Prohíben circulación de motos y cruce de lanchas por el Puente de Los Enamorados

0

Varias medidas fueron tomadas anoche por el alcalde de la isla de Providencia Bernardo Bent Williams en consenso con la comunidad de Santa Catalina, con quién se reunió con el propósito de socializar el proyecto de construcción del nuevo puente el Malecón de los Enamorados, el cual se encuentra en un alto grado de deterioro tras las evidentes fallas en su estructura que amenaza con colapsar en un momento otro.

En reunión que se realizó en el polideportivo de Santa Catalina escuchó las propuestas de los residentes de esa pequeña Isla, que servirán de insumo para hallar una solución más rápida a dicha problemática.

Entre las medidas que empezaron a regir desde anoche mismo y que servirían para alargar un poco más la vida útil del puente, están entre otras; la de prohibir el tránsito de motocicletas, por lo que la fuerza pública quedó facultada anoche mismo para decomisar los vehículos que incumplan la orden de la Alcaldía.

La otra medida es prohibir el baño en esa zona, ya que muchos de los que suelen usar este sitio para recreación, se tiran desde la parte elevada del puente y esta es una de las más afectadas, por lo que el impulso a la hora de tirarse en picada, le causa daño a la deteriorada estructura.

La otra es instalar una señalización en la parte alta del puente, que le permita a las embarcaciones que transitan por debajo visualizar el peligro a que se someten al transitar por allí.

Lo que no está claro es la otra medida, la cual da cuenta sobre el no tránsito de embarcaciones por debajo del puente, ya que de no poder hacerlo les tocará bordear toda la isla de Santa Catalina, en especial aquellas que transportan turistas a Cayó Cangrejo y que dan la vuelta a la isla.

El Alcalde Bernardo Bent aseguró en diálogo con The Archipiélago Press, que “por fin la comunidad se dio cuenta que el paso de motocicletas besos perjudicial para el puente.

Así que tomamos la decisión que a partir de esta noche vamos a poner vigilancia las 24 horas del día para que no pasen las motocicletas, esperamos que esto sea para conservar y darle un poquito más de vida al puente, y poder darle un puente nuevo antes de que este se nos caiga” indicó.

El burgomaestre sostuvo que en caso de que el puente se caiga antes de estar construido el nuevo, la administración tiene la obligación de garantizar el transporte de los habitantes de Santa Catalina hacia Providencia y que precisamente ya el Invías, entidad encargada del arreglo del puente, está al tanto de la situación, para ello viajará la otra semana a la ciudad de Bogotá, a fin de reunirse con los funcionarios del Instituto Nacional de Vías, donde espera conocer los avances del proyecto, cuyos recursos ya fueron viabilizados en gran parte, y que superan los 6.000 millones de pesos