No hay crimen perfecto, lo delataron sus tatuajes

0

(Captura de imagen de Internet) Los hechos ocurrieron el 25 de noviembre de 2014, en horas de la madrugada, cuando presuntamente Germán Din Correa, identificado con la cédula de ciudadanía número 73.204.632, ingresó al establecimiento ‘Mini Marquet Aquarius número dos’ ubicado en la ‘Avenida Peatonal’ de esta isla. 

A esa hora se dio mañas para ingresar clandestinamente a dicho establecimiento de comercio, descendiendo por una cuerda, y habiendo previamente violentando la seguridad de ese local comercial, partiendo unas tejas  con una herramienta que dispuso para tal fin, logrando su objetivo de ingresar al establecimiento de comercio, en el cual, una vez dentro, se apoderó de tres cajas de whiskey y la suma de ocho millones de pesos ($8’000.000.oo) en efectivo.

Concluido el hurto, Germán Din Correa, salió huyendo del lugar como si nada. Relató la Fiscalía, respecto al delito de ‘Hurto Calificado y Agravado’ del cual se investiga a Germán Din Correa, identificado con la cédula de ciudadanía número 73.204.632, y según lo expuesto por el ente acusador en las audiencias de ‘Legalización de Captura’, ‘Imputación’, y posterior ‘Medida de Aseguramiento’, que fueron deprecadas por el ente acusador ante el Juzgado Segundo Promiscuo Municipal Con Funciones de Control de Garantías de esta isla.

Un ‘pequeño detallito’

Germán Din Correa, para cometer su delito, se cubrió el rostro, y dañó varias cámaras de seguridad al interior del establecimiento comercial. Todo había sido calculado, aparentemente, pero olvidó un ‘detallito pequeñito’, no logró todo su propósito, porque había varias cámaras de seguridad perfectamente camufladas que lograron ubicar a la persona cuando ésta, se encontraba al interior del lugar, efectuando su labor delictiva. A pesar que su rostro estaba cubierto, las autoridades lograron identificar al encartado, que ingresó a hurtar y logró apoderarse de los elementos y dinero en efectivo anteriormente descritos. Al día siguiente, después de ocurrido el asalto al ‘Mini Marquet Aquarius número dos’, el propietario, al abrir el establecimiento comercial se puso a revisar el registro de las cámaras que quedaron funcionando y que no fueron detectadas por el intruso. Y, fue así que pudo observar a Germán Din Correa, unos ‘pequeños detallitos’ que hoy lo comprometen en el delito. Sus tatuajes en los brazos, y que no pudo ocultar como lo hizo con su rostro. Efectivamente, en los videos aparece que la persona con esas características tiene tatuados en sus brazos unos pies, una lagartija, y un tiburón,  

Reconocido por su patrón

Después de ver el video, el propietario del establecimiento, indagó con los vecinos para establecer que sabían. Uno de sus vecinos, un importante empresario de esta isla, le pidió ver los videos para constatar las imágenes, y ver si en ellas se podía descubrir algo. Al ver las imágenes identificó de inmediato a la persona comprometida en los hechos, de quien dijo que se trataba de un trabajador que se rebusca a diario en la construcción, y que le había dado trabajo en varias ocasiones, e incluso, le había prestado unas herramientas de las cuales desconoce que hizo con ellas. Pues bien, éstas fueron utilizadas para romper la loza, las varillas, y así poder ingresar al local comercial y hacer posible su cometido. También, comentó el empresario que lo había visto esos días merodeando por la ‘Avenida peatonal’, y en efecto, confirmó que sabía que tenía unos tatuajes especiales en los brazos, que se trataba de la misma persona. Pero también existe otra evidencia y es que previamente, y en época anterior, la Policía Nacional lo había reseñado, y aparece con los mismos tatuajes en los brazos, tal cual se logran observar en el video del hurto. Pequeños ‘detallitos’, que el encartado, no pudo ocultar para el día en que se cometió el delito de ‘Hurto calificado y Agravado’ contemplado en los artículos 239, 240, y 241 del Código Penal Colombiano, para el cual se contempla una pena de nueve (9) años de prisión. Finalmente a Germán Din Correa, identificado con la cédula de ciudadanía número 73.204.632, en audiencia celebrada ante el Juzgado Segundo Promiscuo Municipal y Con Funciones de Control de Garantías de esta isla, le fue dictada ‘Medida de Aseguramiento Intramuros’, la cual, se encuentra cumpliendo en la cárcel ‘Nueva Esperanza’ de San Andrés, a la espera de nuevos impulsos procesales que le conduzcan a un juicio oral y definitivo.