¿Por qué debemos soportar tanta idiotez en la vía que nos pone en peligro?

0

Por César Pizarro B

Hoy en la mañana este individuo que desafía la inteligencia, la gravedad, el sentido común y hasta su propia capacidad de malabarismo, se salvó de terminar debajo de las ruedas de una camioneta a considerable velocidad, gracias a que mi rostro lo frenó y lo desestabilizó evitando invadir la vía principal por donde se desplazaba una burbuja blanca de Sarie Bay al Centro de la ciudad, a la altura de la intersección del Pescadero.

Puede ser una imagen de una o varias personas

El malabarista de las ruedas manejaba la bicicleta con una mano y cargaba dos rejas de aluminio en la otra, mientras yo luego de hacer la escuadra esperaba en el semáforo apagado, el paso del vehículo que se desplazaba por la Avenida Colombia para arrancar.

Puede ser una imagen de una o varias personas, personas de pie, bicicleta y al aire libre

De repente apareció el ciclista transportando sus dos rejas y por la imposibilidad de frenar, paso derecho justo a mi lado, y una de las puntas de su reja metálica golpeó mi pómulo derecho, recibiendo un fuerte impacto que pudo haber causado una lesión de gravedad en caso de haber impactado la cien, el ojo, el cuello o el oído.

Para la fortuna del individuo, pero infortunio para mí, haberme golpeado lo salvó de seguir derecho con graves consecuencias para él, como se lo advirtió el abogado Yair Puello que estaba también haciendo la escuadra a mi derecha.

Hasta ahora el episodio solo va en inflamación del pómulo con algo de dolor, en el hemisferio izquierdo del rostro y cabeza afectando también la zona otica.

Pero así siempre es la historia de los accidentes, los idiotas, irresponsables, indolentes, salen bien librados y la peor parte la sufren los sujetos pasivos, cumplidores de las normas y del orden.

Por el sitio tras el incidente pasaron y vieron al malabarista de ruedas con su peculiar forma de transporte, una patrulla y una motorizada de la Policía y ninguno se dignó en llamarle la atención a este transgresor de las normas de tránsito.

No hay derecho a que sigan dándose en las calles de la ciudad tantas irregularidades en el transporte de cargas e incluso de pasajeros en las narices de las autoridades competentes y ninguna haga nada por ponerle freno a tales situaciones.

Deja un comentario