Occre es instrumento de control de circulación y residencia, no de diferenciación étnica

0

Por Saúl Rick Fernández*

Antes de iniciar, insto al lector a que tenga bajo su vista estas premisas que hicieron parte de mi propuesta como candidato al cargo de la Dirección de la oficina de la OCCRE: Garantizar los Derechos Humanos, la OCCRE es un instrumento de Control de Circulación y Residencia, y no de diferenciación étnica. 

En la actualidad se ha observado que nuestro archipiélago ha tenido un aumento drástico de la población sin control o con la vista ciega de nuestro ente regulador, por lo cual como es prioridad reorganizar y tener nuevas metodologías de operación internas que realicen un real control de la población, por lo cual podemos mirar algunos pontos que se deberían tener en cuenta, como lo es el cambio de la tarjeta de la OCCRE y migrarlo a un sistema de CHIP el cual posea información detallada de nuestros ciudadanos insulares, por lo cual se propone que cada insular al cambiar de alojamiento registre en la oficina de la OCCRE su nueva residencia con el fin de tener un control más preciso, y así la OCCRE trabajaría en alianza misma con el pueblo insular, los ciudadanos con el derecho a vivir y a sobrevivir en el territorio que les pertenece, tengan estos o no su condición étnica de los Raizales del Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina como se estipula en la Constitución Nacional de Colombia (Artículo 310).  Hay que tener en cuenta que hay isleños hoy llamados solo por el gentilicio y que no son Raizales, como también hay algunos aun considerándose “Raizales” que tal vez ya dejaron de serlo y que ni isleños ya son. En general, hay que abandonar la práctica de tener ciudadanos de primera y segunda categoría, solo hay una clase de ciudadano insular y los demás serán considerados foráneos. 

Además, como insulares nuestro ente de control poblacional deberá ser igualitario y no tener diferencia étnica, por lo cual se propone un cambio de la palabra Raizal y Residente por: Insular Afro-Caribbean o Afro-Caribbean Creole, el cual nos unirá cada vez más y tendremos el derecho de unificarnos como familia Insular, y dejar aparte la discriminación étnica dentro y fuera de nuestro territorio insular a la que tácitamente o explícitamente estamos sometidos consecuencia del juego socio-político del cual somos solo los peones. 

Por otra parte, llama la atención el seguir modelos y metodologías que han implementado otros países, y que pueden ser adaptados en nuestro territorio insular; tal es la implementación de un “Pasaporte Insular”, y dado que somos un territorio especial, en el cual todo turista NO insular deberá obtener este pasaporte en las oficinas de la OCCRE instaladas en todos los aeropuertos nacionales. Este pasaporte insular igual deberá tener un dispositivo CHIP con el fin del reconocimiento de cada ciudadano en nuestros puertos marítimo y aeropuertos insulares. 

Dentro de lo que se propone y bajo una nueva metodología de operación y requisitos, se hace necesario adoptar medidas para las mujeres turistas embarazadas, las cuales desean ingresar a nuestro territorio insular, en donde NO podrán ingresar al archipiélago cuando tengan igual o mas de 5 meses de embarazo, esta medida con el fin de controlar que no den a luz en nuestro territorio, y en los casos que se puedan presentar, las turistas embarazadas que posean el Pasaporte Insular y tenga su hij@ en las islas, este serán registrados con la ciudad de la madre, y no se les otorgará por ninguno motivo condición especial o similares en la OCCRE. 

Destacando nuestras actividad turística como las Posadas Nativas y/o Casas de alojamiento, guest house, moteles, hoteles o similares, y la cual nos ha dado la oportunidad de generar ingresos a nuestras familias insulares, será en buena medida adoptar dispositivos integrales en alianza con nuestro ente de control de la población, en el cual estos establecimientos registrados para esta actividad comercial de hospedaje a foráneos y además de todo aquellos que hospeden turistas en general, así estos lugares de hospedaje no generen ninguna obligación comercial entre el host y el guest, deberán dar por registrado al sistema de la OCCRE de todo foráneo que esté albergando así sea este menor. 

Igualmente, debe realizarse un poco de innovación operativa en la OCCRE y darle un rol más activo en dicho proceso de control poblacional, por lo que es prudente y necesario que trabaje mancomunadamente con los organismos de seguridad, y se logren ejecutar retenes estáticos y móviles en todo el territorio insular, incluyendo Centros Comerciales, Negocios, vías públicas sea dirigido a vehículos o a peatones, dentro de Empresas, Aeropuertos, Puertos marítimos, etc…, y, las personas que sean consideradas no insulares y no posean el Pasaporte Insular tendrán 3 meses de plazo para salir de las islas, pero previamente se les hará notificación para aclarar su estatus en la ínsula ante inspectores de la OCCRE, encontrando reincidencia en no tener el pasaporte y en estado constante de evasión de normalizar su estado de turista, será expulsado. También se debe implementar sanciones a los ciudadanos insulares que estén siendo partícipes albergando más allá de lo permitido a los foráneos. “El pasaporte insular tendría 3 meses para su permanencia en el archipiélago por cada estancia”. 

Por la continua y no extraña práctica desarrollada por algunos ciudadanos foráneos (sean extranjeros o nacionales colombianos) para quedarse en nuestro territorio, se adoptarían medidas en las cuales, todo turista que posea el Pasaporte Insular y se case con un insular puede obtener la OCCRE siempre y cuando cumpla con un conjunto de requisitos tales como demostrar con soportes y testigos su convivencia en unión marital en el territorio insular por 3 años consecutivos, y además tener un hij@; si en el caso de cumplir 1 año de convivencia marital y la pareja tiene un hij@ en el territorio insular se le podrá otorgar la OCCRE. Durante los 3 años el Pasaporte deberá ser actualizado en la OCCRE cada 3 meses. 

Cabe recalcar que no se podrá laborar en las islas las personas que no posean la tarjeta de identificación OCCRE, el pasaporte insular no da el derecho de laborar, ni de estudiar, ni de registrar negocios, ni el derecho al voto. 

Hemos tenido múltiples casos en los que desplazados han llegado a nuestro territorio y buscan la forma de quedarse, en lo cual se requiere medidas mas concretas en las cuales, no se acepten por ninguna razón desplazados en nuestras islas. 

En la actualidad tenemos oferta de Profesionales y poca demanda laboral, por lo cual la OCCRE debe controlar con buena medida las ofertas laborales que se producen en nuestras islas, y toda Empresa, organización pública o privada, del orden nacional o internacional, de cualquier nivel y actividad, así sean estatales o fuerzas públicas, etc..  que requiera de personal deberá en primera instancia solicitar a la OCCRE permiso para publicar y buscar personal en todos los niveles, no directivo y directivo, y en caso de no obtener el personal en el interior del territorio insular, podrá solicitarlo a nivel nacional/internacional siempre y cuando su plan de negocios o estructura orgánica o modelo de producción, etc… lo contemple como un recurso temporal hasta por 2 años no extensibles.  Una vez culminado este periodo deberá regresar a su ciudad de origen. Para estos tipos de personal su pasaporte, deberá ser renovado cada 3 meses. Además, al ingresar personal foráneo las empresas deberán pagar anualmente tal derecho. Como norma general, toda Empresa, organización pública o privada, del
orden nacional o internacional, de cualquier nivel y actividad deberán tener un 80% de personal insular. 

En temas de la Educación en el Archipiélago, las instituciones tendrán el derecho de realizar intercambios a nivel nacional e internacional, y deberán cumplir con las normas en la cual los cupos ofertados en cualquier nivel de formación y modalidad deben ser para el 80% de los insulares, y en los casos de las pasantías en el archipiélago deberán pedir permiso ante la OCCRE para extender su estancia, y se hará cada 3 meses dada su condición de foráneo. 

En nuestro archipiélago, se observa conveniente impulsar las inversiones nacionales e internacionales, y tener mayor oferta de trabajo, por lo cual las medidas que serían requisito para las empresas que quieran invertir serían que los montos de inversión sean igual o superior a 200 mil dólares, tales inversiones deben ser sustanciales para la operación de la compañía, y que genere impacto económico significativo, estas inversiones no podrán ser especulativas o inactivas. 

Un punto muy importante, y el cual cambiaría el método sustancial de operación de la OCCRE y su rol, es que toda empresa que requiera operar en las islas debería  tener el aval de la OCCRE mediante alianza interadministrativa con la Cámara de comercio, y así conocer de las nuevos focos de incursión de foráneos.  Toda inversión proveniente del territorio nacional o del orden internacional  cada 2 años deberá renovar su registro ante la OCCRE con documentación de la Cámara de Comercio. 

*Ciudadano raizal providenciano, Ph.D. Management Science and Engineering, MSc. International Economics and Business, Profesional en Finanzas y Negocios Internacionales.

Deja un comentario