluso a su intimidad.

Solo en la víspera comicial, cuatro días antes de elecciones se intentó constreñir a The Archipielago Press e inducirlo a una autocensura mediante falsos mensajes enviados a través de empresas que manejan códigos para el envío de mensajes comerciales, suplantando a Facebook con un supuesto ultimátum de 48 horas para bajar contenidos informativos sobre temas políticos de campaña sopena de sanciones por supuesta violación a su política de abusos. El tema fue puesto en conocimiento tanto de Facebook como de la Fundación para la Libertad de Prensa.

EL ROSTRO DE LOS DERROTADOS

La derrota también tuvo nombres propios que son los directos depositarios de las consecuencias políticas de tales resultados.

Por un lado la encabeza la representante a la Cámara Elizabeth Jay Pang Diaz, quien una vez elegida al Congreso decidió despojarse de todos los coequiperos y aliados que la llevaron a una curul en el legislativo, e impuso dentro de la colectividad roja a los archirrivales conservadores, con el aval del propio expresidente César Gaviria Trujillo.

La imposición de un candidato de procedencia conservadora fue castigada por las bases liberales que incluso le pasaron factura a esa colectividad en su lista a Asamblea, a la que mandaron al tercer lugar, cuando siempre lideraron cada elección de esa colegiatura, y con exiguas votaciones de sus cabezas de lista.

Ahora la legisladora deberá enfrentar en 2022, el dilema de unas próximas elecciones a Cámara en las que seguramente el joven Nicolas Gallardo tendrá el derecho a reclamar una aspiración a esa curul en el Congreso y con muchas probabilidades de arrebatarsela, ya que puede cobrar como suyos los 10.286 votos que obtuvo ayer domingo.

Julio Eugenio Gallardo Archbold, otrora poderoso legislador por más de 20 años, de quién siempre se dijo en campaña que no tenía mucho que ver en esa candidatura, también es otro derrotado, como quiera que se trata de su sobrino, y al que apoyaba también su eterno movimiento político Integración Regional y es el cerebro político de la Casa Política Gallardo.

También fueron derrotados el expresidente César Gaviria Trujillo y el expresidente Álvaro Uribe Vélez, quien pretendió en la última semana darle un último empujón a su novel candidato.

LO QUE ENCARNA EVERTH HAWKINS

El nuevo gobernador electo, encarna cómo lo dice el lema de su campaña un nuevo comienzo y no podrá ser inferior a eso. La comunidad insular no le permitirá que se ‘tuerza’ y espera que cumpla cada promesa que hizo de invertir en lo social para reducir la brecha de los menos favorecidos, de mantenerse apartado de las prácticas corruptas y de abusos que ha caracterizado al Coral Palace en los últimos periodos de gobiernos de Integración Regional y Partido Liberal y de procurar una reactivación económica del Archipiélago.