Minsalud lanzó estrategia para prevenir conducta suicida

0

– Su puesta en marcha se da en respuesta a esta problemática, en EL marco de la Política Nacional de Salud Mental.

Bogotá, 10 de septiembre de 2021 – La salud mental de las personas,

familias y comunidades es una prioridad sanitaria y de desarrollo social en el país; por ende, el suicidio es una preocupación creciente, ya que se relaciona

con el sufrimiento emocional asociado al deterioro de las redes de apoyo, estigma y discriminación, violencias, progresión de problemas y trastornos

mentales, y consumo de sustancias psicoactivas.

“La pandemia y sus repercusiones económicas, sociales y relacionales, además

de generar empeoramiento de trastornos mentales existentes, ha incrementado el riesgo de depresión, ansiedad y estrés postraumático -todos asociados a un mayor riesgo de suicidio-, especialmente para las personas en duelo”, apuntó Fernando Ruiz Gómez, ministro de Salud y Protección Social.

Por tal razón, en el marco de la conmemoración del Día Mundial para la

Prevención del Suicidio, la cartera de Salud lanzó la Estrategia para la

Prevención de la Conducta Suicida en Colombia, en respuesta a esta problemática y como parte de la Política Nacional de Salud Mental.

Ruiz Gómez explicó que su principal “objetivo es reducir la conducta suicida en el país con intervenciones locales y en contexto, diferenciadas por curso de vida y entornos de desarrollo, a través de una herramienta práctica que entrega orientaciones basadas en la evidencia”.

Con ésta, se gestiona intersectorialmente la satisfacción de necesidades básicas (especialmente a través del empleo y la educación) y el fortalecimiento de habilidades socio emocionales para enfrentar los retos de la vida cotidiana.

Así como la prevención y atención de los riesgos en salud mental y consumo sustancias psicoactivas; el cuidado comunitario y familiar, que fortalezca el apoyo social, especialmente a quienes han perdido un allegado o familiar por suicidio.

En el documento también se expone la importancia de la toma de decisiones locales e intersectoriales a partir del análisis de la situación, que incluye la

vigilancia en salud pública y la investigación aplicada.

“La tarea que hoy tenemos como personas, como instituciones y como sociedad es reconocer que esta problemática nos involucra a todos: padres hijos, amigos, compañeros, vecinos.

Reconocer que las emociones son

inherentes a nuestra existencia nos permitirá comprender que no son buenas ni malas, sino que son una posibilidad para el aprendizaje y las relaciones fructíferas con los otros”, dijo.

Agregó que la escucha sensible y el apoyo ante el sufrimiento son las primeras herramientas para la prevención del suicidio, “por eso pedir ayuda es necesario”.

Datos

El ministro señaló que en la última década las muertes por suicidio han ido en aumento. En 2019 se presentaron 30.709 casos de intento de suicidio (84 casos día) y 2.550 muertes por esta causa (7 casos día), con afectación principalmente en adolescentes y jóvenes.

Los factores desencadenantes: conflicto con pareja/expareja (31,8 %),

problemas familiares (28,3 %) y problemas económicos (12,17 %).

Los mecanismos:

intoxicación (68 %), arma cortopunzante (21 %) y asfixia (7,7%), de acuerdo con lo registrado en el SIVIGILA.

Se ha precisado a nivel mundial que, la ideación suicida se había multiplicado por más de cuatro en los hogares de bajos ingresos, especialmente en aquellos con dificultades para pagar el alquiler, pérdida del empleo y soledad. Datos más recientes señalan un aumento preocupante entre los estudiantes y los jóvenes menores de 40 años.

“Si bien la tasa de intento de suicidio disminuyó en 2020 en un 16 % con

respecto a 2019, posiblemente en relación con mayor acompañamiento social

y menor notificación en los servicios de salud, particularmente a adolescentes y jóvenes, la mortalidad por suicidio se ha mantenido estable en 708 casos en el primer trimestre de 2021”, aseguró Fernando Ruiz.

Añadió que “es probable que las consecuencias para la salud mental estén presentes durante más tiempo y alcancen su punto máximo más tarde que la pandemia real. Sin embargo, la evidencia de la investigación y la experiencia nacional y local proporcionan una base sólida para la prevención del suicidio”.

Finalmente, instó a estar preparados para “crear esperanza a través de la

acción” con reactivación laboral y económica, retorno a las aulas de clases, reencuentro social, deportivo y cultural y reconstrucción del tejido social desde la empatía.

Deja un comentario