Ya es hora de un cambio

0

El próximo 20 de julio es seguro que se va del Congreso el señor Jack Housni Jaller, un político oportunista, bueno para nada, mentiroso y traicionero como su emulo superior Juan Manuel Santos Calderón; esa especie de personajes capaces de engañar y traicionar a todo el que los ayude a escalar peldaños. Y se va obligado por las circunstancias de ser el hermano del actual gobernador de las islas Ronald Housni Jaller.

La cereza en el pastel sería que además de Housni, tras 24 años de discreta pero multimillonaria carrera legislativa, Julio Gallardo Archbold también sea sacado “a las patadas” del Congreso, de la única forma en que es posible: con el rechazo popular en las urnas, para que de una vez por todas, el Departamento experimente un nuevo y necesario cambio político, para empezar a dar paso a gente joven, brillante, comprometida con el presente y futuro de las gentes de las islas, y no solo de sus intereses económicos, burocráticos y familiares, como los dos actuales congresistas que tenemos en las islas, convertidos en sagas poderosas que solo velan por sus intereses, que algunas veces se juntan como aliados y otras veces por separado, pero todo con el propósito de crear una tenaza político económica con la que mueven los hilos del poder o neutralizan a quienes les resultan incomodos o inconvenientes en el Archipiélago.

En esta ocasión encontramos que hay muy buenos, diría excelentes aspirantes a la Cámara de Representantes por las islas que bien merecen la pena el voto de confianza de la comunidad insular, salvo aquel o aquellos que han representado hegemonía, corrupción, politiquería y atraso social para la región.

Hay buenas opciones en el portafolio electoral de este 11 de marzo de 2018 que bien valdría la pena que tuvieran en cuenta los electores de las islas al momento de sufragar y no seguir premiando a politiqueros que se han enriquecido, que han hecho de la política su forma de ascenso financiero, donde el progreso solo les es permitido a ellos, sus hermanos, hijos y nietos, pero a nadie más. A uno que otro amigo, “áulico”, “calanchín” o “secuaz” bien les quedan unas migajas que se convierten en paga para que los defiendan o propaguen sus actuaciones políticas como obras virtuosas.

Las opciones de cambio en este escenario, reales y con mucha posibilidad de consolidación o cristalización pasan por la comunicadora social y apolítica, Elizabeth Jay Pang Díaz (más bien tecnócrata) , el abogado Jorge Méndez Hernández o la educadora Aury Guerrero Bowie, aun cuando hay muchos que creen que sería algo de lo mismo por heredarle curul a Housni Jaller, quien la apoya, pero a quien hay que reconocerle que ha venido haciendo su propia carrera desde cuando por primera vez fue nombrada secretaria de educación hasta escalar a gobernadora, y ahora con posibilidades de legisladora.

Como no darle el voto de confianza a una aguerrida, valiente, y desatacada médico que ha luchado por la justicia social en el sector de la salud, como es el caso de la doctora Sissy Mitchell Kelly. Esa valiente, aguerrida, combativa y luchadora medico isleña, hermosa mujer, activista permanente de la justicia social en el manejo del sector de la salud que ni avanza ni progresa por el manoseo político permanente a que está sometido, quien ha realizado una campaña sin recursos, ni maquinaria, en forma decente, solitaria, puerta a puerta, con más ganas que cualquier cosa, quien es una digna candidata para ser tomada en cuenta en estas ansias de cambio que tiene la comunidad. Ella va por el Partido Polo Democrático Alternativo, al igual que el joven Showard Lepard, un joven abogado con muchos bríos y ganas de trabajo, quien ha hecho un trabajo silencioso pero de mucha ayuda a jóvenes de las isla que desean salir adelante con su educación superior, a través de becas universitarias.

Y finalmente encontramos al Pastor bautista Ricardo Gordon May, hermano del ex representante Alberto Gordon. El Pastor Ricardo es un hombre sereno, brillante, de mucha seriedad, quien trabajó como secretario de Educación Departamental y aspira en representación de las congregaciones religiosas del Archipiélago que también buscan representación y tienen una importante oportunidad de cambio en esta contienda.

El Partido Mira también tiene sus dos opciones a Cámara y una a Senado que pueden aspirar de igual forma al favor popular, lo mismo que la activista de negritudes Emérita Becerra Castillo, aspirante por las islas a una de las curules afrodescendientes, quien logró el número 100 de la tarjeta electoral por esa circunscripción.
Hay con que hacer el cambio, solo que éste debe operar también en la mente del elector para dejar atrás un pasado de atraso social, politiquería, captura del Estado, burocratización y demás demonios de la política colombiana.