Racismo en la historia presidencial

0

Juan José Nieto Gil, lo olvidaron como presidente y novelista, por negro.  Por Antonio Colmenares Martínez, Especial para The Archipiélago Press

Juan José Nieto Gil, era un afro-descendiente de piel negra clara, ojos verdes, nariz ancha, labios finos y cabello negro rizado. Este corpulento expresidente de Colombia nació el 24 de junio de 1805 a la sombra de un árbol de Mata ratón, cerca de Sibarco, una población del departamento del Atlántico que, hoy después de tanto tiempo no ha crecido mucho y continúa siendo un corregimiento del municipio de Baranoa. Allí, Tomás Nicolás Nieto, padre del exmandatario atendió el parto de Benedicta Gil, su esposa y cortó con su propia mano el ombligo de quien sería con el tiempo otro de los ejemplos claros de que, aunque se niega, el racismo si existe en este país y en todos los estratos y sectores.

Nieto Gil fue presidente de Colombia entre el 25 de enero y el 3 de julio de 1861 cuando Colombia era una confederación de estados unidos. Había dado muestras de que le cabía el país en la cabeza pues ya en 1839 había ejercido como diputado de la Cámara Provincial de Cartagena, participó en la guerra civil conocida como “Guerra de los Supremos”, por sus posiciones fue puesto preso y debió exiliarse a Kingston, Jamaica en donde permaneció por espacio de cinco años.

Escribió dos novelas: La Hija del Calamar y Los Moriscos, historias que se perdieron misteriosamente y por más que se ha adelantado una intensa búsqueda, no hay ninguna información en donde están estos textos. De esa manera se perdieron ´los costeños´ la posibilidad de tener premio Nobel, pero también el primer novelista.

El presidente negro de Colombia que murió en Cartagena el 16 de julio de 1866, fue gobernador de la Provincia de Cartagena entre el 29 de agosto y el 16 de septiembre de 1849, en reemplazo del titular José María Obando.  Asumió la presidencia del país el 25 de enero de 1861 y de inmediato dictó un decreto que en su artículo primero, decía: “Me declaro, desde hoy, en ejercicio del poder ejecutivo de los Estados Unidos de la Nueva Granada, con el título de Presidente de la Unión, en cuyo empeño estaré hasta que haya confianza oficial de haberse encargado del mismo poder ejecutivo Tomás Cipriano de Mosquera y esté franca la comunicación de los estados de la costa con el interior”.
En el mismo decreto, Nieto Gil fijó la capital en Cartagena de Indias, donde asumió el poder supremo “en una fastuosa ceremonia, donde le ciñeron la banda presidencial”, escribió el extinto periodista e historiador bogotano Gabriel Cabrera en un ensayo sobre Nieto Gil publicado en El País, de Cali, el 23 de agosto de 1998, bajo el título de “Un presidente borrado de la historia”.

Escondieron hasta el retrato

La pintura al óleo de Nieto Gil, fue enviado a las mazmorras del Palacio de la Inquisición de Cartagena, en donde permaneció entre muebles, papeles y desechos en medio de la humedad y el olvido por muchos años y marginado de la historia oficial de los presidentes.

El retrato fue descubierto por  Orlando Fals Borda, un reconocido historiador y padre de la sociología moderna en Colombia, quien antes de morir a los 83 años dijo: “Mi hipótesis es la de que a Nieto lo excluyen por negro y por costeño”.

Algunos historiadores dicen que no hubo racismo, que realmente no aparece en todos los tratados de historia colombiana por que tuvo un paso muy corto por la presidencia, apenas seis meses, sin embargo Víctor Mosquera Cháux o Carlos Lemos Simonds aparecen en la lista de presidentes de Colombia a pesar de que ninguno de los dos gobernó más de un mes y medio.

Curiosidades presidenciales

El general Domingo Caicedo, sin ser titular ocupó la presidencia como encargado 13 veces. El presidente más anciano fue Manuel Antonio Sanclemente, a los 84 años; así mismo Sanclemente es la persona de mayor edad en el ejercicio del cargo, pues gobernó hasta la edad de 86.

Entre los presidentes más jóvenes están el General Eustorgio Salgar, quien tomó posesión de la Presidencia de los Estados Unidos de Colombia a la edad de 38 años.

El general Francisco de Paula Santander tenía 27 años cuando fue nombrado Vicepresidente con funciones ejecutivas (1819), llegando a ser Presidente de facto, debido a la ausencia del Libertador Bolívar. Pero en el periodo de 1816 fue Liborio Mejía el presidente más joven a sus 24 años.

Francisco Javier Martínez, es único mandatario que ha fallecido en el ejercicio del poder. Murió en 1882.

Presidentes reelegidos: Rafael Núñez fue elegido en cuatro ocasiones, Tomás Cipriano de Mosquera lo fue tres veces más el periodo de 1861 a 1863 en el que gobernó tras un golpe de estado. Manuel Murillo Toro, Alfonso López Pumarejo y Álvaro Uribe Vélez fueron elegidos en dos ocasiones, mientras que Francisco de Paula Santander y Alberto Lleras Camargo fueron elegidos luego de haber ejercido la Presidencia por renuncia o encargo del titular. Álvaro Uribe, el más reciente reelegido.

Presidentes fallecidos en el ejercicio de su cargo: Francisco Javier Zaldúa y Rafael Núñez fallecidos por causas naturales.

Gabriel París Gordillo es el Presidente que más ha vivido, con 98 años y trece días seguido por el General Deogracias Fonseca Espinosa con 98 años y cuatro días.

De acuerdo con las fronteras establecidas tras la constitución de 1991, Bogotá ocupa el primer lugar en ostentar la presidencia de la República con 20 presidentes, seguidos por los originarios de Cauca (10), Antioquia y Boyacá (7), Tolima (6), Cundinamarca (5), Valle del Cauca (4), Bolívar y Norte de Santander (3), Huila (2), Atlántico, Chocó, Magdalena, Risaralda y Santander (1); así mismo hubo dos venezolanos (Simón Bolívar y Rafael Urdaneta) como ecuatorianos Antonio de Villavicencio y Verástegui y dos panameños (Tomás Herrera y José de Obaldía).

El 13 de junio de 1953 hubo tres presidentes. Por la mañana, Laureano Gómez, el titular; al medio día, Roberto Urdaneta, venía de ser designado y por la noche, el general golpista Gustavo Rojas Pinilla, a quien con un contra golpe lo sucede el 10 de mayo de 1957 la Junta Militar.

Curiosidades de los electores

En 1821, la Constitución sólo permitía votar a los ciudadanos que demostraran finca raíz por un mínimo de 100 pesos o en su defecto que ejercieran algún oficio, profesión, comercio, industria útil sin dependencia de otro. La reforma constitucional de 1832 aumentó el requisito de propiedad hasta 300 pesos.

Luego en la reforma a la Carta de 1910 redujo el período presidencial a cuatro años, sin reelección. A partir de las elecciones de 1914 sólo podían votar los hombres mayores de 21 años, que supieran leer y escribir, o que tuvieran una renta anual mínima de 300 pesos, o propiedad raíz de más de 1.000 pesos. El voto de la mujer se consiguió a través del plebiscito de 1957 y la edad mínima de 18 años para ir a las urnas la estableció la reforma constitucional de 1991.

Deja un comentario