Lagartos y ranas mandan la parada en expedición

0

La imagen puede contener: planta, noche, naturaleza y exteriorEn recorridos diurnos y nocturnos por la isla, expertos del Institutos Humboldt y Sinchi han identificado tres especies endémicas de lagartos, evidencias que demuestran su alta capacidad de resiliencia ante los estragos del huracán Iota.

Los investigadores también registraron hasta 100 ranas de la especie Leptodactylus insularum, endémica de Providencia, en las zonas aledañas al embalse Fresh Water Bay.

Más de 16 especies de reptiles y anfibios habitan en las islas de Providencia y Santa Catalina. Así lo revela la línea base de información de biodiversidad del Instituto Humboldt, una herramienta que sirve como punto de partida para las estrategias de recuperación y restauración ecológica luego del paso del huracán Iota.

El estado de la población de estos dos grupos de la fauna colombiana representa una de las mayores preocupaciones para los expertos, ya que la mayoría de los ecosistemas de Providencia, como el bosque seco y el manglar, se vieron altamente afectados por los vientos huracanados superiores a los 200 kilómetros de velocidad.

Sin embargo, los primeros reconocimientos en campo de los investigadores de los Institutos Humboldt y Sinchi, en especial en las zonas aledañas al embalse Fresh Water Bay, indican que los reptiles y anfibios cuentan con una alta capacidad de resiliencia.

Uno de los primeros hallazgos fue del lagarto de Providencia (Anolis pinchoti), un reptil endémico de la isla. Según Andrés Acosta Galvis, curador de la colección de anfibios y reptiles del Instituto Humboldt, esta especie cuenta con una historia interesante.

“Antes se pensaba que esta especie era la misma que el Anolis concolor o lagarto de San Andrés. Pero la ciencia, a través de estudios moleculares, demostró que era una especie distinta y las separaron. El Anolis pinchoti no habita en ningún otro sitio del planeta”, dijo Acosta.

El lagarto de Providencia era una de las especies que más les causaba zozobra a los expertos del Instituto Humboldt. “Estos lagartos no están casi en tierra y dependen mucho de los arbustos, vegetación que se vio demasiado afectada por el paso del huracán Iota. Sin embargo, dos meses después del desastre, logramos registrar varios individuos”.

Acosta encontró varios lagartos de Providencia, tanto juveniles como adultos, en la vegetación sobreviviente. “Tan solo en una rama identificamos hasta cinco lagartos. Estos reptiles, con tamaños entre los cinco y 10 centímetros, cuentan con una población abundante en la isla”.

El gecko Aristelliger georgeensis, reptil que en Colombia es nativo del archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina y que también habita en algunas islas de las Antillas y Centroamérica, ha aparecido más moderadamente.

“Este gecko es menos abundante en la isla. En una caminata nocturna contamos ocho adultos y dos juveniles en la parte más alta del embalse Fresh Water Bay. Los vimos en sitios ubicados entre los 20 y 50 centímetros del suelo, pero también pueden habitar en árboles con alturas superiores a los 1,5 metros”, menciona Acosta.

Otro reptil que apareció en la expedición fue el lagarto negro (Ameiva fuliginosa), otro de los reptiles endémicos de la isla. “Vimos uno durante el día camuflado entre los escombros. Este reptil, que en la isla le dicen lisa, es subterráneo y hace cuevas en los escombros”, precisa el experto del Humboldt.

Concierto de ranas

Leptodactylus insularum, una rana que en Colombia solo habita en Providencia, fue registrada en grandes cantidades en varias zonas de la microcuenca Fresh Water. Acosta alcanzó a contar hasta 100 ranas en el primer día de reconocimiento de campo.

“Encontramos adultos y juveniles, tanto machos como hembras, vocalizando y reproduciéndose en la vegetación aledaña a una de las quebradas de la microcuenca. Estos hallazgos fueron registrados de día, cuando empezamos a subir por Fresh Water. El primer indicador de su presencia fueron las vocalizaciones. Hay una abundancia relativa de esta especie en la isla”, precisó Acosta.

Según el herpetólogo del Instituto Humboldt, esta especie de rana cuenta con una amplia distribución en otros sitios del continente, como las Antillas y varias islas del Caribe. “Es semiacuática, es decir que habita en cuerpos de agua que no son permanentes”.

Cuando llegan las lluvias y se forman charcas en el suelo, estas ranas las utilizan para reproducirse. “Su canto es similar al que hace una gota al caer en un cuerpo de agua. Este sonido lo hacen los machos para llamar a las hembras, quienes construyen un nido de espuma donde se desarrollan los renacuajos”, informó Acosta.

El tamaño de la rana Leptodactylus insularum es similar al de la palma de una mano. Su cuerpo es de color café claro y se caracteriza por contar con un triángulo entre los ojos de coloración café oscura. Los machos tienen espinas con una glándula que suelta una mucosa en la piel”.

Ojo a las invasoras

Acosta manifestó que la expedición Cangrejo Negro por Providencia tiene como objetivo estudiar por lo menos 10 especies de reptiles y anfibios. Sin embargo, recalca que también es necesario analizar las especies que han sido introducidas en la zona.

“Hay información documentada desde 1919 sobre la introducción de especies en el archipiélago, como la boa y una iguana gris rayada que fueron introducidas por el hombre en diferentes momentos”.

Este tema hará parte de la estrategia de restauración y recuperación de la isla, ya que las especies introducidas causan serias afectaciones en la población de animales y plantas nativas.

“La introducción de especies desbalancea las poblaciones nativas y endémicas, por lo cual debemos estudiar el tema a profundidad y darle prioridad. Estas afectaciones, a largo plazo, son una forma de extinción”.

Los Institutos Humboldt y Sinchi han registrado varias especies de reptiles y anfibios endémicas durante los primeros días de la expedición Cangrejo Negro. Fotos: Ruby Marcela Pérez y Felipe Villegas (Instituto Humboldt).

Lagarto de Providencia (Anolis pinchoti), una de las especies endémicas que han sido identificadas en la expedición Cangrejo Negro por Providencia. Foto: Felipe Villegas (Instituto Humboldt).

En zonas aledañas al embalse Fresh Water Bay fue registrado el gecko Aristelliger georgeensis, reptil que en Colombia es nativo del archipiélago. Foto: Felipe Villegas (Instituto Humboldt).

Leptodactylus insularum es una rana que en Colombia solo habita en Providencia. Foto: Ruby Marcela Pérez (Instituto Humboldt).

Expertos de los Institutos Humboldt y Sinchi también monitorean la biodiversidad de Providencia durante la noche. Foto: Felipe Villegas (Instituto Humboldt).

Todos los anfibios y reptiles identificados en la expedición son estudiados y luego liberados en su hábitat. Foto: Ruby Marcela Pérez (Instituto Humboldt).

La vegetación que rodea al embalse Fresh Water Bay es uno de los principales hogares de reptiles y anfibios en la isla. Foto: Felipe Villegas (Instituto Humboldt).

La imagen puede contener: una o varias personas, planta, árbol, exterior y naturaleza

La imagen puede contener: planta, noche, naturaleza y exterior

La imagen puede contener: planta, noche, naturaleza y exterior

La imagen puede contener: una o varias personas, exterior y naturaleza