Nombramiento de Jack Housni en campaña de De La Calle beneficia más a congresista que a candidato presidencial

0

De Jack Housni podría decirse que por su histrionismo político y su perfil mediático que lo ha llevado a figurar en los medios de comunicación,  él sería la persona ideal como director político de la campaña de Humberto de la Calle Lombana, lo cual a Housni le cae como anillo al dedo de su carrera política que este año entrará en receso a partir de la culminación de su último periodo legislativo en el Congreso a donde no podrá regresar por quedar inhabilitado por su hermano gobernador Ronald Housni Jaller.

Pero por tema de credibilidad, Housni no transmite credibilidad, por lo menos en San Andrés no tiene credibilidad, y es visto en las islas por amplios sectores que incluso lo han apoyado en el pasado, como una persona falsa, un político incumplido y en términos generales la gente en las islas tiene mala imagen de él, tanto que en su campaña a Gobernación, a su hermano Ronald casi que le tocó esconderlo para que no se le tirara su campaña.
Analistas de opinión de la capital de la República creen que De La Calle lo que trata es de “desbogotanizar” su campaña y la percepción que de él tienen los colombianos. Pero si esa es la estrategia, o la movida del candidato del Partido Liberal Colombiano a la Presidencia de la República, no sería tan acertado creer que por nombrar al parlamentario insular se va a conseguir ese propósito porque Jack Housni Jaller es muy Santista, marcadamente Santista como para que logre desbogotanizar a de La Calle.

Adicional a ello, en su conducta política Housni Jaller lejos de sumar, resta por su comportamiento intolerante, sobre todo en redes sociales donde interactúa mucho. Es muy insolente y grosero en redes sociales. Insulta y bloquea a todo el que lo cuestione, lo contradiga y lo ponga en evidencia, como sucede con sus críticos o quienes opinen en contra del proyecto político de la paz de Santos como ocurre con nosotros, a quienes nos ha bloqueado en Twitter y Facebook porque muchas veces lo hemos controvertido.

Esos comportamientos de intolerancia con la opinión publica aleja votantes así que si en este nuevo rol insulta, bloquea a todo el que lo contradiga, lejos de sumar le va a restar votos al candidato liberal.

Sus groserías llegan incluso hasta el nivel de insultar a una institución tan del corazón de los habitantes como la iglesia, como ocurrió durante la prueba del Icfes, que al parecer por afectar la concentración de alguien cercano a él, llamó ruido a la tradicional y casi centenaria misa dominical de la Catedral Sagrada Familia.

En noviembre pasado en uno de sus trinos expresó de manera despreciable su renuncia obligada a una nueva aspiración a la Cámara. Ahí les dejo ese congreso, expresó ante la impotencia de no poder volverse a lanzar porque la presencia de su hermano en la Gobernación lo inhabilita a él para volverse a postular.

Y en cuanto a la mecánica electoral tampoco le garantiza mayor cosa, sobre todo en San Andrés donde la consulta liberal que eligió a De la Calle solo alcanzó 300 votos.

No fue el único liberal que lo apoyó en la consulta, pero no fue gran cosa lo que pusieron los liberales de San Andrés a De la Calle, aún así, siendo San Andrés  de hegemonía liberal que ha elegido tradicionalmente gobernador, mayoría legislativa y asiento en la Cámara de Representantes, nunca había obtenido menos de 500 votos en ninguna elección, ni siquiera en sus consultas internas.

Y su llegada al Partido lo que hizo fue ahuyentar a los tradicionales liberales, quienes se retiraron del Partido Liberal y se fueron a otros partidos como el más veterano y leal  de todos hasta la llegada de Housni a esa colectividad. Hablamos del diputado con más periodos en la Duma hasta su retiro, Leroy Bent Archbold. Igual ocurrió con  Arlington Howard Herrera y Álvaro Archbold Núñez que fueron diputado y gobernador por el Partido Liberal.  Ni que decir del parlamentario al que Housni relevó. Lo metió al Partido el congresista y pastor bautista Alberto Gordon May, le arrebató la curul y lo sacó del Partido y también terminó saliendo de esa colectividad. Hoy todos estos o la gran mayoría militan en otros partidos y con opción de ganar elecciones regionales y parlamentarias.

Solo resta ver en la condición de director de la campaña de De La Calle, cuantos votos le podrá capitalizar Housni Jaller en San Andrés, porque a nivel nacional esa campaña no ha despegado a pesar de monopolizar el proceso de paz como catapulta política en procura del electorado nacional, aunque se da por descontado que más allá de la primera vuelta, no hay futuro para esta fórmula político electoral.

Comentarios
Cargando...