Una oportunidad de elegir una dirigencia distinta

0

La contienda electoral a la Cámara de Representantes arrancó en firme con el cierre de inscripciones por las diferentes colectividades, partidos, movimientos ciudadanos y diferentes sectores de opinión que desde ya se inclinan por una u otra candidatura o casa política, siendo esta una preciosa oportunidad para conseguir una verdadera renovación política.

La buena noticia es que el lastre politiquero del actual parlamentario Jack Housni Jaller quedará atrás ante su obligada renuncia a reelegirse por un tercer periodo por el Partido Liberal Colombiano al que llegó invitado pero del que se apoderó,  luego de su trasegar por cuanto partido de moda surgiera, incluyendo los Uribistas de los que después renegaba.

Esa y la posible jubilación electoral que el pueblo de las islas podría darle a la candidatura de Julio Eugenio Gallardo Archbold, que sin la más mínima vergüenza por los escándalos de corrupción de la rama judicial que lo salpican, pretende seguir el mismo camino de su mentor conservador barranquillero Roberto Gerlein Echavarría, cuando la ocasión lo que amerita es que dé un paso al costado y dentro de sus mismas huestes promueva nuevos liderazgos que en su miopía nunca ha buscado pero que de la misma forma le ha ameritado el alejamiento de valiosos jóvenes que militaron en su colectividad pero se cansaron el personalismo del parlamentario.

Esas dos buenas noticias permitirán que se pueda optar por una renovación juvenil y necesaria para que las islas de verdad busquen representantes que vayan a Bogotá a pelear por los derechos tantas décadas negados y cercenados, y no políticos a los que lo único que les ha interesado es enriquecerse con astronómicos sueldos y toda clase de prebendas además de la burocracia que manejan a su antojo y para su único beneficio.

Que a la palestra pública salten jóvenes como Jorge Méndez Hernández, Showard Lepard, Greg Huffington, Indira Henry, Elizabeth Jay Pang, que aunque con veteranía en la vida pública es la primera vez que aspira a un cargo de elección popular tras su brillante desempeño en diferentes cargos públicos, y Aury Guerrero, que aun cuando ya es veterana en las lides electorales y ostento el cargo de gobernadora del Departamento, son una auténtica alternativa de renovación que tiene la clase política de las islas para acabar con esos clanes y sagas político económicas que lo único que representan es exclusión social y enriquecimiento personal y familiar.

Esto sumado a la posibilidad de que antes del once de marzo se habilite la curul raizal para garantizar la representación del Pueblo Raizal, otorgada en la Reforma Política como compensación por el mar perdido en La Haya, tras la decisión del Tribunal Contencioso de obligar a una consulta previa que defina esa representación política, son noticias alentadoras para que las clases menos favorecidas de las islas, la dirigencia juvenil y el pueblo étnico del Archipiélago, les arrebaten el poder a los politicastros de siempre, desvergonzados de siempre que se atornillan al poder y esperan que los saquen a sombrerazos como ocurrirá con los actuales legisladores que por vía de las inhabilidades y probablemente de su judicialización.

Ojala la gente de las islas, el elector que ya ha sido corrompido con prebendas, o constreñido con amenazas de dejarlo sin trabajo, recapacite de esta oportunidad valiosa que tiene de elegir un mejor futuro representado en una dirigencia nueva, donde las mujeres, los providéncianos o las gentes de barriadas, tienen una valiosa oportunidad de llegar a representarnos en cambio de las castas y elites políticas de las islas, para concedernos una oportunidad de mejorar nuestro nivel de vida, y no ser simples espectadores que seguiremos viendo como dos sagas político económicas acaparan más riqueza y poder mientras excluyen a los demás.

Es hora de botar a la basura a esa clase política corrupta e inútil que nada le ha dejado a estas islas y su gente, más que monopolio de poder y riqueza familiar.