“Un cadáver político insepulto” espera resucitar con el nuevo Gobierno

0

El pasado sábado 16 de junio de 2018 cuando el Coordinador del Centro Democrático en San Andrés logró reunir a todo el liderazgo político de la region, entre los que estaban caracterizados críticos del Uribismo e históricos antagonistas entre sí, uno de los invitados a la reunión del hotel Casablanca era el saliente representante a la Cámara Julio Eugenio Gallardo Archbold, quien manifestó que estaría presente pero nunca llegó y desde luego nunca apareció en la foto de apoyo a la candidatura de Iván Duque Márquez, hoy presidente electo.

Habiendo apoyado a Germán Vargas Lleras tres semanas atrás en la primera vuelta presidencial del 27 de mayo, apoyar a Duque Márquez el 17 de junio reforzaba el estigma de “lentejo” que se le atribuye en los círculos políticos desde tiempos remotos.

Pero en la lógica política de Gallardo eso nunca le habría preocupado. Lo que vino a saberse después es que Gallardo, no obstante ser un político bastante desprestigiado por sus escándalos con la corrupción del Cartel de la Toga en el que fue mencionado por el ex fiscal anticorrupcion Gustavo Moreno, y las derrotas electorales que su grupo venido a menos ha estado afrontando en las últimas elecciones de Gobernación, Asamblea y Cámara de Representantes que lo dejaron fuera del Congreso, es que nunca asistió a la mencionada reunión porque nunca lo llamaron ni el expresidente Uribe, el candidato Duque y su fórmula vicepresidencial Martha Lucía Ramírez.

Pero con todo y que Gallardo ni apoyó en primera vuelta a Duque y despreció la reunión y la foto de la víspera de segunda vuelta, ello no ha sido óbice para que Gallardo Archbold ahora apele a los vínculos que en el pasado tuvo con el expresidente Uribe para conseguir respaldo político que lo reencauche en el manejo burocrático del Estado en el Archipiélago, que se espera perderá desde el 7 de agosto cuando asuma el nuevo gobierno y ya él no sea representante a la Cámara como ha venido aconteciendo en los últimos 20 años.

Es por ello que hace unas semanas Gallardo estuvo intentando intrigar en la capital de la República al nuevo Gobierno a instancias del Partido Conservador y de la vicepresidenta Marta Lucía Ramírez, de quien se dice su familia tiene intereses en el proyecto de Hitos Urbanos que se construye en un predio de la familia Gallardo en Hansa frente a la Marína de Toninos.

Las movidas de Gallardo en Bogotá han causado bastante malestar en el Directorio departamental del Centro Democrático en San Andrés que considera los resultados obtenidos en las Islas como propio del trabajo de esa colectividad y sus voluntarios que trabajaron arduamente por su candidato, pero que ahora pretende capitalizar el ex legislador para seguir manejando la burocracia del Estado en las Islas.

Lo que se ha sabido es que Gallardo estaría detrás de la Consejería Presidencial para las islas, cuya candidata sería la ex gobernadora Susanie Davis Bryan, eterna apadrinada de Gallardo. Incluso le han dicho integrantes del C. D en las Islas a esta redacción, que Gallardo hasta ha ofrecido a los líderes de este Partido en el Departamento, gestiones para que sean tenidos en cuenta por el nuevo Gobierno en una eventual terna para reemplazar al gobernador Ronald Housni Jaller, en caso de no poder regresar a su cargo, en una especie de “caramelo envenenado”, con el que quiere despejrle el camino a su apadrinada para que sea nombrada en la Consejería Presidencial, por encima de jóvenes líderes de las islas que hicieron mérito para el cargo y que además están en la mira del Uribismo desde hace muchos meses para ese encargo.

Lo cierto es que además del resquemor político que produce en sectores de opinión las movidas de Gallardo para asegurarse cuotas en el nuevo Gobierno, en el electorado si molesta que habiendo la comunidad logrado derrotar al expresidente de la Cámara y sacarlo de circulación política, el nuevo Gobierno lo vaya a resucitar y de esta manera se le haga una burla al mandato popular que decidió derrotar una hegemonía política que ha tenido capturado el Estado en las Islas, únicamente para el beneficio de Gallardo, su familia y su rosca política. Sería ese un muy mal mensaje que mandaría el presidente Duque, quien prometió renovación en la clase y dirigencia política del país. Foto tomada de Facebook

Comentarios
Cargando...