San Andrés tuvo Observatorio del Delito y fue herramienta útil para políticas de seguridad

0

La implementación de un Observatorio del Delito es una buena noticia para las islas porque es una herramienta con la cual se puede monitorear el tipo de delitos, su comportamiento, el impacto, la zonificación geográfica y hasta los días y horas de mayor ocurrencia de determinados tipos penales y contravencionales, y a partir de ahí trazar políticas públicas que permitan recuperar la tranquilidad ciudadana perdida en los últimos días y semanas en San Andrés.

Se trata de una herramienta bastante útil que la ensayó durante su administración, el entonces gobernador Álvaro Segundo Archbold Núñez, quien en el año 2001 la implementó de manera articulada con los diferentes órganos que hacían parte de la Casa de Justicia y demás autoridades encargadas del orden público y la judicialización del delito.

En el año 2001 fue inaugurada la Casa de Justicia de San Andrés en marco de un convenio con la Embajada de Estados Unidos y el Ministerio del Interior, la cual funcionó detrás del Coliseo Rosado y allí entraron a funcionar varias dependencias como Comisaria de Familia, Comisaria e Inspección de Policía, Fiscalía y Defensoría del Pueblo, para articular un mecanismo de resolución de conflictos de manera amigable para evitar que los casos de pequeñas causas tuvieran que llegar a la justicia.

Observando que en cualquier momento la situación de seguridad y convivencia ciudadana podía estar comprometida por cuanto la semilla se estaba abonando para ello, creamos el Observatorio del Delito, Seguridad y Convivencia Ciudadana, con un equipo interdisciplinario compuesto por diferentes abogados de la Gobernación adscritos a la Secretaría de Interior y asistentes sociales que nos colaboraban en la recopilación y recolección de información y asistencia en maltrato y violencia intrafamiliar a mujeres que habían sido agredidas o violentadas por sus esposos, explica el exgobernador Álvaro Archbold Núñez.

El objetivo del Observatorio era determinar cada 30 días la evolución de la situación delictiva y contravencional en San Andrés y servía como instrumento de apoyo en tema de prevención y control del orden público y era un instrumento de seguimiento del gobernador en su calidad de jefe de policía a la actividad policial del Comando Departamental y a la participación del gobernador en las reuniones que se realizaban semanalmente cada lunes en el Comando, donde se le presentaba al mandatario el reporte de los hechos contravencionales y delictivos, y demás actividades como cierre de establecimientos, acciones de control de orden público, etc.

El observatorio del delito no solo observaba las situaciones delictivas y contravencionales existentes, sino que también reportaba las situaciones de menores infractores, ubicando los hechos dentro de una zonificación geográfica que teníamos en la Secretaría del Interior,. Pero también nos servia para expedir decretos o actos administrativos en diferentes situaciones de la administración pública como cuando restringimos el horario de tienda, ese era una información que tenía el Observatorio que observábamos permanentemente cual era la situación de estas tiendas que expendían licores a menores después de cierta hora, y se había establecido que expendían drogas a las doce de la noche, cuando a esa hora una tienda no debía estar funcionando, y toda esta información la íbamos recopilando y nos servía como base para fundamentar los actos administrativos cuando teníamos que expedir algo para controlar o prevenir lo que se estaba viviendo en San Andrés, ya en ese momento explica Archbold.