San Andrés, el gran asalto a la soberanía nacional

0

Por Ricardo Puentes Melo

Todo estaba arreglado. Y ya desde el mes de mayo de 2012 nosotros hacíamos advertencia de que existía una maquinación de piratas internacionales para robarnos territorio colombiano en el archipiélago (ver http://www.periodismosinfronteras.com/complot-internacional-para-robarnos-el-archipielago.html), cosa que efectivamente sucedió ante el silencio y la complicidad abierta de medios de comunicación y personajes del gobierno.

En el artículo referido mencionamos que los jueces de La Haya habían recibido decenas de cartas de varios gobiernos solicitando que se apoyaran las pretensiones de Nicaragua, y que ningún oficio les había llegado pidiendo apoyo para Colombia… ni siquiera del gobierno colombiano.

En agosto de 2012, nuestras fuentes en Holanda nos manifestaron algo tan extraño que decidimos no publicarlo entonces. Nos dijeron, con toda certeza, que en el mes de Julio de 2012 una delegación de cinco personas enviadas por el gobierno de Santos, dos de Nicaragua y cuatro de Venezuela (para un total de once delegados), visitaron a miembros de la Corte de la Haya para rogarles que el veredicto se hiciera en derecho y justicia. Allí también, claro que sí, estuvo maquinando el Foro de Sao Paulo.

Lo increíble, es que ese comité, donde estaban cinco enviados de Juan Manuel Santos, dijeron a los jueces de La Haya que, algunas islas e islotes en aguas “de Nicaragua”, se fallara en favor de Nicaragua, “en pro de la paz del continente”. Para reforzar la petición, llevaron más de 40 cartas de apoyo a la idea, firmadas por presidentes de varios países, clamando “justicia” para Nicaragua y acudiendo al argumento de que ese mar era nicaragüense y que no querían que sucediera lo mismo que con las Malvinas, llamadas en Europa ‘Falklan Islands’, “territorio de Argentina colonizado por Inglaterra”.

Hasta los gobiernos ruso y chino se unieron a las decenas de llamadas que a diario les hacían a los jueces de La Haya reafirmando que un fallo en contra de Nicaragua sería un “veredicto adverso para la paz”. Todo esto cobra sentido cuando nos enteramos de que el fallo de La Haya estuvo negociado desde el principio. Santos y Chávez hablaron sobre el tema. Chávez le dijo a su nuevo mejor amigo que lo apoyaría con el tema de las conversaciones con los terroristas de las FARC, si él lo apoyaba con el tema de Nicaragua. Y así quedaron.

Por supuesto, de fondo estaba el gran negocio petrolero de Nicaragua en aguas territoriales de Colombia, y las pretensiones de los gobiernos chino y ruso para construir un canal interoceánico que costaría cerca de 40mil millones de dólares, el mismo precio de las reservas internacionales de Colombia, para entregarle el encargo a Wang Jing, empresario chino y socio del hijo de Ortega en la empresa que se creó para tal efecto en noviembre de 2012. No fue gratis que Daniel Ortega le concediera –sin licitación alguna- la construcción del canal a HKND Group (Hong Kong Nicaragua Canal Development), la empresa del chino comunista que, obviamente, no tiene ninguna experiencia construyendo canales.

Lo del robo de las aguas territoriales a Colombia no es más que un burdo negociado en el que entraron Chávez y Juan Manuel Santos, junto a miembros cercanos de sus gobiernos. Un verdadero atraco, un enriquecimiento personal mediante la ratería de los bienes de la nación colombiana.

Los jueces de La Haya no son ajenos a este atraco. Tenemos pleno conocimiento de algunos jueces que se enriquecieron fabulosamente después del fallo. La juez china debió haberse declarado impedida. Algunos renunciaron tras hacer la tarea, y con la fachada de supuestas herencias multimillonarias procedentes de quién sabe dónde, o con la cortina ideal de negocios varios, premios nobeles, oficios de albaceas, joyería, administración de bienes raíces, y varias cosas más, viven la gran vida del jet set europeo. Las esposas de algunos jueces andan ya en yates, luciendo joyas costosísimas.

Uno de los jueces se divorció de su mujer, mandó al infierno a sus hijos y les dijo que iba a vender todos sus bienes y les daría una millonaria cifra, que no le fregaran más la vida… Vaya, vaya…

Obviamente, el negociado del canal también beneficiaría a Holanda, que es el puerto más importante de Europa, y por los costos y demás, a China, el país esclavista con el que Juan Manuel Santos hace el Tratado de Libre Comercio.

En este montaje subieron a Raymond Howard Britton, dueño y pastor de la Primera Iglesia Bautista, que congrega a muchos nativos raizales, y director del “Movimiento por la Autodeterminación Étnica del Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina (AMEN, por sus siglas en inglés de Archipiélago Movement for Ethnic Native Self-Determination (Amen-SD), una organización acusada de financiarse con dineros del narcotráfico, exactamente con “los Mellos”. Este personaje Raymond es utilizado para liderar una curiosa pretensión que consiste en independizarse de Colombia y anexarse como un “Estado asociado”, algo parecido a lo de Puerto Rico. Se sabe que Daniel Ortega y delegados del gobierno colombiano se han reunido en secreto con Howard Britton para prepararlo mejor en el discurso que esgrime frente a sus ovejas: Que los beneficios de independizarse de Colombia son mayúsculos, que tendrán trabajo con la empresa del chino comunista Wang Jing y que, además, también será empleados de la empresa que explotará petróleo en esos mares.

Raymond Howard está utilizando desde hace años su poder sobre los crédulos y desamparados para hacerles creer a los raizales que sus identidades étnicas están más ligadas a Nicaragua que a Colombia. Esto, con el fin de esgrimir ese argumento para la independencia de Colombia. Personalmente, Raymond Howard presentó su proyecto independentista a Juan Manuel Santos y Angelino Garzón.

Antiguos terroristas sandinistas, socios de los guerrilleros del M-19 tanto en negocios de narcotráfico como en salvajes asaltos como el perpetrado en 1985 al Palacio de Justicia, hicieron las negociaciones con Chávez y el gobierno de Santos. Hasta Edén Pastora, quien luego ‘traicionaría ideológicamente’ al M-19, estuvo en los tratos, nombrado directamente por Daniel Ortega.

También Ramiro Valdés, el carnicero del G2 cubano, estuvo en las negociaciones. Valdés, teniendo también intereses económicos en empresas comunes con Edén Pastora, sentó las bases para poner a las FARC en la mesa de diálogos a cambio de participación en el robo.

Por supuesto, el camarada Santos no tuvo dificultad alguna para decir que sí a todo, suponemos que también a cambio de una jugosa suma, y se acordó el engaño. Mientras se hace el teatro de las negociaciones con las FARC, se roban el archipiélago. No por nada Santos abandona intencionalmente a las Islas, para que el descontento popular alimente la protesta y los gritos separatistas.

Así, pues, hay quienes piensan que toda esta rapiña fue para beneficiar las estrategias del neocomunismo esclavista. Y es cierto… Pero no menos cierto es que aquí se beneficiaron económicamente personajes como Chávez, Ortega, los Castro, Valdés, Edén Pastora,  los comandantes de las FARC,  jueces y varios más.

Yo quiero preguntarle al camarada Santos: ¿Sumercé nos podría hacer el favor de dec
irnos si le tocó del botín y más o menos como cuánto fue…? ¿Cuánto le participó a la camarada Holguín..? ¿Y a Juan Mesa.. a Londoño Paredes, a los abogados que entregaron nuestra soberanía…?

Por lo menos esperamos que algo de esa platica se use en comprar un helicóptero personal, para que no sigan abusando de los de las Fuerzas Armadas, que los tienen para los paseos de las señoras esposas del gobierno, usando a oficiales de combate como mantecos y cargamaletas.  O para comprarle el disfraz de comando al muchachito Esteban Santos Rodríguez. ¿O es que ese también lo pagamos nosotros los colombianos?

Esa es la diplomacia de la urna de Cristal, esa es la decencia de estos personajes.. Mientras soldados y patriotas colombianos ofrecen su vida por el país, este desvergonzado gobierno asalta las arcas y entrega nuestra tierra a mercaderes internacionales como si la patria fuera su finca de Chinauta, o como si estuviera ordeñando todavía a la Federación Nacional de Cafeteros.

¿Qué será lo próximo para negociar..? ¿La Guajira y Urabá..? Sí… Las raposas del alto gobierno se están enriqueciendo con la los territorios soberanos que hurtan al abnegado y crédulo pueblo colombiano. En lo del archipiélago hay de todo… hasta atracadores.

Deja un comentario