Prevén fuertes vientos y aumento del oleaje debido a avance de frente frío en el Archipiélago

0

Puede ser una imagen de mapa y texto que dice "Martes 02 febrero 07:00 a.m. Miércoles 03 de febrero 01:00 a.m. Jueves 04 de febrero 01:00 a.m. ráfica 2. Pronóstico de la intensidad del viento Viernes 05 de febrero 01:00 a.m. de de la altura del oleaje para las próximas 72 horas, entre el 02 yel 05de febrero de 2021"El avance de un frente frío proveniente del Hemisferio Norte podría favorecer condiciones de viento y oleaje por encima de los valores normales en el occidente del mar Caribe colombiano, incluido el archipiélago de San Andrés, Providencia y

Santa Catalina.

Alerta naranja: está presente en el centro y occidente de la zona marítima colombiana, incluido el litoral por viento y oleaje.

Gráfica 1. Imagen satelital canal infrarrojo GOES -16, del 2 de febrero de 2021. Hora 07:00 HLC.

A partir de hoy y durante los próximos dos días, se prevén valores altos de velocidad del viento y de altura del oleaje en amplios sectores del mar Caribe, particularmente, en el occidente del área marítima donde el viento podría alcanzar para la noche del jueves y madrugada del viernes intensidades de entre 30 y 35 nudos (56 km/h – 65 km/h), con posibilidad de rachas mayores.

Así mismo, la altura del oleaje valores entre 3.0 y 4.0 metros, aproximadamente.

Esta condición meteorológica afectará en primera instancia al

archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, y a toda la zona marítima.

El Ideam recomienda al Sistema Nacional de Gestión de Riesgo de Desastre (SNGRD) tomar las medidas necesarias con base en esta alerta.

Igualmente, a los operadores de embarcaciones,

operadores turísticos y pescadores, considerar esta alerta para la planeación de sus actividades cotidianas.

Tenga en cuenta estas recomendaciones:

  1. Seguir de cerca la evolución diaria de las condiciones meteorológicas marinas y atender las

recomendaciones que brinden las autoridades (Centro de Investigaciones Oceanográficas del

Caribe – CIOH DIMAR).

  1. Desarrollar estrategias de información a los turistas y operadores turísticos, procurando divulgar las medidas de preparación que deben adoptar y las acciones previstas por las autoridades locales.
  2. Dar cumplimiento a las restricciones y evitar los bañistas en zonas no autorizadas.
  3. A pescadores y usuarios de embarcaciones de poco calado les recomendamos consultar con las Capitanías de puerto antes de zarpar.

Los análisis y modelos de pronóstico indican que la alerta de vientos fuertes e incremento de la altura de las olas se mantendrá durante las próximas 72 horas (Gráfica 2).

Los colores amarillo y naranja indican las

áreas de la zona marítima que tendrán oleaje significativo (en algunos casos con oleaje entre 3.0 y 4.0 metros).

Recomendaciones

Para el conocimiento del riesgo:

  • Hacer seguimiento a los informes del Ideam frente a las condiciones climáticas, niveles de

mareas, vientos y fenómenos que puedan originarse.

  • Reforzar la vigilancia en áreas de costa y tomar las medidas para reducir el riesgo.
  • Mantener las acciones de información a la comunidad y a los turistas, donde se debe reiterar los posibles efectos de los fenómenos, las acciones de protección a nivel familiar, así como los

preparativos dispuestos por la administración municipal y departamental ante una emergencia.

Para la reducción del riesgo:

  • Activar los programas y herramientas para comunicación a los turistas y operadores turísticos, previendo que conozcan las medidas de autoprotección que deben adoptar.
  • Realizar visitas de orientación y revisión a infraestructura pública y comunitaria, de manera que pueden darse las orientaciones frente a: Tala preventiva, limpiezas de escombros,

aseguramiento de techos, ventanas, vigas y columnas, limpiezas de canales de agua y

desagües, sitios de riesgo y posibles amenazas, entre otros.

Para el manejo de desastres:

  • Mantener activas las estrategias de Respuesta Departamentales y Municipales de emergencias y sus protocolos de respuesta.

Tenga presente los servicios de respuesta: Albergue y Alimentación, Búsqueda y Rescate, Salud y Saneamiento Básico, Logística, Servicios Públicos e Información Pública.

Alerta roja, para tomar acción: advierte a los sistemas de prevención y atención de desastres sobre la amenaza que

puede ocasionar un fenómeno con efectos adversos sobre la población, que requiere la atención inmediata por parte de la población y de los cuerpos de atención y socorro.

Se emite una alerta sólo cuando la identificación de un evento extraordinario indique la probabilidad de amenaza inminente y cuando la gravedad del fenómeno implique la movilización de personas y equipos, interrumpiendo el normal desarrollo de sus actividades cotidianas.

Alerta naranja, para prepararse: indica la presencia de un fenómeno. No implica amenaza inmediata y como tanto, es catalogado como un mensaje para informarse y prepararse.

El aviso implica vigilancia continua ya que las

condiciones son propicias para el desarrollo de un fenómeno, sin que se requiera permanecer alerta.

Alerta roja, para tomar acciones: es un mensaje oficial por el cual se difunde información. Por lo regular se refiere a eventos observados, reportados o registrados y puede contener algunos elementos de pronóstico a manera de orientación.

Por sus características pretéritas y futuras difiere del aviso y de la alerta, y por lo general no está

encaminado a alertar sino a informar.

Condiciones normales: indica que no existe ninguna clase de alertas.