Otro rítmico, colorido y majestuoso desfile del 20 de julio vivieron las islas

0

Foto autoria de NOEL FOTOS.

Todos los años el archipiélago se viste en una sola bandera para celebrar el 20 de julio. Una fiesta en la que la soberanía y tradición se vuelve una sola;  una fiesta patria de la que hace mucho tiempo nos apropiamos e impregnamos con nuestros matices culturales y en la que muchas generaciones hemos marchado al ritmo de las bandas de paz.

La nuestra es una celebración única que refleja nuestra identidad y folclor caribeño, que estremece con el retumbar de los tambores y que enamora con el sabor de su gente, es una fiesta de todos que celebran y disfrutan propios y extraños.

Uniformes coloridos, sobrios, folclóricos, balcones engalanados con banderas nacional y regional, estudiantes luciendo sus mejores galas, con ritmos cadenciosos entre lo marcial y lo exótico, hace de cinco horas de recorrido por las principales calles de San Andrés y de Providencia, un gran evento cultural incluso más que patriótico, donde los chicos y jóvenes desbordan el talento musical, aun interpretando solemnes ritmos.

La fiesta del 20 de julio en las islas no es de la nación colombiana, no es de los gobiernos, ni de las autoridades, es una fiesta que aunque la posibilitan y organizan aquellos, es la mejor muestra combinada de cultura y lealtad de la región, de sus gentes, de su pueblo; es la forma de ver la patria pero con la forma de ser del isleño, con sus costumbres, atuendos, su alegría y su fidelidad.

Comentarios
Cargando...